Aceptaron ir a prisión dos acusados de intentar secuestros extorsivos

0
39
Jonathan Demetrio, de 25 años, y Oscar Miguil, de 20, fueron acusados de al menos tres intentos de estafa simulando secuestros extorsivos.

Dos ciudadanos oriundos de La Rioja y de Córdoba reconocieron ser los autores de al menos tres intentos de secuestros extorsivos perpetrados en Paraná en mayo de este año.

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

Se les atribuyó el delito de Extorsión en grado de tentativa. Uno de ellos también fue acusado del delito de Lesiones graves por haber sido en perjuicio de un funcionario policial. Intentó chocarlo para huir cuando fueron descubiertos pretendiendo cobrar un rescate. Avanza la investigación para determinar conexiones locales.

Dos jóvenes fueron detenidos el sábado 13 de mayo en un violento incidente. La información policial dio cuenta que fueron aprehendidos cuando intentaban hacerse del dinero que habían pactado con la víctima, a la que le hicieron creer que tenían cautivo a un familiar. En el principio de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), se presumió que durante la madrugada de aquel día habían intentado varios hechos similares.

Ayer, el fiscal Franco Bongiovanni, presentó el acuerdo de juicio abreviado al que arribó con Carlos Antico, defensor de los imputados Jonathan David Demetrio, alias Chancho, de 25 años, y de Oscar Aníbal Miguil, alias Meme, de 20 años, acusados de al menos tres intentos de estafa simulando secuestros extorsivos.

El acuerdo que se presentó ante el juez de Garantías N°3, Ricardo Bonazzola, comprendió la imposición de la pena de tres años y seis meses de prisión efectiva para Demetrio, y de tres años y cuatro meses de prisión, también de cumplimiento efectivo, para Miguil.

A ambos se les imputó el delito de Extorsión en grado de tentativa para ambos, y sólo a Demetrio el de Lesiones graves agravadas por haber sido en perjuicio de un funcionario policial, puesto que él era quien conducía la VW Suran en la que pretendieron huir al ser sorprendidos. Bonazzola dará a conocer su veredicto el jueves 21 a las 13.

A cada uno se le trabó caución por la suma de 20.000 pesos, de los cuales los correspondientes a Demetrio, le serán entregados al efectivo de la Policía de Entre Ríos que pretendió arrollar cuando intentó frustrar la huída del lugar en el que fueron sorprendidos cuando quisieron cobrar un rescate.

En el comienzo de la investigación la causa se empezó a sustanciar por los delitos de Tentativa de estafa, habida cuenta que no se consumaron las entregas de dinero, y Homicidio en grado de tentativa. El acuerdo comprendió la solicitud que de ser condenados, se disponga el traslado de Demetrio a un penal de La Rioja, donde está su familia; y de Miguil a la localidad de San Javier.

Fuentes judiciales consultadas precisaron que la investigación por los intentos de secuestros extorsivos continúa.

En este sentido se indicó que se trabaja en la determinación de una posible conexión local. Así, se deslizó que respecto a otros posibles intervinientes se está trabajando con efectivos de Delitos Económicos. Se espera la entrega de un informe.

A Demetrio se le atribuyó que “como parte de un plan previamente establecido con al menos un sujeto más aún no identificado, haber estado dispuesto durante toda la madrugada del sábado 13 de abril de 2019 y hasta aproximadamente la hora 9.30, circulando a bordo de un Volkswagen Suran junto a Javier Miguil por varios puntos de Paraná, a la espera ambos de recibir precisiones respecto de lugares en dónde recoger subrepticiamente el dinero que su o sus cómplices lograsen obtener coactivamente de terceras personas mediante comunicaciones telefónicas en las que simulaban mantener cautivo a algún familiar de éstas últimas para luego exigirles la puesta a disposición de un determinado monto a modo de rescate”.

Según la acusación, “dicha operatoria se llevó adelante al menos en tres oportunidades, recibiendo Demetrio, a través de llamadas y mensajes escritos a su teléfono celular realizadas indistintamente desde dos líneas, datos concretos vinculados a los domicilios de las víctimas, apenas momentos después de que las nombradas fueran conminadas a la entrega de dinero mediante la técnica antes descripta, no obstante no haberse luego efectivizado tales daciones».

El segundo hecho que se les endilgó ocurrió tras ser sorprendidos: “Siendo alrededor de las 9.30 del sábado 13 de abril de 2019, y en ocasión en que se disponía a recoger lo que suponía era una suma de dinero abandonada por una de las víctimas en inmediaciones de la esquina de Casacuberta y José Ingenieros”; Demetrio “trasladándose a bordo de la Volkswagen Suran, haber ignorado la orden de detenerse que le fuera dirigida por el cabo primero de la Policía de Entre Ríos, y procurando darse a la fuga en el automóvil ya referido, haber hecho colisionar el vehículo directamente contra el efectivo, produciéndole la fractura de la tibia derecha».