24.3 C
Paraná
miércoles, diciembre 11, 2019
  • Policiales
Más

    Condenaron a acusado de intentar matar a un policía

    La condena de un ciudadano a seis años y medio de encierro por tentativa de homicidio, con uso de arma de fuego, en medio de un incidente callejero, no dejó conforme a la representación del acusado. Desde su punto de vista no quedó certificada su participación efectiva en el enfrentamiento llevado a juicio.

    REDACCIÓN EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

    José Carlos Zapata fue condenado a la pena de seis años yseis meses de prisión por el delito de Homicidio en grado de tentativa. El Tribunal de Juicio y Apelaciones, integrado por Pablo Vírgala, Gustavo Pimentel y Elvio Garzón, dio a conocer el adelanto de sentencia el miércoles 6 a las 12.La defensa del condenado, a cargo de Guillermo Retamar adelantó a EL DIARIO queapelará la sentencia.

    El defensor había pedido la absolución lisa y llana de Zapata. Fundó su pedido en que la causa presentó numerosas irregularidades y en que su defendido es señalado por dichos de terceros, no existiendo en el legajo“elementos para acusar y mucho menos condenar a Zapata”. El Tribunal hizo lugar al pedido que realizó el fiscal Ignacio Arramberry.

    UNA NOCHE DE ÉSAS

    A Zapata se le atribuyó que “el 27 de marzo de 2018, alrededor de la 1, en inmediaciones de Avenida Ramírez y Moussy de Paraná, mientras los funcionarios policiales Gustavo Jesús Leal y Leonardo Javier Montenegro se disponían a disuadir disturbios que se estaban desarrollando en la citada intersección entre dos grupos de personas, José Carlos Zapata, haciendo uso de un arma de fuego tipo pistola, calibre 9 milímetro, no obstante el riesgo que ello representa para la vida e integridad física, efectuó al menos seis disparos hacia el citado Montenegro, luego de que éste intentara impedir que el imputado agrediera con dicho arma a otro de los individuos que estaba en aquel grupo; impactando uno de los disparos en la persona de Montenegro, resultando lesionado en el antebrazo derecho, pierna derecha y región supra-orbitaria izquierda, que lo inhabilitaron para el trabajo por término mayor al mes”.

    Retamar sostuvo que se trató de una “causa plagada de irregularidades”. En este sentido entendió que “había desesperación por encontrar rápido a un autor, pero no existen elementos para acusar y mucho menos condenar a Zapata”. El defensor precisó que durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) intentó presentar a su defendido en sede de Fiscalía y consultó “sobre una supuesta orden de detención que ni siquiera fue incorporada(al legajo) como prueba”. Retamar alegó que a Zapata lo acusaron “porque un policía le dijo a otro que ‘algunas personas en el barrio señalaban a un Zapata’,pero no sabemos quién lo dijo ni por qué lo dijo”. En este sentido se preguntó ¿cómo van a condenar a una persona si ni siquiera sabemos quién lo acusa o señala como autor?

    SITUACIONES
    Fuentes judiciales consultadas precisaron que en el debate se pudo saber que el fiscal y los dos policías víctimas estuvieron una semana antes en el lugar del hecho.

    En una primera mirada la situación no revestiría ninguna objeción, sino fuera que siete días después se iba a realizar la reconstrucción del hecho, una importante medida judicial que le permite al Tribunal tener una perspectiva más ajustada de las hipótesis que cada parte intenta hacer prevalecer en el juicio.

    Se trata de una medida judicial que aporta a la búsqueda de la verdad, a comprobar la veracidad de las hipótesis planteadas y verificar informaciones aportadas por testigos.

    Lo más leído