15.7 C
Paraná
martes, octubre 22, 2019
  • Policiales
Más

    Piden la absolución para los policías acusados de golpear a un detenido

    Fiscalía solicitó que sean condenados a un año y seis meses de prisión condicional. La querella instó que la pena sea de dos años. Ambos acusadores requirieron que se les imponga la inhabilitación especial por el doble de tiempo de los respectivos pedidos de condena. El jueves 17 de octubre se conocerá la sentencia. Fueron acusados de golpear a un remisero, que fue detenido tras confusa participación en un hecho en Oro Verde.

     

    La fiscal coordinadora Matilde Federik pidió que Miguel Ángel Delgado, de 31 años, y Eduardo Darío Rodríguez, de 47 años, sean condenados a la pena de un año y seis meses de prisión condicional, por los delitos de Apremios ilegales y Vejaciones.

    El querellante particular Ignacio Díaz, solicitó que la condena sea por dos años. Ambos pidieron que se les aplique la inhabilitación especial para ejercer cargos públicos, por el doble de tiempo de los respectivos pedidos.

    En tanto que Carlos Albornoz, que defiende a Delgado, y Eduardo Gerard, que representa a Rodríguez, instaron la absolución de sus defendidos y subsidiariamente, si el juez entiende que hay elementos que sostengan una condena, la absolución por el beneficio de la duda. El juez Alejandro Cánepa dará a conocer su decisión el jueves 17 de octubre a las 8.

    El denunciante en esta causa es Ezequiel Ramón Rodríguez, que se desempeñaba como remisero el 22 de abril de 2014, cuando fue golpeado en dos sitios: el primero, en el lugar donde el remis que conducía fue detenido tras una persecución desde Oro Verde hasta calles, Hernandarías, entre Mihura, Las Azaleas y Las Fresias, en barrio Los Paraísos, en Paraná; y el segundo, en la comisaría de Oro Verde, donde fue trasladado luego de la aprehensión.

    Rodríguez tiene una causa por el robo que se perpetró aquel día en Oro Verde. Se sospecha que integraba la organización que lo llevó a cabo.

    Él lo negó, y dijo desconocer a los pasajeros que le pidieron que los lleve desde San Benito a Oro Verde y cometieron el hecho. En el juicio, en el que está imputado junto a dos de los tres “pasajeros” que tomó como pasaje aquel 22 de abril, podrá defenderse de aquella acusación.

     

    Dos partes

    Federik dividió el hecho en “dos partes, en dos tramos temporales”. El primero en Paraná, donde el denunciante fue detenido, y el segundo en la comisaría de Oro Verde. La fiscal desvinculó a los imputados de su responsabilidad en los golpes que recibió Rodríguez en el primer tramo, golpes de los que no se pudo determinar la autoría y criticó que “no fue debidamente investigado”.

    La funcionaria sí sostuvo la acusación por el segundo tramo. Lo hizo fundado en que el denunciante declaró cuatro veces durante la instrucción, participó de siete reconocimientos en rueda de personas, declaró en sede policial y judicial, y en el debate, y siempre mantuvo el mismo relato. Incluso destacó que a un año y ocho meses del hecho, reconoció en rueda de personas a los imputados.

    La fiscal cuestionó el accionar de los funcionarios policiales por el “accionar absolutamente reprochable” que ejecutaron con claro “exceso”. Así, sostuvo que aquel accionar “tenía la ultraintención de obtener una confesión del chico que venía en fuga”.

    También opinó que “el hecho de taparle la cara revela cobardía por parte del personal policial”, si bien antes había destacado “el heroísmo” de los efectivos que participaron de una prolongada y muy arriesgada persecución.

     

    Aflicción

    A su turno, Díaz adhirió a los alegatos de la fiscal, disintiendo con el monto de la pena, y dejó explícita su aflicción por el accionar policial, puesto que en dos oportunidades desplegaron un accionar reñido con las norma, lo que entendió desprestigia a la institución.
    Díaz manifestó que “se probó perfectamente que las dos partes del hecho existieron, la primera sin imputados, y en la comisaría existió un accionar que es delito y fue cometido por los imputados”.

     

    Defensas

    Los defensores coincidieron en que el denunciante acusó a los efectivos para mejorar su situación en la causa que se sustancia por su presunta participación en la organización que acometió el robo en Oro Verde.

    “El motivo de la denuncia es desincriminarse de un hecho gravísimo” afirmó Albornoz, que añadió que el remisero “mintió, tuvo un relato mentiroso, falaz”.

    El defensor también cuestionó el reconocimiento que hizo la víctima de los imputados por la voz. A su turno, Gerard controvirtió que el denunciante refirió que recibió cuatro patadas en los genitales, pero las consecuencias de tal agresión no constan en el informe que realizó el médico forense horas después del hecho.

    También criticó que dijo que reconoció a Rodríguez porque tenía barba, lo que estaría prohibido para funcionarios que usan uniforme.

    Finalmente sostuvo que era imposible que su defendido haya realizado los hechos que se le imputaron porque por su rol de chofer, sólo compartió con el imputado, en la comisaría, alrededor de 30 minutos.

    Lo más leído