27.8 C
Paraná
domingo, noviembre 17, 2019
  • Cultura
Más

    Mojiganga lleva a escena “La Madonnita” de Mauricio Kartún

    La búsqueda y el desafío en los proyectos que encaran definen el trayecto realizado por los integrantes del Grupo Teatral Mojiganga, que esta noche presentan “La Madonnita”. En puesta dirigida por Claudia Zaragoza, la obra de Mauricio Kartún podrá verse este domingo desde las 21 en el Centro Cultural La Hendija.

    Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

     

    Aunque inicialmente pueda parecer otra cosa, es el amor el tema central de “La Madonnita”, obra clave de Mauricio Kartún.

    El amor aparece en la trama de significaciones de esta historia. Pero también su lado oscuro, que es visible tras el análisis que traspasa la superficie de lo evidente para sumergirse en la profundidad de este relato escrito por uno de los dramaturgos mas importantes que ha dado la escena nacional. En esta historia, Kartún explora la complejidad de la psicología humana y los vínculos que se establecen entre las personas. Aparece entonces las aristas cortantes del amor, desnudando la ambivalencia de este sentimiento noble “pero que solemos transformar en algo perverso debido a la posesión y la cosificación del ser amado y la abolición de su voluntad y su deseo”.

    Potente y provocadora, “La Madonnita” podrá verse desde hoy en una temporada de tres funciones (10, 17 y 24 de noviembre) a cargo del Grupo Mojiganga.

    El elenco está integrado por Augusto Carballal, Pablo Franco y Gabriela Verón, protagonistas de esta puesta que acerca al público a un mundo canalla y marginal pero profundamente  humano.

    Para los actores y la directora llevar a escena este trabajo es concretar finalmente un anhelo que ya se habían planteado anteriormente. “De hecho –recordó Carballal a EL DIARIO- anteriormente habíamos hablado en dos oportunidades de poder realizarla”. Pero finalmente las decisiones se inclinaron hacia “Hermanitos”, de Sacha Barrera y “Murmureantes”, sobre textos de Eduardo Pavlovsky.

    Finalmente la tercera es la que cuenta y el “desafío” que significa encarnar la historia escrita por un referente central de la dramaturgia en el país, se ha hecho realidad para el grupo paranaense.

    HISTORIA INTENSA

    “En lo personal es una obra que me cautivó, en particular por el personaje protagónico y por la intensidad de la historia que plantea”, dice Gabriela Verón. Para la actriz, que junto a Pablo Franco son los integrantes más recientes del grupo, encarnar a La Madonnita, ha significado una intensa experiencia de trabajo para estar a la altura de la complejidad de los personajes y los vínculos que los definen e identifican.

    Para Augusto Carballal, el trabajo –que está planteado temporalmente en las primeras décadas del siglo XX- habilita una reflexión, que la relectura en clave contemporánea torna muy actual. “Hay un vínculo entre la imagen, la representación de la realidad y lo social. El foco es lo que una imagen puede despertar o generar en quienes la reciben. También es posible pensar cómo la circulación de imágenes a través de distintos soportes dan cuenta de los distintos momentos históricos del país. Las tecnologías han cambiado, pero los temas importantes, inquietantes, profundos, son casi los mismos, más allá que casi transcurrió un siglo”, reflexiona el actor al considerar el nudo dramático que plantea la historia escrita por Kartún.

    Al descorrer las sucesivas capas del relato, “La Madonnita” tiene a la cosificación y deshumanización de las personas –en particular de la mujer- como eje del nudo dramático.

    A partir de considerar la situación y el vínculo que se establece entre los personajes de este trabajo, es posible detectar los costados más oscuros de un sistema de explotación del ser humano y de los recursos naturales –capitalismo-, que se basa en la lógica de poner un valor numérico/monetario a todo lo que se genera en su interior.

    POESIA

    Desde otra perspectiva, Claudia Zaragoza subraya que `La Madonnita´ “es una obra muy poética” y destaca el trabajo planteado por Kartún para plantear los conflictos que expone la historia sin caer en una propuesta ramplona que trivialice la complejidad de los personajes y su psicología.

    Al planteo estético en lo escénico, se suma un calificado equipo integrado por Sergio Fabri (iluminación), la Sastrería Teatral Municipal (a cargo de Laly Mainardi) en el vestuario, Andrés Main (arreglos musicales), Carlos Esteban Fernández (peinados y postizos), mientras que la escenografía está en manos de Sergio Schroeder, Gabriela Verón y Laura Sosa y las fotos pertenecen al Taller «Cómo hacer una buena foto» a cargo de Mauricio Garín.

    El costo de la entrada general a la función se fijó en $ 200, mientras que anticipadas (con reservar al 155 024599), el costo es de $ 150.

    Dado las característica del lenguaje empleado por el autor al escribir la obra, los integrantes del grupo teatral advierten al público que se trata de un trabajo que no es recomendado para público infantil.

     

     

     

     

    Lo más leído