31.4 C
Paraná
domingo, diciembre 8, 2019
  • Paraná
Más

    Megacausa: Declararon civiles y policías que estuvieron en allanamientos 

    Tres testigos civiles y efectivos de la PFA precisaron sobre distintos allanamientos que se realizaron en el contexto de las causas Avioneta narco y Narco municipio.

    También declaró un imputado y dio precisiones respecto de un tanque de combustible que se secuestró en un campo en María Grande.

     

    Redacción El Diario

    El Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Paraná, integrado por Lilia Carnero, Noemí Berros y Roberto López Arango, dio continuidad esta semana al juicio que se sustancia para determinar la responsabilidad de 33 ciudadanos que fueron imputados en dos causas relacionadas con el narcotráfico y el financiamiento ilegal de la actividad política con el producido de aquella actividad.

    Se trata de las causas conocidas como Avioneta narco y Narco municipio. Entre los imputados se destacan dos hombres: Sergio Varisco, alias Pescado, actual intendente de Paraná por la Alianza Cambiemos; y Daniel Celis, alias Tavi, sindicado como el líder de una organización dedicada al narcotráfico.

    Ambos enfrentan cargos por el presunto financiamiento de actividades relacionadas con la comercialización de estupefacientes. Tavi Celis es el la conexión “objetiva y subjetiva” de ambas causas.

    En la jornada de ayer, que no tuvo la intensidad de las anteriores, declararon tres testigos civiles que participaron de los allanamientos que se realizaron en la casa de Miguel Carmelo Leguizamón, alias Cebolla, y de Patricio Facundo Larrosa.

    El primero en declarar fue Adrián Ramón Rodríguez, que dijo que fue requerido por la PFA cuando se dirigía a su trabajo, alrededor de las 6, en la zona de Jorge Newbery y Avenida de las Américas.

    El testigo dijo que le leyeron el acta de allanamiento. Recordó que a la casa de Leguizamón lo llevaron en una camioneta. Vio cuando la Policía entró a la casa, a la que describió con muchas habitaciones.

    Le llamó la atención que había muchos celulares, alrededor de 20, y muchos televisores. También recordó en el primer piso secuestraron un arma y un joven corrió y arrojó una bolsa a la casa vecina, que luego se supo contenía marihuana.

    Posteriormente declaró Juan Antonio Germán Monzón, en relación al allanamiento a la casa de Larrosa. Recordó que iba a trabajar, eran entre las 6.30 y 7. También sostuvo que ya en la casa, entró después de la Policía, añadiendo que se revisó la casa mientras él miraba.

    Manifestó que “no vimos nada raro”. Añadió que más tarde, cuando el procedimiento estaba finalizando, la Policía “llevó perros y creo que buscaban droga, pero no encontraron nada. Los perros olieron por todos lados”.

    El tercer testigo civil fue Luciano Romero, que declaró respecto del allanamiento a la casa de Leguizamón. Romero sostuvo que estaba en su casa, esperando el colectivo, cuando fue requerido para presenciar el allanamiento.

    De allí lo trasladaron hasta la casa de Leguizamón. Sostuvo que “la gente de la casa colaboró y se requisó toda la casa, todo con normalidad”. Al igual que Rodríguez, recordó que se encontró celulares, droga, recordó que marihuana, y añadió también cocaína y balanzas, aunque no pudo determinar si “era mucha o poca”.

    A su turno, Omar Horacio Ghibaudo, pidió declarar y ampliar su declaración indagatoria. El hombre sólo se limitó a intentar aclarar una situación referida a un tanque de combustibles.

    En este sentido, recordó que se contactaron con Luis Orlando Céparo; a quien conocían porque realizaba actividades de trilla, siembra y hacía “changas” rurales. Sostuvo que fueron a fumigar un monte que había conseguido Céparo, en María Grande. Ghibaudo recordó que al tanque lo compraron dos años antes de la causa.

    Añadió que lo usaban “con gasoil, para el tractor, camión y camioneta”. También sostuvo que Céparo los fue a buscas a la casa de Colonia Avellaneda, y que les pidió el tanque en alquiler, para cargar combustible para fumigar un monte.

    Dijo que Céparo “llegó un día pero no tenía enganche en la camioneta”, que fue con otro hombre que manejaba el utilitario, pero sostuvo que al “único que conocía era a Céparo”.

    El imputado recordó que “la avioneta tenía que fumigar en María Grande muchas hectáreas de monte. Habían hecho la pista ahí”. También manifestó que “Céparo nos pidió dejar el portón del campo sin llave porque en cualquier momento llegaba el avión. Nosotros queríamos ver cuando llegue el avión”.

    Lo que dijo Pepe

    Maximiliano Enrique Pepe, oficial principal de la Policía Federal al momento de la instrucción de la causa, estuvo también en el procedimiento en el que se secuestró el tanque cisterna rojo en el campo de María Grande.

    Recordó que se trató de un tanque de 1.500 litros, que tenía una especie de bomba.

    Estaba guardado en una precaria construcción que estaba cerrada con un candado. El efectivo dijo que en el campo no vio animales, ni cultivos, como así tampoco una pista de aterrizaje.

    Pepe también participó del allanamiento a una imprenta ubicada en calle Colón, donde secuestraron facturas. Recordó que el titular del lugar aportó una chapa o especie de chapa que estaba en un galpón, era una pieza para grabado de publicidad política. Allí se secuestraron facturas a nombre de Celis.

    También participó del allanamiento al despacho de la funcionaria municipal y ex policía, Griselda Bordeira, en la Municipalidad de Paraná.

    Detalló todo lo que se secuestró y sostuvo que no se secuestró estupefacientes. Finalmente declararon los federales Pedro Javier Amaya, Maximiliano Guevara y Sergio García. El debate se reanuda hoy con nuevos testigos civiles y de la PFA.

     

     

     

    Lo más leído