13 C
Paraná
martes, octubre 19, 2021
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Política
  • Sociedad
  • Nosotros
Más

    Piden adaptar las licencias  a la situación de adopción

    Padres y madres que ya adoptaron o están en proceso de adopción reclaman públicamente que se armonice la legislación existente en torno a las licencias, de modo que respondan a las nuevas configuraciones familiares y las situaciones particulares que ellos atraviesan. Las demandas son sostenidas a nivel nacional, pero en la provincia las enarbola Familias Entrerrianas Juntas por la Adopción.

     

    Valeria Robin | [email protected]

     

    Una serie de cuestiones vinculadas al Régimen de Licencias tiene preocupadas a las familias que ya adoptaron y las que están en proceso de adopción. En general están vinculadas a que la normativa no contempla las particularidades de las nuevas configuraciones familiares ni las situaciones especiales que atraviesa una familia en proceso de adopción.

    Iremos recorriendo cada una de ellas. Para ello, EL DIARIO consultó a la fundadora del grupo «Familias Entrerrianas Juntas por la Adopción», Anahí Devetter, sobre las condiciones en que se encuentra la normativa laboral respecto a las licencias por adopción.

    Dado que es parte de la discusión salarial por sectores y hasta por empresas, el régimen de licencias no es homogéneo para todos los trabajadores, tanto en la provincia como a nivel nacional. Si bien existen convenios colectivos de trabajo que contemplan la licencia por maternidad adoptiva, las licencias por paternidad siguen siendo muy bajas y, en la mayoría de los casos, los convenios todavía no consideran a las familias homo o monoparentales.

    “Antes que nada hay que saber que cada lugar donde hay un empleado y un empleador (ya sea una empresa o una jurisdicción del Estado) maneja su propio régimen de licencias. El problema comienza justamente aquí: en que no existe un Régimen de licencias unificado. Por eso se nos ocurrió, desde Familias Entrerrianas Juntas por la Adopción, comenzar a hacer un caminito de hormiga, que implica presentar una nota con propuestas de modificaciones, a cada uno de los gremios que existen en la provincia, y a todas las instituciones, ya sean del ámbito público o privado, donde haya regímenes de licencia adecuados a situaciones reales. La idea es sentarnos a charlar con cada uno, para explicarles qué es lo que estamos pidiendo porque creemos que no es una buena opción quedarnos sentados esperando a que salga una modificación provincial o nacional, de la noche a la mañana”.

    Actualmente, la Ley de Contrato de Trabajo establece unos 90 días de licencia por maternidad que, en los casos de adopción, se otorgan después de haber recibido la guarda del niño o la niña. No obstante, en general, los regímenes de licencias no contemplan la complejidad de la situación de adopción.

    Al respecto, Deveter explicó que “en principio, estamos pidiendo que se contemple la licencia por adopción de manera integral; es decir, no sólo en el momento en que comienza la convivencia de los padres con el niño en la casa, sino también para poder realizar los trámites previos, como por ejemplo las entrevistas con el RUAER, las audiencias con el Juzgado, o que puedan tomarse los días necesarios durante el proceso de vinculación, que implica una serie de visitas graduales que son sumamente necesarios para conocerse y adaptarse al inicio del vínculo. Si bien el Registro (Único de Aspirantes a Guarda con fines adoptivos) siempre trata de que estos encuentros sean los fines de semana, siempre se necesitan más días por vinculación. También estamos pidiendo que a partir del día en que el chico comienza a vivir en tu casa  (que se puede dar con un acta de vinculación o un acta de guarda) se establezcan 90 días por adopción, la misma cantidad que tiene la licencia por maternidad”, expresó, para luego detallar que “otro aspecto fundamental que hay que modificar es que la posibilidad de obtener la licencia no esté circunscripta a la edad del niño, porque hay casos en que sólo se accede a la licencia si el niño tiene entre cinco o siete años, con lo cual se le quita la posibilidad a aquellos padres que adoptan niños mayores. Entonces, lo que pedimos es que no haya límite de edad; porque las familias que adoptan adolescentes no tienen actualmente el derecho a la licencia; y tanto el chico como sus padres necesitan vincularse y adaptarse a una vida de familia al igual que un niño más chico”.

