24 C
Paraná
jueves, noviembre 21, 2019
  • Paraná
Más

    La inseguridad en la zona sur, bajo la óptica de las vecinales

    Enrique Warle, presidente de la vecinal Paracao y Alicia Glauser, de la vecinal Santa Lucia, quienes también forman parte de la Asamblea Ciudadana Vecinalista, se refirieron a la problemática de la inseguridad en la zona sur de la ciudad.

     

    La seguridad es un problema integral, está compuesto por diferentes actores, instituciones, organizaciones y personas que van conformando un entramado social donde un sujeto puede sentirse confiado, tranquilo, seguro.
    Las leyes establecen los marcos normativas donde se determina que es delito y que no, la policía actúa sobre el hecho ya consumado y un juez determina la pena, la prevención del delito pareciera correr por cuenta de la educación, las oportunidades, la economía, etc.
    Pero también una política municipal puede llevar a reducir o aumentar los índices de delincuencia, un pastizal alto es lugar propicio para esconder armas, descartar evidencias. Una calle sin luminaria durante tiempo se transforma en boca de lobo, el lugar propicio para atracos y asaltos, la ausencia de controles públicos sobre las motos libera cualquier ciudad para los motochorros. La forma en que los vecinos se organizan también modifica los mapas del delito. Alarmas comunitarias, grupos de WhatsApp, vigilancia por manzanas, son algunas de las experiencias que se llevan adelante en barrios de Paraná.
    El Diario dialogó con Enrique Warle presidente de la vecinal Paracao y Alicia Glauser de la vecinal Santa Lucia, de la zona sur de la ciudad y parte de la Asamblea Ciudadana Vecinalista, sobre el problema de la seguridad en sus barrios.

    –¿Cómo está el tema seguridad-inseguridad en sus barrrios?
    –EW: La inseguridad es un problema de todos, no solo de la policía, los vecinos también tenemos que participar, si somos ciudadanos comprometidos, que nos interesa la vida del vecino, debemos ayudarnos. En el caso de la comisaría 13 la jurisdicción que tiene es bastante grande y no alcanzan a cubrir todo el barrio con dos móviles y la cantidad de agentes que tiene, eso les dificulta la tarea. No es una seccional con mucho delito pero con el tiempo ha ido aumentando. En el Barrio Paracao tenemos algo muy positivo, las Alarmas Comunitarias, eso ha bajado los índices delictivos en las propiedades, ha habido pero mucho menos.

    –¿Cuándo instalaron las alarmas comunitarias?
    –EW: Debe hacer unos 7 años más o menos, hubo una ola de arrebatos en la zona, desde la Asamblea Ciudadana hicimos una reunión en el club Paracao, vino la cúpula de la policía, políticos, todos. A partir de ahí algunas vecinales nos pusimos el problema al hombro y tratamos de buscar alternativas, una de ella fue la alarma comunitaria, que nos está dando muy buenos resultados.

    –¿Que relación ven entre la gestión municipal y la seguridad?
    –EW: Lo que hemos hablado con gente de la comisaría 13 es que ellos son del estado provincial, lo que le compete a la municipalidad es la iluminación, desmalezado, controles, etc. El tema es que si uno no va a la municipalidad y reclama, la municipalidad no va a hacer un relevamiento a ver donde falta luz, ninguna gestión hizo eso.
    Siempre es la policía sola en todo, drogas, choques, violencia familiar, ellos por ahí dicen bueno al final somos la única institución que estamos las 24hs, los otros trabajan de lunes a viernes, en eso le doy la razón, no pueden abarcar todo. ¿Que es lo primero que hace la gente?, llama a la policía.

