Cultura, Home

La primavera llega florecida entre “Canciones de agua dulce”

Tras varios años de trabajo, María Silva y Juan Martín Caraballo presentarán esta noche a las 21 en la Casa de la Cultura, su CD  “Canciones de Agua Dulce”.  El disco, grabado por la cantante y el guitarrista, es resultado del encuentro luminoso del dúo, y se apoya en una cuidada selección realizada sobre clásicos del cancionero Litoraleño.

 

Carlos Marín / coordinacion@eldiario.com.ar

 

La idea inicial de “Canciones de agua dulce” se gestó al calor del tercer Permio del Concurso régimen de Fomento para Ediciones Discográficas de Música Folklórica Argentina. Fondo Nacional de las Artes 2015, que la entidad otorgó al proyecto que se presentó oportunamente a la convocatoria lanzada por la entidad.

La intención de los artistas con su iniciativa fue dejar registro de un trayecto que habían realizado los asño previos y del cual el CD es hoy un excelente testimonio.

“Desde el comienzo del proceso, uno de los objetivos fue plasmar en una grabación lo que sucedía en el dúo cuando nos presentábamos en vivo. Quisimos reproducir ese ambiente, y tratar de que quedara lo más aproximado posible, con un enfoque intimista y casi austero en la instrumentación, es decir sólo guitarra y voz”, conto Maria Silva a EL DIARIO.

Por diversas razones el período de grabación se extendió más de lo previsto por lo cual el número de canciones se amplió de lo inicialmente planeado y de ese modo “el proyecto fue cobrando forma, con cambios y modificaciones”. De todos modos el criterio para escoger las canciones, se mantuvo: “no canto un tema que no me conmueva”, asegura Silva. El resultado muestra que su sensibilidad le impide entonar algo que no movilice: “Si no me enamora de verdad, prefiero no elegir una canción”, agrega. La selección final se asentó en esas premisas.

Esa decisión se percibe en el resultado final, con hermosas versiones que van desde el inicial “Corazón de Curupí”, de Chacho Muller, con el cual abre el disco, en un registro muy básico y despojado con voz y guitarra, hasta “Facilón de adivinar”, clásico chamamecero de Juan Carlos Alsina que cierra la lista de temas, en una interpretación que la transforma en una canción nueva. Pero a la vez la misma. Esta paradoja recorre todo el trabajo, ya que tanto en las interpretaciones como  en los arreglos, se observa el esfuerzo de Caraballo en recrear –desde una lectura en clave contemporánea- a los conocidos clásicos. En igual sentido avanza María Silva. No se trata de cambiar porque sí, sino de enriquecer un legado, un acervo patrimonial con un enfoque que lo reactualiza conservando el núcleo esencial. Se trata de uno de los aspectos más elogiables de este gran trabajo del dúo Silva-Caraballo, que además permite comprobar que la cantante conserva intacta su calidad interpretativa y su capacidad vocal.

En la lista de temas se encuentran –entre otros- El pescador, de Sampayo; De mi guitarra a la costa, de Miguel Martínez, Ocaso de un pescador (Moguilner-Rochi); Antiguo dueño de las flechas (Luna-Ramírez); La solapa (Santos Tala); y el Silencio del rancho (Marcelino Román – Miguel Martínez). Algunos de ellos se ven realzados con la participación de Arito Cardoso (bajo), Hernán Carnero (batería), Colores Calvi (percusión), Pablo Suárez (flauta traversa), y Gustavo Reynoso (bandoneón).

Como detalle especial, el disco incluye también “Lejos del pueblo”, un chamamé con letra de María Silva y música de Juan Martín Caraballo en el que ambos exponen su capacidad como autores. La composición fue distinguida en el Encuentro Entrerriano de Folklore, en Villaguay, con el primer premio en el rubro “Canción inédita”.

El disco transmite emoción y convicción. “Esto es lo que quiero; ese es el camino que elijo para decir lo que pienso”, asegura María Silva. “Me apodero de la canción y la hago mía”. El disco es la confirmación de que ese objetivo ha sido conquistado.

Con esas premisas, Silva y Caraballo convidarán al público a sumarse esta noche a un encuentro con lo mejor de la música del Litoral con dos intérpretes que merecen recibir el reconocimiento de su pueblo.