29.7 C
Paraná
viernes, noviembre 22, 2019
  • Cultura
Más

    Un clásico de la filmografía checa, en “Miércoles de cine”

    “Saltando los charcos”, un clásico del director checo Karel Kachyna es la propuesta para la función de esta noche del ciclo Miércoles de Cine del Círculo Odontológico de Paraná.

    Desde la extinta Checoslovaquia, de la mano de Karel Kachyna, uno de los cineastas checos más fascinantes y laureados de ese país, nos encontramos ante una de las mejores películas de la llamada «Nueva Ola de Cine Checoslovaco». Quizás éste film no sea el mejor de Kachyna, ya que tiene otras películas igualmente notables, y algunas otras sobresalientes (Qué viva la república!, Carruaje a Viena, La última mariposa, La oreja), pero tiene una historia muy hermosa y representativa.

    El caso de «Saltando los charcos», la sencilla historia de un chico enfermo de polio, que admira a su padre, excelente jinete, y que querría cabalgar como él, es particularmente atractivo pues se equilibra de manera singular y personal una obra tanto dramática como familiar (y no nos referimos al género familiar como actualmente se le conoce, un término ligado a películas estadounidenses cuyo único objetivo es `entretener´ con vacío al espectador durante dos horas de vida), ya que no es fácil realizar una película como ésta, basándose en la novela homónima del escritor australiano Alan Marshall, ya que se podría haber dado una interpretación más infantil, más empalagosa, característica de la mayorías de películas del género.

    Pero aquí no, la inocencia y carácter infantil del protagonista, junto con sus aventuras y desventuras, son interpretadas de manera que el espectador sienta una especial empatía con Adam, el niño de la película, a lo largo de una serie de acciones y con el estilo personal de Kachyna para mostrarnos no sólo un gran ejercicio estilístico y gran conocimiento del lenguaje cinematográfico, sino también una capacidad descomunal como narrador audiovisual.

    Todos los personajes, desde la familia del niño, hasta los compañeros de hospital de Adam son entrañables (aunque hay algún que otro personaje con un comportamiento un tanto malévolo, y otros, con una intervención completamente secundaria) creando un lazo de atención permanente entre el espectador y la película.

    La cita es en el auditorio de la Institución (Corrientes 218), a las 20.45, con entrada libre y gratuita.

    Para la siguiente función, el 6 de noviembre, se anuncia “Mi familia feliz” (Giorgia/2017) de los realizadores Nana Ekvtimishvili, Simon Groß.

     

     

    Lo más leído