    –¿Están conformes con el desempeño de la policía?
    –EW: Acá en la 13 los van cambiando muy seguido, en un año capaz que los cambian dos o tres veces.
    –AG:. Hace poco, acá en Santa Lucia, tuvimos un hecho donde un vecino llega a visitar la casa de la mama, cuando sale a la noche se encuentra con el auto abierto y vaciado, llaman a la 13, van los agentes, salen con la vecina a recorrer y ellos están muy cerca del arroyo antoñico, entonces ahí una vecina del asentamiento les dice: pasaron por acá y están en tal casa. La vecina les dice que entren y la policía le dice que no porque no tienen orden del fiscal, se armó una discusión fuerte y se tuvieron que ir dejando todo como estaba.
    Al otro día me llama la vecina para contarme como había sido todo, entonces llamé a la 13, no me atienden y llamé al 911, al ratito vinieron a mi casa, les conté todo lo que había pasado, les indiqué el domicilio para que fueran a hablar con la vecina y me dijeron: Nosotros no podemos hacer más que ir al hecho, verificarlo y ahí se terminó todo. Yo les dije: no se puede agilizar que el comisario hable a la fiscalía y le den la autorización, aunque sea verbal. Me dijeron que es imposible, al final me tomaron todos los datos a mi, nombre, edad ¿para que?, conclusión la vecina perdió todo.
    El último hecho fue hace 4 días, por suerte es muy poco lo que pasa en esta zona, dos chicos asaltaron a otro chico le quitaron el celular y lo golpearon. Lo que ha habido en el año, son los que roban carteras en moto, pasan andando y te sacan todo, hace 4 meses atrás frente a mi casa una vecina venia con una bolsa con carne, pasó una moto que no pudo identificar por que llevan casco, le manotean la bolsa, el tipo ni sabía que tenía adentro, la manija se rompe porque ella no la suelta y la calle quedó llena de carne…

    –¿En este último tiempo han aumentado los casos de inseguridad?
    –AG: Acá en la zona no. De todos modos sabemos que en la ciudad sí ha aumentado y mucho. La policía pide que siempre se haga la denuncia porque ellos después hacen un balance, una estadística, el problema es que de 10 robos 2 hacen la denuncia, los otros 8 no porque tienen una desilusión muy grande en cuanto al accionar de las autoridades, la gente dice: igual lo voy a perder por que no van a hacer nada. También ellos tienen eso, no pueden entrar a un lugar a buscar nada sin una orden.
    –EW: En Paracao tampoco aumentó. También ocurre que los vecinos al ser robados no van a hacer la denuncia.

    –Recién hablábamos de los terrenos, ¿situaciones de intrusamiento han tenido?
    –AG: Hay mucha, lamentablemente tuvimos un intrusamiento, teníamos un lugar en el barrio donde pensábamos hacer una plaza para los chicos y el intendente Varisco le dio el lugar a un asentamiento en calle División los Andes, en las vías pasando el arroyo.
    Resolvió, después de una tormenta hace dos años, ubicar ahí a dos familias que se habían desbarrancado en 25 de junio al final. Más de 50 vecinos se juntaron en la vecinal para reclamar que esos terrenos no se tocaran, que le dieran en otro lugar, fuimos a la municipalidad y hablamos en persona, nos dijo que él era el intendente y que disponía lo que tenia que hacer, sacando por delante que todo el mundo lo había votado.
    Les dieron los ladrillos, el techo, los materiales y no solo eso, vino el personal municipal y armaron las dos casitas. Hasta ahí yo personalmente comprendía lo que le había pasado en las barrancas de 25 de junio, hasta ahí comprendía, pero después les dio permiso a 6 o 7 familias más, que nos trajeron algunos problemas, a todos les dieron materiales y personal municipal para levantar las casas. Ahora vamos a necesitar las vías por que el gobernador ha mandado el proyecto a la Nación, a Ferrocarriles Argentinos para que haga andar el tren que va a Oro Verde, tiene que pasar por ahí, y los asentamientos están a dos metros de la vía.
    Bueno, después tenemos intrusamientos a la vera del arroyo, está totalmente tapado, está lleno, relevaron más de 100 casas. Desde la comisión pensábamos que habría que regularizar el tema de la luz, no para cobrarles sino para darles seguridad. Hace muy pocos días se quemó una casita ahí, fuimos a ver a la gente, se tramitó ayuda en la provincia, Desarrollo Social les dio el techo y materiales, defensa civil de la ciudad también la ayudó y vimos la cantidad de cables que cruzan, no hay ninguna seguridad, utilizan la luz con cablecitos, el estado tiene que venir y relevar eso, ver de qué manera se puede hacer una mejor instalación con seguridad.

