Megacausa: Un testimonio explicitó disímiles miradas de los relatos de testigos

168
Con mucha expectativa se esperó, en vano, la indagatoria de Miguel Ángel Celis, alias Titi

Una testigo, funcionaria de tránsito en la Municipalidad, brindó un polémico testimonio. Para el Tribunal y los fiscales fue sólido y para destacar. Las defensas le señalaron tres contradicciones y se quejaron que los vocales no los dejaban terminar sus preguntas. También declararon concejales de Cambiemos y empleados que destacaron la militancia social del edil imputado, Pablo Hernández.

 

Redacción El Diario | [email protected]

 

La última jornada de la audiencia de esta semana, en la que se investiga las responsabilidades de 33 ciudadanos imputados por su presunta participación en las causas denominadas Avioneta narco y Narco municipio, empezó con el rumor que indicó que Miguel Ángel Celis, alias Titi, a quien se le atribuyeron los roles de organizador, proveedor, financiador en la primera causa, prestaría ampliación de su declaración indagatoria. Titi Celis es hermano de Daniel Celis, alias Tavi, sindicado como el nexo causal entre las dos causas y el motivo por el que ambas se dirimen en un solo juicio. Titi Celis no declaró aunque su defensor, tras casi siete horas de debate, pidió que lo hiciera. El Tribunal le sugirió que lo hiciera el martes 19 y así quedó establecido.

En contra de lo que se esperaba en virtud de los testigos que estaban programados para declarar –tres ediles de Cambiemos en funciones y cinco empleados de la Municipalidad de Paraná- el testimonio de una funcionaria de la Dirección de Tránsito dejó manifiestas las diferentes miradas que pueden llegar a experimentar quienes llevan adelante el debate y quienes son responsables de la acusación y de las defensas. Se trató del testimonio de Alejandra Riviere. El polémico relato, no exento de algunos lugares comunes que construyen el mito alrededor de la problemática del narcotráfico y el consumo de estupefacientes, fue custodiado por el Tribunal, defendido por los fiscales y puesto en cuestión por las defensas.

De oídas

Riviere dijo que conocía al intendente Sergio Varisco, al edil Pablo Hernández, a la funcionaria Griselda Bordeira, al empleado municipal Alan Viola, todos imputados en la causa Narco municipio, y a Tavi Celis, imputado en las dos causas. La testigo sostuvo, siempre por trascendidos o dichos de terceros que no mencionó, que se decía que Celis manejaba la Unidad Municipal N°2, que en los “pasillos” se decía que había un “arreglo” entre Varisco y Celis por el cual éste le reclamaba una deuda al intendente, que en el edificio municipal se referían a “la gente del Tavi”, que se decía que realizaban una “actividad ilícita”, entre otras situaciones.

Contradicciones

La defensa pública le señaló dos contradicciones a Riviere. Ayer dijo que vio a Varisco en la casa de Celis, “con la camisa afuera, en cueros” pero en la instrucción manifestó que lo vio comprando droga, incluso dijo que logró ver las “bolsitas”. La intervención del Tribunal zanjó una de las primeras acaloradas discusiones al entender que “ahora lo aclaró” cuando dijo que Varisco no era candidato, por lo que se trataba de una decisión personal en la que ella no intervenía, y que no sabía qué hablaban o hacían Varisco y Celis. La otra, en relación al supuesto pago de horas extras que no eran trabajadas, y una nueva que le señaló una defensa particular respecto de que la testigo sostuvo que Tavi Celis y “Pacha” (por Osvaldo Palacios) “repartían bolsitas de cocaína”, no pudieron ser respondidas con claridad porque el Tribunal interrumpía a las defensas cuando preguntaban y los fiscales se abroquelaron en torno al testimonio.

La intervención de un vocal, que le leyó parte de su declaración dejó la esperanza de que se ordenara el relato de la mujer, pero quedó rápidamente trunco. Así, no se pudo conocer con claridad la respuesta de la testigo a la pregunta de una defensa que le señaló que Celis estaba privado de la libertad cuando supuestamente estaba repartiendo bolsas de cocaína.

Chicana

El testimonio fue tan polémico que hasta le dio a la mujer la oportunidad de victimizarse. “Usted me está chicaneando para que me equivoque” le dijo a un experimentado defensor cuando le preguntó si había visto policías en la escuela en la que minutos antes había dicho que se repartían bolsas de cocaína. En este punto, con el resguardo del Tribunal, la testigo llegó a negarse a mantenerse callada aún ante la orden de un vocal que le ordenaba que no respondiese una pregunta. “No, no, no doctor” le dijo a un vocal y respondió sin tener la palabra; “usted me va a escuchar a mí ahora” le dijo al defensor chicaneador. El letrado le señaló al Tribunal que le permitió a Riviere tratarlo de “irrespetuoso” y manifestó que “no me deja terminar la pregunta”.

Riviere, que manifestó entre lágrimas que su intensión era terminar con el problema de la droga en la juventud, sostuvo que la enojó mucho que compañeros de trabajo suyos en la Municipalidad, que militaban en Cambiemos, negaran que Tavi Celis iba a la sede comunal y se reunía con el intendente, con Bordeira, con el ex secretario de Servicios Públicos, Ricardo Frank.

Concepto

Los ediles de Cambiemos Marta Zuiani, Carina Yañez y Carlos González, y los empleados municipales Carlos Vergara, Alejandro White y la policía Alicia Villalba, fueron testigos de concepto respecto de Hernández. Todos coincidieron en que el imputado no tiene casa propia, alquila; que no tiene auto, tuvo un Fiat Uno que fundió en la campaña 2015; que no tiene dinero; que tiene una vida austera; que nunca consumió drogas, ni bebe alcohol ni fuma; que nunca tuvo relación con organizaciones vinculadas al narcotráfico y que nunca financió actividades de comercialización de estupefacientes.

Los ediles destacaron la militancia social que Hernández desarrolló desde joven en la Unión cívica Radical (UCR), resaltaron su militancia y lo que consideraron su preocupación por los más necesitados, que incluso lo llevó a poner dinero de su bolsillo. En este punto, Zuiani y González coincidieron en señalar que “uno se va más pobre de la actividad política”.

Zuiani cuestionó que en el Concejo Deliberante se le dio un “uso político” a la causa y lamentó que el encarcelamiento de Hernández “debilitó” al bloque en la “generación de consensos”, actividad en la que Hernández se destacaba, según la edil.

Megacausa: Hoy declaran funcionarios municipales