27.8 C
Paraná
domingo, noviembre 17, 2019
  • Internacionales
Más

    Afganistán implementó el reconocimiento facial pero olvidó algo básico

    Grupos de derechos humanos denunciaron la maniobra que podría resultar en el impedimento para ejercer el derecho a millones de mujeres.

    La primera mujer fundadora de un partido político afgano instó al país a repensar el uso de la tecnología de reconocimiento facial en las elecciones en medio de preocupaciones de que impidió que un gran número de mujeres votara este año.

    Las autoridades fotografiaron a todos los votantes en las elecciones presidenciales de septiembre y utilizaron un software de reconocimiento facial, una medida diseñada para combatir el fraude que, según los activistas por los derechos de las mujeres, disuadió a las votantes de participar.

    “Las mujeres deberían poder votar, es su derecho. Por lo tanto, cualquier cosa que lo impida es un problema”, dijo la política y activista por los derechos de las mujeres Fawzia Koofi a Thomson Reuters Foundation en Kabul, capital de Afganistán.

    “La seguridad y el fraude son problemas serios, pero tal vez hay alternativas como los escáneres de iris que son más aceptables para las mujeres”, dijo Koofi, líder del partido Movimiento de Cambio para Afganistán y ex vicepresidente del parlamento. “Tenemos que encontrar una manera que sea sensible a sus necesidades”.

    Un portavoz de la Comisión Electoral Independiente (IEC, por sus siglas en inglés) de Afganistán dijo que las imágenes biométricas de las mujeres fueron tomadas por personal femenino cuando era posible y las imágenes se almacenaron de forma segura en una base de datos digital.

    “Esto fue parte de las reformas electorales que hemos emprendido para frenar el fraude y para una mayor transparencia. En el pasado, los hombres votaban en nombre de las mujeres sin ningún control”, dijo el portavoz de IEC Abdul Aziz Ibrahimi. “Algunas mujeres acordaron tomarse sus fotos, otras no. Quizás nuestra campaña de concientización sobre la tecnología no llegó a todos, pero eso puede abordarse en el futuro”.

    Solo una cuarta parte de los votantes elegibles emitieron su voto en las elecciones de septiembre después de las amenazas de violencia de los talibanes que lo consideraron ilegítimo y advirtieron a las personas que no participaran.

    El requisito de la fotografía es particularmente difícil para las mujeres, especialmente en áreas conservadoras, donde la mayoría de las mujeres adultas y las niñas mayores se cubren la cara fuera del hogar y no se muestran a hombres que no son sus parientes.

    No hay datos oficiales disponibles sobre la participación de las votantes en las elecciones de septiembre, pero Sheila Qayumi, de la organización sin fines de lucro Igualdad por la Paz y la Democracia en Kabul, dijo que las mujeres representan solo una fracción de los votantes.

    “No se sentían cómodas mostrando sus rostros en público, o no estaban seguras de cómo se usarían sus imágenes”, dijo.

    “Estas sensibilidades culturales deben tenerse en cuenta y las mujeres deben estar informadas adecuadamente. O corremos el riesgo de perder su opinión en los asuntos del país”, dijo Qayumi, cuya organización trabaja para aumentar la participación de las mujeres en la política.

    El despliegue de la tecnología de reconocimiento facial en aeropuertos, estaciones de metro y otros lugares públicos de todo el mundo plantea un desafío para las mujeres que ocultan su rostro en cualquier lugar, dijo Areeq Chowdhury, fundadora del grupo de expertos Future Advocacy, con sede en Londres.

    Dijo que los gobiernos deben asegurarse de que esto se haga de una manera respetuosa y culturalmente sensible para que los derechos y libertades de los grupos minoritarios no se vean afectados.

    “Si no hay una opción de exclusión adecuada, y las mujeres se ven obligadas a mostrar su rostro en público para ejercer su derecho democrático, entonces esto es muy problemático”, dijo. “Cuestionaría seriamente la necesidad de tener requisitos de identificación de votantes tan estrictos para cualquier elección en cualquier país”.

    Según el IEC, las mujeres ya estaban subrepresentadas en el proceso electoral de Afganistán, lo que significa un tercio de los más de 9.6 millones de votantes registrados.

    Durante su estricto gobierno islamista de 1996-2001, los talibanes afganos prohibieron a las mujeres la educación, el voto y la mayoría del trabajo. A las mujeres no se les permitía salir de sus hogares sin permiso y un acompañante masculino.

    Lo más leído