27.8 C
Paraná
domingo, noviembre 17, 2019
  • Sociedad
Más

    Se triplicaron las consultas en el mes de concientización sobre cáncer de mama

    En el hospital San Martín de Paraná, uno de los lugares donde se llevó adelante el mes de concientización para promover que cada vez más mujeres accedan a controles, diagnósticos y tratamientos oportunos de cáncer de mama, se atendieron 232 consultas. El año pasado, durante la misma campaña, habían sido 72.

     

    Desde hace algunos años en el hospital San Martín de Paraná, el Servicio de Ginecología en combinación con el Servicio de Radiología -donde se hacen las mamografías- está a cargo de coordinar la campaña que impulsa el Ministerio de Salud.

    Como cada 19 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer Mama, se toma todo el mes para, a través de distintas propuestas, generar conciencia sobre esta patología, su prevención, detección y tratamiento.

    En el San Martín, se organizó un consultorio planificado tres veces a la semana a demanda, con un horario. Se hizo recepción de la mujer, examen físico y pedido de mamografía.

    En Radiología por su parte, le asignaban “turnos protegidos” –Rayos organizó y reservó turnos para este fin-. Si se podía se hacía en el momento o bien, en los días subsiguientes, lo más pronto posible.

    El año pasado, en el período de la campaña, recibieron la consulta de 72 mujeres. Este año se hicieron en el mes de octubre 117 mamografías, pero en total se atendieron 232 mujeres, por lo que quedaron planificadas para realizarse este mes, 115 mamografías.

    Al momento de interpretar el incremento, la directora del Instituto Provincial del Cáncer, Claudia Enrique, señaló a EL DIARIO, que “hay más conciencia, probablemente llegó más la difusión de la campaña”, aunque también consideró que “seguramente, hay mucha gente que tiene obra social y está acudiendo a los servicios públicos porque no puede pagar el coseguro o porque se ha quedado sin esa cobertura”.

    “El hospital hace seguimiento y también desde el Instituto tenemos un sistema para realizar el seguimiento de mujeres que deben hacerse atender por cáncer de mama. Lo mismo en cáncer de cuello de útero, donde tenemos más experiencia porque lo venimos trabajando hace mucho tiempo. También, en cáncer de colon” reseñó.

    El sistema avisa cuando alguna persona tiene que ser convocada para determinar si se debe hacer tratamiento o no. “Yo digo que las campañas empiezan cuando se hace la convocatoria y la difusión, pero finalizan cuando uno tiene todos los resultados y ve de esas pacientes cuáles son las que se tienen que controlar, las que se tienen que atender y cuáles que tratar”.

    “La campaña concluirá cuando todas las mamografías estén hechas, disponibles para ver, evaluar, y se devolverá a la paciente con la recomendación que corresponda”, respondió la profesional a la consulta de EL DIARIO.

     

    FRECUENTE

    La médica aclaró que la mamografía es una práctica en general muy demandada. “El cáncer de mama es una enfermedad muy visible, muy común, entonces la mayoría de las mujeres tienen alguna conocida que tuvo o tiene (la enfermedad), por lo tanto la mayoría tiene conciencia que deben hacerse una mamografía y hay mucha demanda, de ahí que para poder dar respuesta en el marco de esta campaña, fue necesaria la coordinación”.

    La consulta no solo estuvo destinada al examen físico y mamario, sino también para evaluar los factores de riesgo: si hay familiares con cáncer de mama; en caso de tener hijos, si ha dado el pecho; si toma alguna medicación hormonal; si tiene aumento de peso”, es decir “se hace una valoración clínica de los factores de riesgo”.

    Es que “si marcan una diferencia importante a lo mejor necesite hacerse una mamografía antes que la media”, advirtió. En ese sentido, precisó: “Si la población no tiene factor de riesgo lo que se recomienda es a partir de los 50 años de edad, una cada dos años”.

    Aclaró que “a partir de los 40 años, también estaría bien, pero cuando se hace campaña, uno se enfoca a aquella paciente que no se viene controlando todos los años”.

    Comentó que “desde el IPC, en el área cáncer de mama a cargo de Mariana Degani, trabajamos mucho este mes de octubre, pero trabajamos todo el año porque la efeméride es muy importante, pero no alcanza”.

    En cuanto a lo realizado este año, recordó que se hizo una recomendación para toda la provincia, se distribuyeron folletos y se hicieron actividades en todo el territorio “con mucha participación de las ong, mucha caminata, mucha clase de zumba, con nuestra participación en algunas oportunidades”, agregó.

    Como ejemplos, se refirió a una invitación desde Aldea Brasilera, a donde “fuimos y junto a la clase de zumba, di una charla. Fue muy visible el tema del cáncer de mama. También hicimos un trabajo muy interesante con una asociación que se llama Un Ángel en la Argentina, de Crespo. Tenían interés en hacer una campaña en Hasenkamp, a donde fuimos en el mes de septiembre y luego, se trasladó a mujeres de esa ciudad y de Alcaraz para hacer las mamografías en María Grande”.

    “El cáncer de mama, en el país y en el mundo es el más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres. Es una enfermedad muy frecuente por eso es bueno que sea tan visible, que la mujer esté atenta y alerta y que vaya y demande que se le hagan los estudios”, remarcó Enrique.

