Con tantos de Tevez, Wanchope, Fabra, por duplicado, y Zárate, el Xeneize se impuso en La Bombonera por 5 a 1 ante los de Sarandí. Ahora el equipo de Gustavo Alfaro comparte la cima junto a Argentinos, que juega este lunes, y River.

Boca cortó una racha de dos derrotas consecutivas en la Superliga y volvió de forma transitoria a la punta junto con Argentinos Juniors (que juega hoy) y River, al golear este domingo como local a Arsenal 5-1 en un partido de la duodécima fecha.

El primer tiempo

Boca salió con decisión a llevarse la victoria. En el primer cuarto de hora puso el desarrollo del juego cerca del arco visitante, sin embargo cuando Arsenal parecía acomodarse al partido llegó la apertura del marcador con una pirueta de Tevez, que sorprendió al arquero Maximiliano Gagliardo.

El conjunto del Viaducto no perdió la línea, se adelantó en el campo, le dio destino seguro al balón y generó situaciones muy claras para el empate. Las más claras fueron un cabezazo de Jesús Soraire que desvió Esteban Andrada (21′) y una media vuelta de Juan Cruz Kaprof (26′) dentro del área menor.

La efectividad que no mostraba Arsenal volvió a exhibirla el local en el cierre de la primera parte con el primer acierto de Wanchope Ábila, que en una acción algo fortuita encaró entre los centrales de atropellada, enfrentó al arquero, se favoreció con un rebote en Gagliardo y pelota siguió su dirección a la red.

El complemento

El inicio ofreció una muestra condensada de lo que fue el partido. A los tres minutos, el delantero Juan Manuel García dilapidó de cabeza una ocasión frente a Andrada y en la acción siguiente Fabra estiró la ventaja con una ejecución de zurda dentro del área al primer palo del arquero.

El colmo de la ineficacia ocurrió minutos después cuando Kaprof, con una definición muy poco convincente, le dio a un Andrada semi vencido la posibilidad de protagonizar salvada con sus piernas sobre la línea de gol.

La diferencia parcial de tres tantos le quitó emoción al encuentro hasta la lluvia de goles del final, que estuvo precedida por un clima caliente en las gradas contra la dirigencia. Hubo insultos contra el presidente Daniel Angelici y el pedido que se vayan todos los miembros de la actual comisión.

Luego vino el descuento de tiro libre de Álvarez Suárez y la consumación de la goleada con un contraataque de Zárate -asistido por Reynoso- y una nueva aparición de Fabra.