15.7 C
Paraná
martes, octubre 22, 2019
  • Paraná
Más

    El servicio de agua potable podría comenzar a normalizarse desde hoy

    Dragan el canal de provisión de agua. El servicio podría comenzar a normalizarse desde hoy, de no mediar nuevos inconvenientes o si las inclemencias meteorológicas no impiden el avance normal de los trabajos.

     

    Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

     

    La bajante histórica del río Paraná viene ocasionando desde hace varias semanas distintos inconvenientes en la Toma Nueva, la zona de captación de agua para su posterior potabilización.

    El Muelle 1, que se encuentra más cerca de la costa, sufrió la falta de llegada del caudal del río y además, la acumulación de sedimentos provocó la rotura de la bomba extractora. A ello se sumó que una de las cinco bombas del Muelle 2 –construido para la nueva planta potabilizadora, metros más adentro del río-, padeció la misma situación.

    Ello derivó en los últimos días, en un menor nivel de producción de agua potable para su distribución en la ciudad.

    Frente a esta situación, operarios de Obras Sanitarias ejecutan desde hace varios días distintos trabajos tendientes a normalizar el servicio público, en un contexto de bajante cada vez más pronunciada, que agrava la situación.

    Por ejemplo, se está realizando un nuevo canal de acceso de agua hacia el Muelle 1, que es el que provee de caudal para potabilizar en la planta de avenida Francisco Ramírez. Semanas atrás se había efectuado una tarea similar, pero con el río cada vez más bajo, se comenzó a trabajar este martes en un nuevo ensanche de alrededor de 8 metros, por más de 2 metros de profundidad.

     

    Bomba

    El director del área Técnica Operativa de la Subsecretaría de Saneamiento municipal, Eduardo Kunzi, informó que si las condiciones meteorológicas lo permiten, esa tarea de dragado que ejecutan máquinas sobre el río, podría estar concluida a la brevedad.

    Del mismo modo, agentes de Obras Sanitarias realizan desde el lunes el armado de la única bomba que opera en ese muelle más antiguo y que extrae el agua cruda y la deriva hacia la planta potabilizadora de avenida Ramírez.

    Así, el servicio de agua potable podría comenzar a normalizarse desde hoy, de no mediar nuevos inconvenientes o si las inclemencias meteorológicas no impiden el avance normal de los trabajos.

    Kunzi explicó que desde el lunes a la noche, tras repararse la bomba que había resultado afectada en el Muelle 2 –son cinco en total-, la planta potabilizadora Echeverría opera con normalidad.

    Actualmente, en el abastecimiento del servicio en la ciudad está faltando el suministro que se potabiliza en la planta Ramírez.

    Por ello, la menor presión de agua potable continuó afectando este martes a sectores como el casco céntrico, barrio Paraná V, kilómetro 5 y 1/2, San Agustín y Bajada Grande.

    Esas áreas son atendidas con suministro que aporta la planta Echeverría, y que deriva hacia Ramírez y al centro de distribución Ejército.

    Con el objetivo de lograr que el suministro llegue a todos los hogares, personal de Obras Sanitarias realiza sectorización de presiones, mediante la regulación de válvulas, hasta tanto opera nuevamente la planta potabilizadora Ramírez, tras concluirse los trabajos en el muelle 1.

    Mientras tanto, se reiteró la solicitud a la comunidad de que realice un uso racional del suministro, para garantizar el abastecimiento para toda la población.

     

    Recuerdan medidas de prevención a navegantes

    Dada la pronunciada bajante del río Paraná, la Prefectura Naval Argentina aconsejó a quienes deban navegar que extremen las medidas de precaución. Se solicita, por ejemplo, evitar las horas nocturnas o cuando las condiciones meteorológicas no sean favorables. Por la altura del río, una ONG debió suspender tareas de limpieza por la dificultad para trasladar las embarcaciones.

