15.7 C
Paraná
martes, octubre 22, 2019
  • Paraná
  • Sociedad
Más

    Abren un canal en la zona de la bomba extractora

    La bajante del río ha provocado inconvenientes en el servicio de agua potable de la ciudad de Paraná. Pero ya repararon la bomba extractora y tomaron medidas para garantizar el caudal de agua cruda.

     

    Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

     

    Los problemas de provisión de agua potable en la ciudad estarían solucionados luego de la reparación de la bomba de extracción y del dragado del canal realizado por personal municipal, según se informó desde la Comuna.

    La bajante histórica del río Paraná viene ocasionando desde hace varias semanas distintos inconvenientes en la Toma Nueva, la zona de captación de agua para su posterior potabilización. El muelle 1, que se encuentra más cerca de la costa, sufrió la falta de llegada del caudal del río y además, la acumulación de sedimentos provocó la rotura de la bomba extractora. A ello se sumó que una de las cinco bombas del muelle 2 –construido para la nueva planta potabilizadora, metros más adentro del río-, padeció la misma situación.

     

    BOMBA. De acuerdo a la información suministrada a EL DIARIO por la Dirección de Obras Sanitarias, el martes a las 23 y 30 “el personal de Obras Sanitarias, que depende de la Subsecretaría de Saneamiento y del Centro Integrador dieron por terminadas las tareas y puesta en servicio la gran electrobomba impulsora de agua cruda montada sobre el viejo muelle de La Toma. Logrando con esto poner en régimen y comenzar nuevamente (después de cuatro días ) a potabilizar agua en la planta de El Cristo (sobre Avenida Ramírez)”.

    En ese sentido, José Luis Borghello, subsecretario de Saneamiento, resaltó “el esfuerzo y la gran vocación de servicio de todo el personal que hicieron posible restablecer el suministro de agua, a todas las zonas afectadas de la ciudad”. Además, el funcionario agradeció “la gran colaboración de las otras áreas del centro integrador como son Conservación Vial, Alumbrado público, y toda el área operativa q dependen directamente de Roberto Sabbioni”.

    FUTURO. Por otra parte, y ante la consulta de El Diario sobre las perspectivas de si se podrían reiterar estos problemas los próximos días Borghello brindó un optimista panorama para el futuro: “Si el río se mantiene a esta altura, según el INA se mantiene así y comienza a subir en 10 días, vamos andar bien. De toda forma podemos ir mantenimiento el canal con unas de las máquinas de conservación vial”.

    En ese sentido, contó que se abrió un canal “para alimentar y ampliar el caudal de la bomba y para ello se movilizaron más de 500 m3 de barro y tierra. Todo con el equipamiento de la municipalidad”.

    Así, Obras Sanitarias intervino ante la constante bajante del río que afecta el normal funcionamiento de la bomba ubicada en el Muelle Nº 1. El poco caudal disminuye el agua transportada para su potabilización y por tal motivo en las zonas altas de la ciudad el servicio suele verse reducido.

    MEDICIONES. Este miércoles, el río tuvo una altura de 1,47 metros mientras que el martes había marcado 1,40. Según se informó desde Prefectura, la tendencia parece indicar que se mantendrán esos niveles alrededor de 1,50 metros.

    El mínimo registrado en 2018 fue de 1,56 metros pero la bajante más pronunciada de los últimos años se registró en 2009 con 1,10 metros.

    El hidrómetro ubicado en el Puerto de Paraná registró el sábado que la altura del río Paraná llegó a 1,50 metros. Ese escaso metro y medio de altura significó la séptima bajante más pronunciada de los últimos 30 años, según los datos históricos relevados por la Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas (FICH) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

    Cada vez se nota más la bajante en la costa de la capital entrerriana. El río se aleja de la ciudad, emergen los bancos de arena, raigones y demás elementos que yacen en el lecho del Paraná. A primera vista, la zona ribereña muestra el barro y los sedimentos que deja el río al descender, y una postal que volvió luego de mucho tiempo es el extenso banco de arena de la punta este de la isla Puente (frente al islote municipal).

    El 25 de agosto el río rompió la línea de los 2 metros y desde entonces no volvió a superarlo. Según el Instituto Nacional del Agua (INA) continuará su tendencia en bajante y esta semana llegaría a 1,48 metros. Recién empezaría a crecer para mediados de octubre, pero lentamente ya que pronostican que el 15 del corriente mida 1,58 metros.

    Estas condiciones se dan por las bajas o nulas precipitaciones que se registran aguas arriba de la capital entrerriana, sobre todo en Brasil y Paraguay, donde los afluentes de estos países representan la Cuenca Alta del Plata y que alimentan el caudaloso Paraná.

     

     

     

     

     

    Lo más leído