El calor y los costos, a favor de disfrutar la pileta del club

380
En el Echagüe cuesta $ 150 el pase visitante para disfrutar el día en las piletas, uno de los más económicos de la ciudad.

El verano se aproxima y se anticipa una temporada de altas temperaturas en la ciudad de Paraná. Los clubes de la ciudad ya están preparando las piletas. ¿Cuánto costará el derecho de pileta o el pase como visitante en algunas entidades deportivas?

 

Redacción El Diario | [email protected]

Una de las formas más disfrutadas de afrontar las altas temperaturas propias del verano es la pileta. La ventaja de la que funcionan en los clubes es la comodidad, el control de la calidad del agua, la presencia de personal calificado para vigilar que todo suceda satisfactoriamente y, naturalmente, el entorno dispuesto para descansar y sociabilizar.

Los costos para mantener habilitada la pileta de parte de los clubes son realmente altos. En las actuales condiciones, deben hacer un fuerte sacrificio para que las personas y las familias puedan afrontar el pago de la temporada. Se trata de uno de los tantos aportes que hacen a la comunidad, ajustándose al máximo para que los asociados puedan distenderse y hacer deportes.

Esa es una muy buena opción: aprovechar el verano para grandes y chicos organicen lo que será la práctica deportiva durante el año. Con más tiempo, sin andar tanto a las apuradas, las vacaciones pueden servir para interactuar o conocer personas y los profesores de distintos deportes, lo que sin duda ayudará a elegir qué hacer cuando regresen las clases.

Los clubes de la ciudad ya están preparando las piletas para la temporada estival. Para esto, los socios deberán tener el derecho de pileta al día y los no asociados podrán abonar el pase visitante para refrescarse.

El Club de Pescadores, ubicado en Avenida Laurencena al 3100, con un predio parquizado a la vera del río Paraná, ofrece un derecho de pileta para mayores a $ 1700, y de $ 1200 para menores de 4 a 10 años y jubilados.

En tanto, los visitantes que concurran acompañados por un socio deberán abonar $ 150 para ingresar y $ 200 más para hacer uso de las piletas por un día.

El Club Estudiantes cuenta con piletas en la sede central de calle Los Vascos, en la playa de la Costanera, y en los predios de El Plumazo, Plumín y el Golf, para poder acceder a las mismas el derecho de pileta, válido hasta el 30 de noviembre del año que viene, cuesta $ 4615, con un precio de $ 4200 para el socio familiar por cada integrante de grupo.

En el caso de los visitantes que sean invitados por un socio, pasar el día en algunas de las sedes del CAE cuesta $ 675, y se ofrecen paquetes por cinco días a $ 1350, por 10 días a $ 2250, por 15 días a $ 2920 y por un mes a $ 4500. Mientras que si el visitante concurre sin la invitación de un asociado le costará el día $ 1350, por cinco días $ 2700; por 10 días, $ 5850 y por 30 días, $ 9000.

Con piletas en la sede central ubicada en la Avda. Costanera y en el complejo La Tortuguita, Rowing tiene su derecho de pileta a $ 2450 para el socio individual; con un descuento para grupos familiares que en caso de tres integrantes abonarán $ 6900 y en caso de cuatro o más personas se fijó en $ 8900.

Los visitantes por día, siempre acompañados por un socio, pagarán $ 650 para ingresar a las piletas y $ 450 para ir a la playa.

DENTRO DE BULEVARES

Ubicado en calle 25 de Mayo 555, en el club Echagüe el derecho de pileta hasta marzo del año que viene se fijó en $ 3000 el individual y en $ 6000 para el grupo familiar conformado por dos mayores y los hijos que sean hasta 19 años.

En esta entidad el visitante cuesta $ 150 por día, presentado por un socio; y $ 750 por siete días.

En tanto, en calle Yrigoyen 593, el club Talleres tiene su sede central con piletas. Esta institución deportiva fijó en $ 1600 el derecho de pileta individual, en caso de grupos familiares si son 2 personas se abona $ 3015; por tres derechos, $ 4510; por 4, $ 5710; por 5, $ 6650; y por 6 integrantes, $ 7910. Los jubilados abonarán $ 1080 por derecho de pileta.

Mientras que los visitantes pagarán por día, de lunes a jueves, $ 330; y $ 420 para viernes, sábado y domingo.

EN LA ZONA SUR

El Club Paracao está emplazado en la zona sur de la capital provincial, en calle Báez 745. La dirigencia fijó el derecho de pileta para socios con un año o más de antigüedad en $ 1900; y para el grupo familiar con hasta 2 hijos, $ 3600. Mientras que los socios nuevos abonarán $ 2300; y $ 4300 para el grupo familiar de hasta cuatro integrantes.

El visitante deberá pagar por día $ 300, acompañado por un socio.

Para tener en cuenta

Pasar tiempo en una pileta con nuestros chicos es uno de los momentos más divertidos pero también es necesario ser cautelosos para evitar cualquier inconveniente.

