15.6 C
Paraná
domingo, octubre 20, 2019
  • Sociedad
Más

    Habrá un nuevo reencuentro de “Amigos en el tiempo”

    Hoy se desarrollará el cuarto reencuentro de «Amigos en el tiempo», que reúne a un grupo de exinternos del Hogar de jóvenes Roque Sáenz Peña de la ciudad de Viale, actual Residencia de jóvenes Roque Sáenz Peña. Esta edición por primera vez, se llevará a cabo en la misma institución.

     

    Redacción EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

     

    Jabil Elías Reibele, de 47 años, vivió desde los 7 años y hasta los 21 en el hogar de Viale. Actualmente, está radicado en Paraná, y es el organizador del evento que se desarrollará hoy.
    En diálogo con EL DIARIO, Reibele comentó cómo surgió la idea de reencontrarse con los excompañeros. “Tuvimos un primer encuentro con un grupo reducido de exinternos luego de 25 años de no vernos porque cada uno tomó rumbos diferentes y formaron sus propias familias”.

    “Gracias a las redes sociales nos volvimos a contactar. La idea es encontrarnos y visitar el lugar que nos cobijó durante tantos años, así fue que comenzamos este reencuentro de ‘Amigos en el tiempo’, que cada año fue creciendo en número de asistentes”.

     

    Una foto de aquellos tiempos compartidos entre amigos del Hogar.

     

    Con respecto a la jornada que compartirán hoy en la Residencia de jóvenes Roque Sáenz Peña de Viale, Reibele adelantó que “se compartirá con los actuales internos, será una reunión muy gratificante para ambos grupos. Además, se contará con algún representante del Copnaf, también por primera vez”.

    Agregó que “soy el vocero simplemente por elección de mis compañeros, ya que siempre me involucré mucho y defendía los derechos del niño en una época difícil, cosa que vengo escribiendo hace casi un año, y espero poder plasmar de manera casi cronológica en un libro, nuestra historia puertas adentro de un hogar”, comentó.

    Elías destacó que “la mayoría de los integrantes del grupo migraron a otras provincias, por lo que cada grupo familiar que viaja, lo hace con enorme esfuerzo y sacrificio, pero con la alegría y el deseo de volver a vernos las caras. También este año se sumarán algunos ex internos que estuvieron entre 1980 y 1995”.

     

    Jabil Elías Reibele es el organizador de los reencuentros de quienes fueron internos del Hogar de jóvenes Roque Sáenz Peña de la ciudad de Viale.

     

    ANTES DEL HOGAR

    Jabil Elías Reibele nació en Pergamino, y a los dos años y medio la madre lo abandonó en la terminal de ómnibus de Salto (Buenos Aires). “Me rescató mi padrino que vivía en La Plata. Después de uno o dos años “aparece mi padre y nos fuimos a General Pacheco, después viví en muchas ciudades”.

    “A los 7 años me entregó a la policía porque decía que ya no podía tenerme. En ese pequeño lapso padecí abusos y malos tratos por parte de mi padre, así que terminar en un hogar fue un alivio para mí. A pesar de ser una época en la que también había malos tratos en los hogares”.

    “Padecí el abandono, el desamparo y la soledad como cualquier chico abandonado. Sin embargo no acumule rencor, ni odio, simplemente lo iba transformando en sueños y deseos por salir adelante y no volver a repetir la historia que mis padres tejieron conmigo”.

     

    EN PARANÁ

    Jabil Elías egresó del hogar en Viale, donde hizo la escuela primaria, la secundaria y el servicio militar obligatorio, por aquellos años, y se radicó en la ciudad de Paraná. Aquí comenzó a trabajar y conoció a Verónica con quien formó una familia y tuvieron un hijo, Lucio Elías, de 19 años, estudiante del profesorado de educación física.

    “A pesar que la vida nos jugó una mala pasada, podemos salir fortalecidos y victoriosos. Nada fue fácil para nosotros, pero tampoco es imposible superar los obstáculos que nos presenta la vida”, afirmó Reibele.

     

    Elías Reibele y su hijo, Lucio.

     

    “Llegué en el 94 a Paraná, empecé a trabajar de preventista, de viajante y en seguridad. Conocí a mi señora y nos casamos, tenemos un hijo que va a cumplir 20 años, que estudia profesorado de Educación Física. Tenemos un pequeño gimnasio en casa, donde hacemos entrenamiento personalizado”.

    Los cambios entre hogares y residencias

    Los Hogares no son lo mismo que las Residencias Socioeducativas. Cambiaron no solo el nombre sino también la modalidad de trabajo con los niños o adolescentes que alojan. Dichos cambios se basan en nuevas leyes (provinciales y nacionales). Antes existía la vieja ley de Patronatos, los Hogares estaban vinculados a ella y atendidos por celadores. Más que nada eran orfanatos, con un reglamento y disciplina de libertad restringida. En la actualidad, las Residencias Socioeducativas no cuentan con celadores. Funcionan con Promotores de Derechos, docentes que brindan talleres y realizan un acompañamiento en cuidados integrales. Las Residencias son abiertas bajo la tutela del Copnaf; por lo cual quienes viven allí, pueden salir a realizar actividades escolares, recreativas, a practicar deportes, a desarrollar rutinas cotidianas de manera normal.

    Sin embargo, muchas veces por costumbre se menciona a instituciones que ya no existen, como el Consejo del Menor. El organismo del Estado que se ocupa de las áreas niñez, adolescencia y familia es el Copnaf. Pero hay resabios de terminologías vinculadas a la vieja ley como “menor”, “celador”, “hogares” que remiten a una cuestión cuasi delictiva. Inclusive fueron eliminadas en la legislación más reciente por ese motivo. No obstante, muchos de estos espacios estatales albergan a personas que están bajo la protección del gobierno porque viven una situación parental complicada o no tienen padres.

    Vieja casona

    Jabil Elías Reibele

    En cada una de tus habitaciones,
    en cada rincón nacieron,
    pedacitos de historias que se fueron tejiendo,
    en tus viejas paredes se grabaron recuerdos,
    de gritos, de risas, de llanto y consuelo…
    Me abrazaste una mañana como a tantos yo creo,
    guiaste mis pasos con errores y aciertos,
    me hiciste de hermanos que nunca crecieron,
    de almas nostálgicas de niños eternos…
    porque aún siendo hombre me vuelves un pequeño,
    cada vez que te pienso y ya no te tengo,
    mi vieja casona que el paso del tiempo,
    desgasta tus paredes pero no tus recuerdos.

     

    Lo más leído