Estiman que la nafta subirá de nuevo a principios de diciembre

0
41
Los nuevos precios, en Paraná. Foto: Sergio Ruiz

La Súper pasó a costar $ 5,24 en Paraná. Prácticamente no hay diferencias en todo el territorio provincial pero sí con Buenos Aires y otras provincias. Las razones de ese fenómeno.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Tras el vencimiento del decreto que congeló, a mediados de agosto, los precios de los combustibles y del barril de crudo por 90 días, las empresas petroleras decidieron aplicar un nuevo aumento de 5% a partir de ayer.

El Gobierno ya había decidido no prorrogar el congelamiento meses atrás, cuando esta decisión le generó conflictos con las empresas y los gobiernos de las provincias del sur que llegaron a instancias judiciales. De hecho, en septiembre –con el decreto vigente– autorizó una suba de 4% y a fines de octubre, otro 5%. Con esos incrementos, las subas acumuladas alcanzaban el 24%, bastante por debajo de la inflación y la suba del dólar.

La brecha entre los precios de los combustibles en la Capital Federal y el interior del país volvió a notarse este jueves debido a que supera el 10%, lo que significa más de cinco pesos por litro de nafta súper.

Con el incremento del 5% aplicado ayer, el litro de nafta súper en los surtidores de YPF pasó de 47,79 pesos a 50,19 pesos en la Capital Federal mientras que en Paraná pasó a 55,24 pesos.

“El miércoles termina el plazo establecido por el decreto que congelaba los precios desde el 12 de agosto. Hay grandes posibilidades de que haya una actualización de los precios de los combustibles el jueves, de entre 5% y 6%”, había dicho el martes Gabriel Bornoroni, presidente de Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), en declaraciones radiales.

VARIACIONES

Consultado por EL DIARIO sobre las diferencias de precios de los combustibles entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y otras regiones del país, Osvaldo González, de la Cámara Entrerriana de Estaciones de Servicios, respondió: “En Entre Ríos, los precios en general están todos iguales en todas las ciudades. Es decir, en las principales localidades de la provincia los combustibles cuestan todos lo mismo. Tomo como parámetro YPF, pero como todas las siguen los precios están en relación a esos valores”. Pero las diferencias son entre los costos de Buenos Aires y las provincias.

“Con respecto a otras provincias, sí hay diferencias como venía sucediendo, sobre todo con Capital Federal. Tenemos más de 3 pesos en algunos casos de diferencia. Rosario 1,50 pesos en algunos productos. Siempre acá (en Entre Ríos) es más caro. Pero esto no es de ahora sino que viene desde hace tiempo. Desde la Capital al interior se va encareciendo, se iguala cuando pasa una cierta cantidad de kilómetros. Es una política de las petroleras, no sabría dar explicaciones más que las que ellos dan que tiene que ver con logística, traslado, fletes”, señaló.

OTRA SUBA

Aún con el último aumento de 5%, el atraso respecto del precio de importación ascendía al 17%, por lo que todavía había margen para seguir ajustando. La intención de las empresas es ir haciéndolo de a poco hasta llegar, a fin de año, a cerrar la brecha. En diciembre habrá otra suba, ya que además de esta recomposición gradual que el sector quiere hacer, el Gobierno ya avisó que ajustará los impuestos otro 6%. “Estimamos por lo que dicen que posiblemente en diciembre haya otro ajuste”, expresó González.

“Las empresas se lo están pidiendo al Gobierno. Lo que quieren es que se haga en los primeros 15 días de diciembre. Ahí hay un tema político que se verá si es antes o después de la asunción (del nuevo gobierno nacional). Las petroleras se lo están reclamando. Si descontamos este 5% de ahora quedaría un 8% o 10% de atraso con lo cual es casi seguro que en diciembre haya otro retoque. No tengo en claro por ahora cuánto”, señaló.

Decreto de congelamiento

Luego de las PASO y con la profundización de la crisis económica, el Gobierno decretó el congelamiento de los combustibles por tres meses teniendo como referencia los valores al 9 de agosto, con un tipo de cambio en torno a los 45 pesos (sin embargo autorizó los dos aumentos detallados en la nota).

La medida se dispuso por un Decreto de Necesidad y Urgencia, luego de no acordar con las principales empresas del sector. Si bien en un principio el Gobierno anunció que utilizaría como base la Ley de Abastecimiento de 1974, se sancionó mediante un DNU que generó una fuerte resistencia por parte del sector petrolero y de los gobiernos provinciales, que se presentaron ante la Justicia con diversos amparos. La primera firma que actuó fue Vista Oil & Gas, cuyo CEO es Gastón Remy, pero luego le siguieron las otras, que presentaron, a través de la Cámara Argentina de la Energía (CADE), una demanda en reclamo de la inconstitucionalidad de la norma.

En medio de la incertidumbre, las compañías pusieron en stand-by sus inversiones en la cuenca de petróleo y gas no convencional neuquina y están a la espera de ver cuáles son las definiciones que adopta el gobierno de Alberto Fernández en materia energética. Esperan saber qué hará el nuevo gobierno con el precio de los combustibles y del barril de petróleo, ya que trascendió de varios interlocutores la intención de potenciar el desarrollo de Vaca Muerta, pero para que esto suceda las empresas necesitan que se les garantice “un precio razonable”, según dicen en el sector.