    Las imágenes producidas por la bajante del río (este martes 8 la altura estaba en 1,42 metros) son numerosas y llamativas. Muchas de ellas, adquieren la novedad de que el paisaje que dibuja el Paraná tan bajo son postales inusuales: bancos de arenas, islas que parecen «altas», rodeadas de raigones y vegetación. Pero lo que puede ser atractivo para fotógrafos profesionales y aficionados, es un riesgo para navegantes.

    El río cambió a la vista pero, lo que es más importante, la falta de profundidad ha generado nuevas condiciones para la navegación, que conviene atender.  En dialogo con EL DIARIO, el jefe de Prefectura de Paraná, Eduardo Esquivel, repasó algunas de ellas. En ese sentido alertó a los propietarios de bajadas de lanchas a quienes se les dificulta cumplir con su trabajo.

    En efecto, los propietarios de embarcaciones y artefactos navales, deberán adoptar los recaudos necesarios para garantizar su seguridad, en la navegación, debido a la cantidad de afloramiento de bancos de arena y piedras existentes, a los efectos de evitar daños o averías que pueda resultar de tal circunstancia.

    Una de las primeras recomendaciones es navegar en zonas que se conozcan y no aventurarse en zonas internas de las islas, ya que hay muchos bancos de arena que cambian de lugar frecuentemente, algunos se ven y otros no alcanzan a percibirse. Asimismo, se remarcó evitar navegar en horas nocturnas; usar siempre chaleco salvavidas colocado; y no salir a navegar si las condiciones meteorológicas no son favorables.

     

    Cambio de planes

    En ese sentido, la Asociación Civil Amigos del Puerto Nuevo se vio obligada a comunicar que no podrá participar de una serie de actividades que estaban previstas para el fin de semana, como la habitual limpieza del río. Las tareas de saneamiento formaban parte de las propuestas de la sexta edición del encuentro de scout Rover Moot, que se llevará a cabo en la zona desde el viernes 11 al lunes 14.

    Las actividades se van a realizar de forma triangulada entre Diamante, Paraná y Crespo. La idea sería que los grupos de scout visiten el Parque Pre Delta, la Reserva Natural de Diamante, dos escuelas de Crespo, Aldea Brasilera, Oro Verde, y algunos barrios de Paraná como Bajada Grande, Mosconi Viejo, San Martín, Antártica Argentina, Villa Yatay, barrio Illia, Parque San Martín, y el puerto, en donde se llevará a cabo el saneamiento del río Paraná, aunque sin embarcaciones, por las razones citadas.

    El presidente de la Asociación Amigos del Puerto Nuevo, Norberto Accinelli, dialogó con EL DIARIO para informar los motivos por los que no será posible participar. “Hace más de diez días que el río no para de descender, por lo que se nos hace imposible poner en marcha las embarcaciones, porque han quedado enterradas. Además, la costa está llena de botellas, barro, ramas y fierros. Hace unos días intentamos salir con una embarcación y la rompimos porque abajo había un fierro. Ante esta situación, y considerando que está anunciado mal tiempo para el fin de semana, hemos decidido no participar de las actividades que llevarán a cabo los scouts, y también hemos postergado nuestra limpieza habitual del río”.

    Luego, comentó que -por la falta de agua- “se cerró la entrada a la dársena, hay apenas diez centímetros de profundidad”, por lo que también se han visto afectados los pescadores que no pueden ingresar a guardar sus canoas en los lugares donde acostumbran.

    Ante una pregunta puntual, Accinelli expresó que “el problema es que no podemos sacar las embarcaciones. En el arroyo (Antoñico) que está al lado del Club de pescadores se puede ver la cantidad de basura que hay, y en la salida de agua de la zona del puerto; pero lamentablemente no queda otra alternativa que esperar a que se revierta esta situación naturalmente”.

    Continúan los trabajos de dragado y reparación de bomba en la Toma Nueva

     

    Lo más leído