Titi Celis intentó responsabilizarse de la causa Avioneta narco

0
104
“Me voy a hacer responsable de lo que hice, hay personas que no tienen nada que ver”, dijo este martesTiti Celis. Foto El Diario.

Miguel Ángel Celis, alias Titi, dijo este martes que organizó el aterrizaje de la avioneta con 317 kilos de marihuana con Luis Orlando Céparo y José Marcial Caballero. Desligó del hecho a su hermano Daniel Celis, alias Tavi, y al resto de los imputados en la causa Avioneta narco. También dijo que “no me gusta la política”, en respuesta a la pregunta sobre si conocía la aludida relación de la organización con miembros de la Municipalidad.

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

Miguel Ángel Celis, alias Titi, pretendió hacerse cargo de la responsabilidad que se le atribuye en relación a su rol en la causa denominada Avioneta narco.

En el intento incluyó a Luis Orlando Céparo y José Marcial Caballero. En un testimonio con demasiados “no me acuerdo” e imprecisiones, desligó a su hermano, Daniel Celis, alias Tavi, y al resto de los imputados. Tavi Celis es señalado como la “conexidad subjetiva” que ameritó que las causas Avioneta narco y Narco municipio se diriman en un mismo debate.

En los fundamentos de la acumulación de ambas causas se señaló que “surge evidente que no sólo existe conexidad subjetiva en relación a Daniel Celis, sino también objetiva en tanto, por lo menos en principio, pareciera tratarse de una misma organización liderada por el mencionado”.

Ayer, Titi Celis pretendió debilitar aquella hipótesis acusatoria.

A Titi se le atribuye el rol de organizador, proveedor, financiador; mientras que a Céparo, el de colaborador, transporte aéreo; y a Caballero, el de transportista. Los dos últimos fueron detenidos el domingo 28 de mayo de 2017 en Villa Urquiza con 317 kilos de marihuana.

En el lugar también estaban los hermanos Omar Horacio Ghibaudo, José Raúl Ghibaudo, propietarios del campo. Allí se secuestró una avioneta, y dos camionetas. Una fue una Chevrolet S10 con la droga cargada. Celis sostuvo que Céparo se encargó del campo en el que iba a aterrizar la avioneta y que Caballero tenía el contacto con personas de Paraguay que proveían el estupefaciente.

Titi Celis comenzó su declaración indagatoria manifestando: “Me voy a hacer responsable de lo que hice, hay personas que no tienen nada que ver. Somos tres los que participamos en la Avioneta narco”, y añadió, para reforzar las responsabilidades y deslindar otras, que “Céparo y Caballero son los únicos que tienen que ver con el tema avioneta. Los otros no tienen nada que ver. Me hago cargo; los otros no tienen nada que ver. Lo hice yo con Céparo y Caballero, nadie más”.

Lo que pareció una declaración fuerte se fue debilitando con el correr de la indagatoria y las preguntas del Tribunal y los fiscales. En este sentido, el Tribunal indagó respecto de situaciones inherentes a un negocio que al imputado le “pareció conveniente”, pero que emprendió a pesar de sostener que “los tres éramos novatos”.

Así, no pudo dar cuenta, o no quiso, de cuánto cobraron los hermanos Ghibaudo; a cuánto iban a vender la marihuana; a quién se la vendió, incluso en este punto fue muy impreciso: primero dijo que “no la iba a almacenar” porque la tenía vendida, “tenía comprador”; luego, cuando le preguntaron a quién se la vendió respondió que no la tenía vendida y dijo que se la habían entregado “a consignación”.

Celis sostuvo que no conocía a los hermanos Ghibaudo y manifestó que el acuerdo con ellos lo realizó Céparo.

También expresó que no sabía a qué hora iba a llegar la avioneta pero sí el día. Manifestó que “no sabía de dónde venía” la aeronave.

Respecto del allanamiento que se realizó en su casa, recordó que dio “negativo”, precisando que no se halló droga ni elementos de corte y estiramiento de estupefacientes.

Sostuvo que le secuestraron una balanza, pero antes había manifestado que se dedicaba a la venta de verduras, en dos emprendimientos, y a la venta de autos.

Ayer también declaró una integrante de la Policía Federal, que también es abogada, y realizó el análisis de las escuchas telefónicas a los imputados.

Daniela Papanizzi dijo que su aporte consistió en determinar tres o cuatro contactos del celular del esposo de la imputada Griselda Bordeira que podían ser “relevantes”.

A la pregunta de una defensa sobre si del análisis de la información se podía interpretar la comisión de un delito relacionado con la causa, respondió que “no, al menos en esta pericia no”.

Ayer también declaron dos testigos en relación a la situación del imputado Pablo Hernández. Francisco Fabián Eldgaban, primero, recordó que era presidente de una mutual que le concedió a Hernández un préstamo de 20.000 pesos. Fue en mayo de 2018. Eduardo Solari, después, dio referencias de la militancia del imputado en la Unión Cívica Radical (UCR) y en la Alianza Cambiemos, después.

Lo que viene

El debate se reanudará el lunes 25 con las últimas testimoniales. el Tribunal pretende organizar las indagatorias, habida cuenta la cantidad de imputados y lo dilatado que pueden resultar. En el juicio ya prestaron declaración indagatoria, Cristian Silva, Hernán Rivero y Titi Celis. Así, el Tribunal ordenó que el martes 26 se pasarán las escuchas que realizó el sargento primero Carlos Frías, mientras que a partir del lunes 2 de diciembre, continuarán las indagatorias, según lo vayan solicitando los imputados. Ya adelantaron que lo harán Tavi Celis y Sergio Marcelo Baldi.

 

Megacausa: Un testimonio explicitó disímiles miradas de los relatos de testigos