    –En la zona sur se vivió la tensión con el caso de los Siboldi con un grupo de vecinos que pedían no cumplan domiciliaria en el barrio. Como vecinal, ¿cómo lo vivieron?
    –EW: Ellos están en la vecinal Espejo, los vecinos de ahí se movilizaron y fueron a la comisaría, pidieron audiencia con la jueza y ella les dijo que no, que la justicia determina, los vecinos que nos reunimos en la 13 les dijimos a las autoridades que es necesario que la justicia ante situaciones como esas tome resoluciones que no perjudiquen a los vecinos ¿Por qué? Porque estando los muchachos de esa zona los vecinos de alrededor temen por sus hijos, su vida familiar se ve alterada, no pueden andar en bicicleta, eso la justicia no lo ve.

    –La policía está promoviendo que se armen grupos de WhatsApp para comunicarse en situaciones de inseguridad. ¿Tienen experiencia con esto?
    –EW: Vecinos alerta, algo hemos trabajado, hay gente que sale, otros que entran y lo utilizan para otras cosas, por ahí empiezan 15 y después van saliendo, se van agregando.
    –AG: El problema de la red WhatsApp es que el vecino termina hablando de cualquier cosa, una le pasa una receta a otra, el otro habla del árbol que se secó, otra del novio que se fue con otra y así se desarma todo eso.
    En el caso de nuestro barrio los vecinos no necesitamos red, nos llaman y tenemos contacto telefónico, estamos en el WhatsApp de cada uno y avisan todo lo que pasa, luz, recolección, agua, perros, esas cosas y nosotros reclamamos.

    –¿Qué cuestiones respecto a seguridad estarían haciendo falta en la zona sur?
    –EW: Nosotros quisiéramos en Paracao el rondín de la policía, a pie de a dos, eso da muchos resultados. En una época que hubo un comisario, no me acuerdo el nombre, él decía: diez cuadras alrededor de la comisaría no tiene que pasar ni un hecho, así que tienen que salir. El sabía traer la montada y andaban a caballo por todos lados, es prevención, intentar prevenir. Después los que vinieron siempre la misma historia que falta personal. Si vos tenes un hecho delictivo en la jurisdicción se pierde un personal, porque ese oficial tiene que ir con el detenido al juzgado, lo pierde, tienen que poner otro en el turno de esa persona.
    –AG: Se han incrementado los robos o arrebatos los días que la policía va a cuidar los partidos de fútbol, el día que se concentran en Patronato, van muchísimos policías de todas las comisarías, cuando queda así desguarnecido el lugar es cuando se dan mas situaciones.
    –EW: Hoy con las redes se sabe todo, cuando el delincuente ve que sacaron agentes y que son poquitos, se aprovechan.

    –¿Cómo ven el accionar del Poder Judicial?
    –AG: El problema es el alejamiento que tenemos del Poder Judicial, los jueces, fiscales no tienen acercamiento al pueblo, el pueblo no cuenta con ellos, pero ellos cuentan con un sueldazo que el pueblo les da y quieren cada día mas. Mientras ellos viven en barrios privados el resto vive de otra manera. No conocemos a la gente que maneja la justicia.
    –EW: Ellos están alejados de todo, largan las órdenes de allanamiento pero nunca se les conoce bajar al territorio. Hay un programa que se llama la justicia va a los barrios, van a los barrios pero nunca sale publicado que resolvieron, todos llevan problemas ahí pero ¿las respuestas? Los ciudadanos aportamos con nuestros impuestos para el sueldo de todos, pero no tenemos una retribución de que es lo que se hace, las instituciones deberían publicar que es lo que se hace. Por eso decimos, con la Asamblea, que si el ciudadano no participa las cosas no van a salir, si no se participa las cosas van a seguir ahí, no van a tener llamado de atención de nadie si arriba de ellos no hay nadie.

    Alarmas comunitarias

    En el barrio Paracao funciona un sistema de alarmas comunitarias, con una alarma centralizada a la cual están adheridos un grupo de vecinos, cada casa tiene asignado un número y un control remoto que puede activar la alarma.
    En caso que un vecino vea una situación de inseguridad en alguna casa, presiona el botón del control remoto e indica en que lugar se registró el hecho, automáticamente la alarma comienza a sonar, emitiendo el número de la casa para que los vecinos acudan a prestar ayuda.

     

    Lo más leído