27.8 C
Paraná
domingo, noviembre 17, 2019
  • Policiales
Más

    Megacausa: denuncian por falso testimonio a un policía que interpretó escuchas

    Megacausa: Declararon civiles y policías que estuvieron en allanamientos 

     

    Sergio Baldi, imputado en la causa Avioneta narco, presentó una denuncia penal contra el sargento retirado de la Policía Federal Carlos Frías, por el supuesto delito de Falsos testimonios agravados. Frías es el efectivo que analizó las escuchas telefónicas a varios imputados e interpretó su contenido. El efectivo, de ser hallado culpable, enfrenta penas de hasta diez años de prisión.

     

    Néstor Belini | coordinacion@eldiario.com.ar

     

    Sergio Marcelo Baldi, actualmente alojado en la Unidad Penal N° 1 de Paraná, presentó “formal denuncia contra el sargento retirado de la Policía Federal Argentina, Carlos Alberto Frías, por falsos testimonios agravados conforme al dolo que atrapa la norma del artículo 275 del Código Penal”.

    En el texto de la denuncia a la que tuvo acceso El Diario y que presentó con el patrocinio legal de su abogada Marta Bhöm, Baldi sostiene que el efectivo falseó “su testimonio respecto a las escuchas telefónicas atribuidas al co-imputado Marcos Javier Velázquez y el suscripto, en primera instancia” en relación a la sustanciación del expediente denominado periodísticamente Avioneta narco; y que también falseó “su testimonio respecto a las escuchas telefónicas atribuidas al co-imputado Marcos Javier Velázquez y al suscripto, en audiencia de juicio debate celebrado el día lunes 30 de septiembre de 2019, en la Sala de Audiencias de la Cámara Federal de Apelaciones de calle 24 de mayo de la ciudad de Paraná”, en el marco de aquella causa.

    Baldi asegura que lo manifestado por Frías en el expediente y en el juicio es “absolutamente falso”. Así, sostiene que  Frías expresó que “tenía intervenido el teléfono de suscripto, siendo eso absolutamente falso de falsedad absoluta por no tener el suscripto, ningún teléfono y no existir consecuentemente a su respecto decreto fundado firmado por el señor juez federal de Paraná, Leandro Ríos, que autorice dichas escuchas telefónicas”; también añadió que Frías sostuvo en el juicio que “conocía la voz del suscripto por escuchas anteriormente realizadas por las que: ‘El acusado Sergio Baldi, habría pretendido armar una cocina de cocaína en Paraná. La máscara era la instalación de una panadería, siendo interlocutora de esas escuchas la hija del suscripto’”.

    ¿Desconocimiento?

    Baldi resaltó que Ríos, a la hora de dictar el procesamiento “no podía desconocer que no decretó la escucha telefónica de ninguna línea perteneciente al suscripto, y por ende no había ninguna investigación legal con base a dichas escuchas telefónicas”.

    Asimismo, señaló que no pudieron existir fundamentos que permitieran “al juez de instrucción ordenar respecto a una investigación iniciada en marzo o abril de 2015, escuchas telefónicas al suscripto, por ningún motivo, por estar el suscripto, en detención desde el 26 de junio de 2014…”.

    ¿Interés?

    En la denuncia, Baldi insistió en que “de haber existido dicha línea telefónica, cuadra señalar que –en términos generales- los ‘datos sustanciales de interés investigativo’ que señala Frías, surgen de la propia ‘interpretación’, del mencionado preventor, por lo que más allá de resultar  expresiones unilaterales, llamativas por el contexto en que se desenvolvieron (con claro desconocimiento del mencionado Frías sobre la grabación que realizaba) que el suscripto, no tenía ninguna comunicación posible con Daniel Celis, y por lo cual de ningún modo podía mantener con el mencionado Celis, ninguna comunicación secreta y fluida, ni ninguna otra colaboración posible para la concreción del ilícito que se investiga en la causa…”.

    Legitimar

    El denunciante-imputado resaltó que Frías “manifestó falsamente conocer la voz del suscripto, por escuchas realizadas años antes, respecto a la investigación que falsamente se me atribuye del armado de una cocina de clorhidrato de cocaína en Paraná con la máscara de la instalación de una panadería, mentira esta, por la que el preventor pretendía justificar y legitimar la supuesta escucha  atribuidas al co-imputado Marcos Javier Velázquez y al suscripto, en audiencia de juicio debate celebrada el día lunes 30 de septiembre de 2019”.

    Asimismo, en la continuidad de un hecho que según Baldi no ocurrió, cuestionó que “de haber existido escuchas telefónicas  realizadas al suscripto, respecto a la investigación del armado de una cocina de clorhidrato de cocaina en Paraná con la máscara de la instalación de una panadería, necesariamente tienen que existir el respectivo decreto fundado  dispuesto al respecto por el señor Juez de Paraná Leandro Ríos, y obviamente no existe ningún decreto fundado al respecto, por no existir dicha escucha telefónica, por no existir ninguna línea telefónica intervenida, ni ninguna causa penal iniciada al respecto, y no pudo haberla por estar el suscripto detenido desde el 26 de junio de 2014 de forma ininterrumpida hasta la fecha y con esta detención se encuentra probada absolutamente en su comisión, materialidad y agotamiento los falsos testimonios agravados” detallados en la denuncia contra el sargento Frías.

    Origen

    El denunciante-imputado recordó “que por los falsos testimonios agravados prestados en primera instancia” del expediente denominado periodísticamente como Avioneta narco “el juez federal de Paraná Leandro Ríos, fraguó ideológicamente la imputación formulada al suscripto, a los fines de privarme ilegalmente de la libertad conforme se encuentra puntualmente denunciado en el expediente N° FPA 24362/2018, caratulado: Baldi Sergio Marcelo s/denuncia, del registro del Juzgado Federal N° 1 Secretaría Penal N° 1 de Paraná, actuaciones estas que quedan desde ya ofrecidas a toda prueba y evento”. Baldi sostiene que “por la acusación ideológicamente fraguada en primera instancia” Ríos “a sabiendas y plena conciencia, esto es en dolo directo de Prevaricato, lo imputó. Según las escuchas que interpretó Frías y son objetas por Baldi, Ríos le atribuyó el rol de  “asistente y colaborador” de la banda de Celis.

    Artículo

    El artículo 275 Código Penal prescribe que “será reprimido con prisión de un mes a cuatro años, el testigo, perito o intérprete que afirmare una falsedad o negare o callare la verdad, en todo o en parte, en su deposición, informe, traducción o interpretación, hecha ante la autoridad competente”.

    En el segundo párrafo dispone que “si el falso testimonio se cometiere en una causa criminal, en perjuicio del inculpado, la pena será de uno a diez años de reclusión o prisión”. En todos los casos se impondrá al reo, además, inhabilitación absoluta por doble tiempo del de la condena.

    Megacausa: Testigos describieron la relación del MOV con el varisquismo

     

    Megacausa: otra vez en jaque las escuchas telefónicas

    Megacausa: testimonios con lagunas y olvidos

    Megacausa: Advierten que podrían haberse hecho escuchas sin la autorización judicial

    Las estrategias de los defensores en la megacausa narco

    Lo más leído