    LA REALIDAD

    En la opinión de la entrevistada, el Régimen tiene que adaptarse a las nuevas configuraciones familiares. “Pedimos que no se haga diferencia entre hombres y mujeres, porque dentro de las adopciones también hay algunas que son monoparentales (una mamá o un solo papá) y cuando se trata de un papá solo no tiene derecho a la licencia porque todas hacen alusión a la mujer. Incluso también sucede en el caso de que sean parejas igualitarias ya sea de mujeres o de varones, porque se les otorga la licencia a un solo integrante, por lo que la otra persona no tiene el derecho a generar el vinculo y estar en la casa. Y en el caso de dos varones, actualmente ninguno tiene derecho a la licencia”.

     

     –En la provincia ¿hay algún régimen que sirva de modelo?

    –El municipio de Rosario del Tala ya ha modificado su régimen a favor de la adopción. Y también está el caso de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader) que ya había modificado su normativa antes de que nosotros comencemos a movilizarnos. En el caso de Uader, el régimen de licencias por adopción implica 120 días, no tiene límite de edad respecto a los niños y tampoco hacen la distinción entre hombre y mujer. Es una de las instituciones que tiene prácticamente las mejores condiciones. Ese sería un caso ideal.

    Nuestro propósito es presentar esta serie de modificaciones a la mayor cantidad de instituciones posibles, porque si bien la realidad indica que en la provincia se están dando cada vez más casos de adopciones, en algunos lugares donde presentamos el proyecto nos han manifestado abiertamente que no han tenido en cuenta la licencia por adopción debido a que en los últimos cinco años nadie la ha solicitado. Queremos que, incluso en esos, la licencia esté a disposición.

     

     –¿Qué ocurre en la realidad con las licencias?

    –La mayoría de las veces se obtiene la licencia gracias a la buena predisposición del empleador. Y ante la negativa, lo que hacen muchas familias que están en una etapa cercana a comenzar una vinculación es usar sus días de vacaciones. En muchos otros casos, directamente no se logra tener la licencia, lo que hace que muchas vinculaciones fallen, porque si no es satisfactorio el período de adaptación es más difícil que se consolide el vínculo entre los que se postulan como padres y los niños y adolescentes, y es más complejo que esa nueva familia pueda organizarse como tal.

     

    NUEVOS VÍNCULOS

    Los lazos entre los integrantes de “Familias Entrerrianas Juntas por la Adopción” es informal y espontáneo: personas que deben afrontar situaciones parecidas se ponen de acuerdo en que juntos es más sencillo, en el sentido de que pueden compartir experiencias y conocimiento, ayudarse a controlar la ansiedad y contenerse emocionalmente. Para reunirse acuerdan un punto de encuentro mensual y un cronograma de actividades, que siempre termina en una mesa compartida. La camaradería es la organizadora del espacio.

    Institucionalmente, el responsable de las adopciones es el Registro Único de Aspirantes a guarda con fines adoptivos, que funciona dentro del Poder Judicial. La sede en Paraná está en Santa Fe 278. El RUAER es una dependencia pública, que se relaciona con aquellos ciudadanos que -inscribiéndose- manifiesten la expresa voluntad de iniciar un proceso de adopción.

    El RUAER aplica un protocolo, que incluye capacitaciones, entrevistas y visitas domiciliarias. Además, es quien resuelve cuándo se está en condiciones de adoptar y cuándo no, en qué momento se produce el proceso de vinculación y qué características tendrá. Es, por cierto, el encargado de realizar un seguimiento para corroborar la calidad del vínculo que se está estableciendo.

    En los hechos, Familias Entrerrianas Juntas por la Adopción y el Registro Único han  consolidado una relación simbiótica, lo que ha permitido que pese a que hay mucho terreno por recorrer, el sistema entrerriano sea valorado incluso más allá de los límites territoriales.

    “Con la ONG Ser familia por adopción, que es nacional, y con Familias Entrerrianas Juntas por la Adopción, sobretodo, en este último tiempo hemos trabajado mucho, lo que valoramos porque nos parece que es una forma de fortalecernos. Desde el RUAER apoyamos esta iniciativa de reformar las licencias por adopción, porque nos parece que es necesario y forma parte de la garantía de derechos en la conformación de familias adoptivas. No todas las legislaciones contemplan la licencia de trabajo, y otras sólo contemplan a favor de la mujer y no del hombre, y hoy por hoy ya no podemos seguir pensando en esa única dimensión. Si bien la reforma no es impulsada por el Registro, nos solidarizamos y apoyamos el trabajo que vienen haciendo en miras a modificar la Ley”, le dijo a EL DIARIO la secretaria del Ruaer, María Silvana Spais.

