24 C
Paraná
jueves, noviembre 21, 2019
  • Política
  • Sociedad
Más

    Cristina dijo que no vio el debate entero porque “había gente en casa”

    La candidata a vice del Frente de Todos tildó irónicamente a Macri de “chispita” y dijo que “el problema son sus políticas neoliberales”.

     

     

    En Calafate, «su lugar en el mundo», la candidata a vicepresidente del Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, presentó su libro «Sinceramente» en el microestadio de la ciudad santacruceña. Lo hizo casi 24 horas después del primer debate presidencial.

    Al respecto, dijo que no lo pudo ver entero porque «justo había gente en casa», pero que vio completa la parte de economía, lo que le dio pie para criticar duramente a Mauricio Macri en esta materia, quien había dicho, precisamente en el debate, que su gobierno se endeudó para pagar deuda del gobierno anterior.

    «En cualquier país normal, después de las cosas que se dijeron anoche, tendría que ser un escándalo (…) Dicen que la economía crece, que le van a dar robótica, ¡pero si les sacaron las netbooks! La situación del país es muy grave, no se puede seguir blindando la realidad», dijo CFK y tildó al gobierno de Macri como la «tercera andanada neoliberal».

    Y añadió: ​»Hoy el nivel de la deuda es 100% del PBI; nosotros la dejamos en moneda extranjera en un 13%, las familias estaban endeudadas en un 5% de sus ingresos, —y todo esto lo dijo Dujovne —y las empresas en un tercio de su capital, y vos escuchás que tomaron deuda para tomar la deuda que tomamos nosotros…».

    Seguidamente, para criticar al mandatario, la ex presidente apeló a la ironía: dijo que el problema no es «chispita» (en referencia a Macri), sino sus políticas. Utilizó esa formulación para señalar que, para ella, la crisis económica no responde a la «impericia» del líder de Cambiemos, sino a la aplicación de su programa económica. Y que, decir lo contrario, es para salvar el ideario neoliberal.

    Lo dijo así: «Ahora resulta que todos le pegan al muñeco en el piso. Fueron las políticas que se aplicaron, mas allá que es cierto que no es de los más chispita para gobernar: no será chispita pero el problema no es ese. Están tratando de salvar el ideario neoliberal y culpar a la impericia de chispita, pero no es un problema de chispita sino de las políticas».

    La ex presidente, así,​ hizo foco en sus críticas al endeudamiento del gobierno de Macri y consideró que, en la historia argentina, la desregulación total del mercado de cambios ha coincidido con los períodos de mayor endeudamiento y que estos últimos coincidieron, a su vez, con los de mayor fuga de capitales.

    «No hace falta ser economista. No hay misterio», apuntó al respecto. Y siguió: «¿No será que los que quieren la libertad cambiaria es llevarse los dolares y fugarlos afuera del país?».

    En su presentación, volvió sobra aquella idea de que la ciudad es su lugar en el mundo: «A Calafate lo he definido como mi lugar en el mundo pero no fue amor a primera vista. La primera vez vine con Néstor (Kirchner) a afiliar con el PJ en un Peugeut 504 blanco».

    Cuando CFK contó la tercera vez que estuvo en Calafate —ya con Néstor Kirchner como gobernador— se quebró al recordar que Florencia Kirchner, la hija de ambos, tenía 1 año y medio. Actualmente Florencia se encuentra en tratamiento médico en La Habana, Cuba, desde donde Cristina regresó recientemente.

    La primera presentación del libro «Sinceramente» fue en Río Gallegos antes de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).

     

    Planes y trabajo

    «Creo que los argentinos tienen derecho a saber por qué los endeudaron y quiénes se llevaron ese dinero. Alberto habló anoche de la diferencia entre lo que entró del FMI y lo que salió. De los 38 mil millones se fueron, en meses, 30 mil millones. Él lo dijo muy claramente. Me parece que esto va a ser un deber de la Argentina, establecer mecanismos para que esto no vuelva a suceder», dijo. En el acto también estuvo presente la gobernadora Alicia Kirchner.

    «Claro que las deudas se pagan, pero que la paguen los que más se la llevaron y más la disfrutaron, sino no me parece justo», agregó.

    Luego dijo: «Acusaban a nuestro gobierno de planero, pero el gobierno actual tiene el doble de planes sociales de los que teníamos al 9 de diciembre de 2015», dijo.

    «Los que eliminamos los planes sociales prácticamente fuimos nosotros, porque generamos puestos de trabajo. Nadie quiere un plan, quieren un trabajo registrado. Porque saben que con un trabajo registrado tienen obra social, pueden sacar un crédito. Nadie quiere planes, la gente quiere trabajo», insistió.

    «Convencieron a los argentinos de que era poco lo que pagaban de luz, gas y agua. Es notable que se pueda convencer a un trabajador o jubilado de la mínima, o a un profesional, o a un pequeño empresario o comerciante, de que esto que es dinero indirecto está muy mal. Y sin embargo, ¿han escuchado que algún multimillonario, aquí en el país, dijera que pagaba pocos impuestos», agregó Cristina.

     

     

     

    Lo más leído