    Aunque pueda sonar extraño, la médica también habló de las ocasiones en que “hay que decir a una mujer que no tiene que hacerse una mamografía”. Citó el caso de mujeres jóvenes y específicamente comentó que “hay muchas mujeres que llevan a sus hijas para que también hagan el estudio. Y, está sabido que antes de los 30, 35 años la mamografía no sirve como diagnóstico porque se ve mal. La mama es muy densa –explicó- entonces la mamografía no tiene significación para el diagnóstico”. No obstante, indicó que “en casos de mujeres jóvenes se recomiendan otras técnicas que sirven más”.

    A propósito de particularidades, Enrique informó que “la evaluación del riesgo es individual, lo que significa que voy a evaluar a la paciente que tengo en el consultorio y si considero que necesita hacerse un estudio, lo voy a pedir”.

     

    PREVENIR

    “Si tenemos que hablar de prevención, hay que hablar de mantener un buen peso, porque el exceso, la obesidad es algo que está relacionado con el cáncer de mama y otros, y no está muy visible. Tener un aumento de peso hace que se produzca una alteración hormonal en el organismo de la mujer que puede favorecer la aparición de un cáncer de mama. Tener una buena dieta con frutas y verduras y realizar ejercicio físico”.

    En este punto, también advirtió que “hay algunos cánceres de mama que están relacionados con alteraciones genéticas, pero son los menos. La mayoría son esporádicos”.

    La afirmación justificó una aclaración: “Si en mi familia hay mujeres que tienen o han tenido cáncer de mama, es muy probable que yo tenga aumentada la posibilidad de tener, pero si no tengo a ninguna, también me tengo que hacer los controles” por la frecuencia con que se presenta.

     

    Claudia Enrique, directora del Instituto Provincial del Cáncer. Foto Marcelo Miño

     

    PENDIENTE

    La directora del Instituto considero que hay que mejorar la oferta de mamógrafos, un tema sobre el que se está trabajando, acotó. “Para el 2 de diciembre –adelantó- hemos convocado a una reunión en Villaguay para hacer un relevamiento de los mamógrafos públicos en la provincia”.

    No todos los hospitales tienen, hay unos 13 aparatos en total, una cantidad que no se considera poco, pero que puede ser mejorada. Comentó que la distribución no está mal hecha, pero se debería disponer de otros, teniendo en cuenta que hay departamentos que no tienen, es el caso de Feliciano.

    Por otra parte, desde el año pasado se está trabajando con una radio física del Instituto Nacional del Cáncer, que ha visitado al San Martín para ver el mamógrafo y este año ya fue a Nogoyá para trabajar sobre todo en la calidad de la mamografía, porque como en todo, no es importante solo la cantidad.

    “Tiene que haber calidad sobre todo cuando uno hace este tipo de campaña. Cuando uno hace screening, está haciendo estudios de fácil acceso y bajo costo a población sana para hacer un diagnóstico precoz de la patología. Entonces –remarcó- las mamografías tienen que ser de muy alta calidad porque apuntamos a detectar lesiones que no se tocan”, que se ven en el estudio antes de palparse.

     

    AVANCES

    A la consulta sobre avances en la detección y el tratamiento de esta enfermedad, la doctora Enrique respondió que el cáncer de mama es una patología que primero se trata con cirugía, pero hay mucho método nuevo para progresión de la enfermedad o para definir qué tan agresivo es ese cáncer. Los diagnósticos son mucho más a medida, más ajustados al tipo de cáncer de mama, que –aclaró- son diferentes.

    “El tratamiento también puede ser diverso. Cuanto más temprano se detecte, más fácil va a ser el tratamiento, mejores resultados voy a tener y mejor calidad de vida va a tener quien esté atravesando el cáncer”, continuó explicando.

    Un avance notorio, que destacó, es que hace tiempo, la presencia del cáncer implicaba sacar la mama y, “en la actualidad ya está instalada la cirugía mínimamente invasiva donde la mujer puede conservar su mama, un órgano tan importante siendo visible”.

     

    Acciones en diferentes frentes

     

    El Instituto Provincial del Cáncer lleva adelante acciones en diferentes frentes, tales como campañas locales y regionales, atención de los mamógrafos, y capacitación en Buenos Aires para poder hacer seguimiento de mujeres en forma profesional.

    “Hace un tiempo estamos trabajando en cáncer de cuello de útero con lo que se llaman navegadores, personas que tienen su capacitación y buscan a las mujeres que están cargadas en el sistema y que no se sabe por qué no tienen cargado su tratamiento. Ellas las contactan y si están con necesidad de ser atendidas, le mejoran el acceso al servicio. La capacitación será en el Instituto Nacional del Cáncer para hacer un buen seguimiento.

    En otro orden, hay un trabajo estrechamente vinculado con los servicios de oncología. En ese orden, Enrique comentó que hay oncólogos que se están capacitando en asesoramiento genético para tratar el año que viene de formar un nodo. “Hay determinados tipos de cáncer que pueden llevar a pensar que hay un problema genético familiar. El nodo sería para que cuando exista duda, el equipo pueda hacer un asesoramiento respecto de si corresponde un estudio”.

     

    Prevenir o curar

     

    La realidad indica que no son alternativas sino que en ambas se debe invertir. “El tratamiento no se puede dejar de lado, algunos son muy caros, incluso, y la gente reclama con recursos de amparo, pero en prevención no se puede dejar de invertir. Es difícil hacer esa transición y empezar a ver resultados cuando uno le pone mucho énfasis a la prevención”, reflexionó la profesional entrevistada.

     

    AL MARGEN

    En el servicio público, en Paraná, los hospitales San Martín y La Baxada cuentan con mamógrafos.

     

    Lo más leído