– La prevención. Incluye tanto el cómo preparamos a los niños con accesorios para flotar en el agua como también al equipamiento de la pileta para minimizar riesgos. Una práctica muy común es equipar a nuestros niños con brazaletes o hasta dejarlos en colchonetas inflables para que se diviertan solos en la piscina. La realidad es que estos accesorios no ofrecen ninguna garantía de que los menores estarán a salvo. La protección más segura es el chaleco salvavidas de espuma de poliuretano que le permita al niño flotar en forma vertical con la cabeza por fuera del agua en cualquier situación;  aún estando inconsciente.

 

– La vigilancia. Los niños siempre requieren de nuestra mayor atención por lo menos hasta los 13 años y siempre y cuando sepan nadar (no flotar). Durante los primeros años, deberemos bañarnos con ellos y sujetarlos para que no se hundan. Con el correr del tiempo irán ganando autonomía y necesitarán un poco de libertad, pero siempre sin perderlos de vista. Un solo adulto responsable es suficiente para realizar la tarea de vigilancia sobre un niño, con demasiadas personas es más fácil  distraerse y perder de vista al infante, por ende es indispensable asignar un adulto para el cuidado de cada niño.

– Aprender a nadar. El aprendizaje consta de dos pilares; primero el aprender a nadar y segundo el comportamiento dentro de la zona de pileta. Los especialistas sostienen que los niños pueden iniciarse en este deporte a partir de los tres años de edad dependiendo de la madurez de cada uno. Siempre es recomendable depositar la enseñanza del pequeño en especialistas antes que en familiares, ya que el resultado será mejor.

Aunque los niños sepan nadar necesitan la vigilancia de un adulto: cualquier inconveniente que surja dentro de la pileta puede requerir la intervención de un adulto.

– La temperatura adecuada para niños es entre 28º y 30º, ya que mantendrán su temperatura corporal sin generar cambios bruscos.

Siempre deben tener la cabeza protegida con una gorra para evitar insolaciones, incluso, cuando no les da el sol. También debemos cuidar su piel a través de protectores solares mayores a 30 SPF (índice de protección).

 

– Aprender Reanimación Cardiopulmonar, es el último recurso pero su correcta implementación es de gran eficiencia y puede evitar una tragedia.

 

Nadar, una gran idea

Indicada para personas de todas las edades, la natación es una de las actividades deportivas más completas. Con este deporte se trabajan y ejercitan los músculos, la coordinación motora y el sistema circulatorio y respiratorio. Además contribuye en el desarrollo de la independencia y la autoconfianza del niño.

Para los bebés, los beneficios son muchos. La natación mejora sus capacidades cardiorrespiratorias, favorece su alineación postural y beneficia su coordinación muscular, desarrollando sus capacidades sensoriales y psicomotrices.

También mejora la coordinación, el equilibrio y el conocimiento del espacio; es beneficioso para la condición cardiovascular, mejoran la resistencia del bebé e incrementa la fuerza gracias a los ejercicios musculares, favoreciendo que se produzca un temprano desarrollo de habilidades psicomotrices tales como gatear o caminar.

Los especialistas destacan que los ejercicios suaves, combinados con el agua a una temperatura agradable, relajan al bebé y estimulan su apetito, consiguiendo que coma y duerma mejor. En consecuencia, mejorará su carácter y su comportamiento.

También amplía la capacidad de su sistemarespiratorio y la regulación adecuada a su circulación sanguínea.

La natación infantil es buena para el desarrollo psicológico: el bebé se siente más seguro y disfruta mucho aprendiendo a nadar al sentir que sus padres tienen su atención concentrada en él; incrementa el sentimiento de independencia y de autoconfianza del bebé. Aunque todavía no camine, el bebé se puede desplazar en el agua por sí mismo, y eso puede favorecer el despertar de su inteligencia; aprende a nadar de una forma divertida y saludable. Y saber nadar también es una medida de seguridad. No hay que olvidar de que existe un gran porcentaje de accidentes por ahogamiento de niños; y estimula la confianza en uno mismo y por lo tanto mejora la comunicación con los demás.

Los adultos también

La natación es el deporte más completo porque es un ejercicio aeróbico en el que se ven implicados dos tercios de los músculos del cuerpo, potenciando la fuerza, la resistencia y la flexibilidad. Además, se puede practicar a cualquier edad, el riesgo de lesiones es menor y su práctica habitual tiene beneficios para el cuerpo a medio y largo plazo. Lo mejor es que se adapta a los distintos niveles de forma, ideal para quienes están empezando y ejercicio muy completo para deportistas habituales, ya sea en piscina o en aguas abiertas.

Algunos de estos beneficios: produce bajo impacto sobre los huesos y articulaciones; mayor flexibilidad y elasticidad; quema grasas; ayuda combatir enfermedades crónicas como el asma, la diabetes o el colesterol; mejora del sistema respiratorio y aumento de la capacidad pulmonar; genera beneficios neuronales, cognitivos, cardiorespiratorios y psicológicos.

Sin dudas, al sumergirnos en el agua y concentrarnos en la respiración se produce un efecto inmediato: el cuerpo se relaja y se reduce la sensación de estrés, además mejoran los síntomas de la depresión.

Además, con la práctica deportiva se liberan endorfinas que potencian una actitud positiva, la sensación de bienestar se apodera del deportista y se liberan tensiones.