Economía, Galería, Home

Dueños de estaciones de servicios dicen estar frente al peor escenario

Además del congelamiento de precio para la venta de combustible en los surtidores, el desfase se produce por la disparada de la divisa norteamericana y el inesperado ataque a refinerías de Arabia Saudita que subió el precio del barril. Desde la Cámara Entrerriana de Expendedores expusieron a EL DIARIO la difícil situación que atraviesan.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

El Gobierno Nacional dispuso en agosto un congelamiento del precio de los combustibles a fin de mitigar el impacto de la disparada del dólar luego de las elecciones PASO. La medida fue recibida con cautela por los expendedores aunque luego fueron marcando algunas complicaciones que se fueron dando.

Una de ellas tiene que ver con la aplicación de cupos mínimos que las petroleras deben garantizar a la hora de proveer combustible. Son mínimos pero terminan siendo un tope ya que más allá de ese piso, los distribuidores no suelen vender.

Ahora, un escenario internacional imprevisto como fue la disparada del precio del crudo después del ataque contra instalaciones petroleras en Arabia Saudita, sacudió la situación local y modificó las condiciones de comercialización. Sin embargo, desde el Gobierno Nacional aseguraron que el congelamiento de precios continuará hasta noviembre.

“Es el peor de los escenarios: congelamiento, dólar a 60 pesos y el crudo a 70 dólares”, advirtió Osvaldo Gonzáles de la Cámara Entrerriana de Expendedores de Combustibles, en diálogo con EL DIARIO.

En ese sentido, fuentes del sector han calculado que la brecha entre el precio que deberían estar las naftas tras el repunte del barril de crudo y el que se marca en los surtidores supera el 30%.

 

CUPOS. Pero para los estacioneros la situación más complicada tiene que ver con los cupos de provisión. Es que, de acuerdo a lo dispuesto por el Gobierno, cada petrolera debe comprometerse a entregar por lo menos la misma cantidad de litros que proveyó durante el mes de julio, que fue el último antes del congelamiento. Lo que debió ser un piso garantizado en la práctica se convirtió en un techo y eso es lo que reciben los vendedores minoristas.

“Pusieron un cupo mesual que se aplica semanalmente. Dividen la compra de un mes en cuatro entregas semanales, pero a veces no se corresponde con las necesidades o se requiere una semana más que otra y no lo cubren”, remarcó González.

En ese panorama, la realidad de las denominadas “estaciones blancas” que son las que no están relacionadas con grandes empresas petroleras sino que les compran a proveedores particulares es más desfavorable: “La situación de las estaciones blancas es peor, porque el canal mayorista en el que ellos se abastecen el gobierno les liberó el precio y les permitió que si justifican les vendan a precio menor para las estaciones de servicios. Pero están mal porque están comprando a precio de surtidor”.

 

LÍMITES. Siguiendo con el cupo, las estaciones sufren una limitación en las ventas ya que no pueden expender más de lo que reciben.

“Como hay un cupo, las estaciones venden todo lo que le dan. Hay algunos clientes que habían pasado a comprar directamente a las petroleras o a los mayoristas. Pero ahora las distribuidoras les venden a precio del público. Por eso salen a las estaciones a buscar precio. Pero no se los puede abastecer porque con el cupo no se pueden incorporar clientes nuevos porque las estaciones se quedarían sin combustible antes de fin de mes”, hizo notar el dirigente empresarial.

Destacó luego que “al cupo lo calcularon teniendo en cuenta el último mes antes del congelamiento de precios o el mismo mes del año anterior, según cuál fuere mayor. Eso es lo mínimo que tienen que proveer y es lo que venden. Por eso las ventas están iguales, se vende lo mismo que el mes anterior”.

Finalmente, advirtió: “Estamos en una situación delicada porque no se puede vender más que el mes pasado, que de por sí ya era poco, y encima con el precio congelado. Tenemos dos temas pendientes. Uno es la apertura de paritarias en octubre y la otra es qué va a pasar el día después del congelamiento. Si hay una suba del 15 o 20% sin stock para nosotros será mortal. Con un margen del 8 o 9% aumenta un 20 es el doble de la utilidad, lo que se puede llegar a perder en stock es terrible y la petrolera no nos va a abastecer”.

 

Advierten por desabastecimientos

El presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni), Alberto Boz, advirtió: “En nuestro país ya lo vivimos. Cuando se intenta hacer un control de precios inmediatamente comienza el desabastecimiento, la no entrega por parte de las petroleras. La Secretaría de Energía dice que las petroleras tienen el precio fijado por dos decretos y por lo tanto deben entregarnos la cantidad que nos venían remitiendo. Pero no lo hacen”, aseveró.

Boz comentó que “si bien el canal mayorista está un poco más liberado hay diferencia de precios en el gasoil que venden las estaciones blancas que, precisamente, se abastecen de los mayoristas. Esto hace que haya diferencias en los costos con una estación de bandera”.

Además, dijo que “esta escapada del barril de crudo nos coloca en una situación más complicada de la que estábamos. Ahora estamos hablando de un barril que estaba en 50 y ya pasó los 80. A eso hay que sumarle el tipo de cambio interno. Por eso el gobierno dispuso el congelamiento pero las petroleras retacean los envíos. De este modo, YPF no podrá satisfacer toda la demanda”.

Por su parte, el presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles del Centro de la República Argentina (Fecac), Gabriel Bornoroni, aseguró que “hay un 38% de atraso en los precios de los combustibles” y advirtió que desde hace cuatro días hay desabastecimiento.

“Hoy tenemos una desactualización del 38%, según el cálculo que hacemos teniendo en cuenta el precio del dólar, los biocombustibles (con los que cortan las naftas y el gasoil) y el valor del crudo”, agregó Bornoroni.

Al momento de anunciar el congelamiento de precios hasta el 12 de noviembre, en el gobierno estimaban que para esa fecha habrá un atraso en el precio que se ubicará entre el “20 y el 25%”, pero la inesperada suba del valor internacional del petróleo alteró la adecuación original.

Reclamo de estaciones de servicios de bandera blanca por los precios

El precio de los combustibles se congelará por 90 días

Naftas: dudas por el congelamiento