    Dato por dato

     “En este momento hay 140 niños, niñas y adolescentes que tienen declarada la condición de adoptabilidad: 85 son niños y niñas de entre 0 a 12 años de edad, 55 son adolescentes, 34 forman parte de grupos de hermanos y 33 niños niñas o adolescentes tienen alguna discapacidad o alguna patología compleja. Por otro lado, tenemos 344 legajos en trámite ante el Registro que incluye tanto a aquellas personas que ya han sido evaluadas y están a la espera de ser convocados, como los que están en proceso de evaluación o los que solamente han presentado su solicitud de inscripción. De ese grupo de 344 un 84% tienen disponibilidad adoptiva para niños de hasta 3 años, y solamente un 8,10% tiene disponibilidad para niños de hasta diez años o más. La disponibilidad para niños de 12 años o más y para adolescentes prácticamente es inexistente. Entonces, la imposibilidad de poder acceder a la adopción no está dada por una demora burocrática o administrativa, sino que tiene que ver con la incompatibilidad de la disponibilidad adoptiva de los postulantes respecto a los niños que están esperando”, comentó Spais al aportar que los datos se corresponden al balance realizado en el mes de agosto.

    Un escenario múltiple

    Durante septiembre, considerado el Mes de la Adopción, el Registro Único de Aspirantes a Guarda con fines de Adopción de Entre Ríos organizó distintos encuentros, en diferentes puntos de la provincia.

    De esas mesas de trabajo interinstitucional participaron también miembros del Ministerio Público del Poder Judicial (del cual depende el Ruaer), jueces de Familia y responsables del Consejo Provincial de la Niñez, la Adolescencia y la Familia. En todos los casos el objetivo fue intercambiar y acordar pautas de intervención en los procesos de búsqueda de familia y vinculación.

    La titular del Copnaf, Marisa Paira, explicó que “la idea planteada por el Registro es generar una instancia de intercambio que favorezca las prácticas de adopción y acompañe los procesos donde todos estos actores tenemos un rol fundamental”.

    La funcionaria agregó que “nosotros tenemos actualmente 420 niños, niñas y adolescentes en total, un número que es fluctuante, con medidas de protección en Residencias Socio Educativas, de los cuales 121 tienen declaración de adoptabilidad; entonces para nosotros es fundamental poder trabajar articuladamente como lo ha manifestado el gobernador Gustavo Bordet, no sólo con los organismos que dependen del Poder Ejecutivo sino también con el Poder Judicial y Legislativo, para poder validar y garantizar accesibilidad de derechos de niños y adolescentes”.

    Ante una consulta comentó que “también en esta reunión compartimos con las diferentes áreas los detalles del Programa Andando de reciente creación en el marco de la Ley Nacional de Egreso que es un programa conjunto entre el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia a través de la Secretaría de la Juventud y el Copnaf; y que tiende a fortalecer la autonomía y acompañar los procesos de egreso de adolescentes, que se criaron en nuestras residencias y que tienen declaración de adoptabilidad y cumplen sus 18 años”.

    María Silvana Spais, secretaria del RUAER. Foto Sergio Ruiz.

    ¿Qué es el Ruaer?

    Es un organismo que garantiza el tratamiento homogéneo e igualitario en todo el territorio provincial de las gestiones requeridas para quienes pretenden adoptar niños/as y/o adolescentes, siempre que reúnan los requisitos dispuestos por la ley Nacional de adopción Nº 24.779 y la Ley Nº 9.985 de la Provincia de Entre Ríos.

    Sus funciones son:

    – Gestionar, registrar y actualizar la información sobre la lista única de aspirantes a guardas con fines adoptivos de todo el territorio provincial.

    – Efectuar a través de un equipo interdisciplinario la evaluación y un acompañamiento profesional a quienes pretenden adoptar.

    – Comunicar al Registro Único Nacional de Aspirantes a Guarda con fines adoptivos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación el resultado de las evaluaciones realizadas a los fines de conformar la Red Federal de Registros.

    – Asesorar y acompañar a las personas interesadas en adoptar; considerando que éste es un proceso comprometido y responsable.

    – Ofrecer espacios permanentes de consulta sobre el trámite de inscripción, y periódicamente bajo la modalidad de talleres de reflexión destinados a la contención y elaboración de situaciones complejas durante la guarda.

     

     

    Se cierra el Mes de la Adopción

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    Lo más leído

    Agroclave