Home, Judiciales, Policiales

La preventiva de los Siboldi divide aguas entre Justicia y vecinos

Vecinos de barrio Paracao, donde cumplen el arresto domiciliario los hermanos Siboldi, se reunieron con la jueza que dictó la medida. Los primeros se fueron disconformes y dejaron en claro que sus derechos fueron “pisoteados”. La magistrada defendió la resolución y sostuvo que se tomaron medidas para cuidar a los vecinos.

 

Redacción EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

 

La polémica que se generó por el lugar donde los hermanos Brian Exequiel y Alexis Siboldi cumplirán la prisión preventiva en la modalidad morigerada de arresto domiciliario tuvo un nuevo capítulo. Ayer, vecinos de Paracao, barrio donde finalmente comenzaron a cumplir con la medida adoptada por la jueza de Garantías N°1, Marina Barbagelata, el lunes 26 de agosto, se presentaron en Tribunales y se reunieron con aquella.

El encuentro duró una hora y 45 minutos en los que las partes no se pusieron de acuerdo. Los vecinos pretenden que los hermanos sean retirados del barrio y la jueza, finalmente, se posicionó y dijo que la medida se cumplirá en la nueva vivienda. Se trata de la casa de la abuela de dos imputados por el triple crimen de Bajada Grande.

 

Antecedentes

La manifestación de barrio Paracao tiene dos antecedentes. Se trata de sendas movilizaciones de vecinos de María Grande, primero, y Viale, después, que exteriorizaron su desagrado ante la resolución judicial que determinó que los hermanos cumplan el arresto domiciliario en aquellas localidades.

El efecto dominó llegó a Paraná y cristalizó en una manifestación de vecinos de la zona sur de la capital entrerriana. Es que ante la imposibilidad por razones técnicas de colocar la tobillera electrónica a los hermanos en una casa en barrio Anacleto Medina, donde se iba a cumplir la resolución, se presentó una nueva vivienda en barrio Paracao y lo vecinos decidieron emular a sus pares de aquellas dos localidades de Paraná Campaña.

Si bien Barbagelata ha tratado de dejar en claro que las sucesivas marchas atrás en la ejecución de la resolución, que dictó cumpliendo con parámetros ajustados al debido proceso, no fueron por las movilizaciones “populares”, en el imaginario colectivo parecen actuar otras percepciones e interpretaciones.

 

Vecinos en acción

Santiago Frías es abogado y fue la voz de los vecinos ante la jueza. Al término de la reunión, manifestó que “evidentemente no llegamos a nada, simplemente la jueza mantuvo su decisión de continuar con la sentencia que oportunamente dictó, lo que nos desconforma totalmente” y fue más allá al opinar que “fue una jornada nefasta donde los derechos de los ciudadanos han sido pisoteados, esa es mi opinión como ciudadano, como vecino del barrio. Estoy a diez metros de esta situación, lo vivo en carne propia y vemos nuevamente que nuestros derechos son vulnerados. Pedimos que estos sujetos sean trasladados a otro lugar o que sean dejados en libertad, nosotros no los queremos en nuestro barrio”.

Al ser consultado por El Diario sobre su opinión, ya no como ciudadano sino como hombre de Derecho, expresó: “Pienso que el Derecho tiene que modernizarse a punto tal que las opiniones de la sociedad sean escuchadas por los jueces desde su despacho. Particularmente en este caso cuando le consultamos personalmente a la jueza dónde vive, nos dijo que vive en un country club, así que verdaderamente vemos que los despachos de los jueces están muy lejos de la realidad de los ciudadanos, que en este caso en particular temen por su seguridad porque creemos que en algún momento puede haber una vindicta una acción de revancha por parte de las personas que tienen que estar muy enojadas porque les mataron sus familiares y somos presos todos los ciudadanos del barrio porque esto puede llegar a pasar. Cerca está club Neuquén, hay millones de vecinos, está club Paracao, no estamos dispuestos a aceptarlo y por eso trajimos un petitorio con más de 200 firmas, que seguramente se irá multiplicando hasta hacer que la opinión de la Justicia tenga en cuenta al ciudadano de a pie”.

Entre otras manifestaciones, Frías expresó que la jueza les dijo que “como ciudadanos no tenemos intervención en el proceso, que ella como juez de Garantías vela por los derechos de los imputados y de las víctimas” y que la conducta de los Siboldi y su entorno “verdaderamente nos están dando un mensaje de que la prisión domiciliaria es una chacota”.

 

Razón

Posteriormente, Barbagelata manifestó: “Creo que los Siboldi (el caso) tiene la particularidad de lo que pasó en María Grande y en Viale y la gente pensó que no fueron allí porque se habían movilizado, creyeron que era una herramienta que lograba esto. Lo cierto es que no se quedaron ni en María Grande ni en Viale porque los defensores dijeron que no estaban en condiciones de sostener esos domicilios y por eso hubo que cambiarlos; no fue porque la movilización o desde la magistratura se cambiara y se dijera ‘no los quieren allí, llevémoslo a otro lado’, de ninguna manera fue así. La movilización no fue la razón”.

Respecto de la reunión, la jueza informó que “a los vecinos les expliqué claramente que la decisión era una decisión que tenía en cuenta lo que se resolvió en la audiencia y lo que fue referido por las partes que están legitimadas en el proceso, que son la defensa, la Fiscalía y la parte querellante, y tanto la Fiscalía como la defensa estaban de acuerdo en que la prisión preventiva en la modalidad de arresto domiciliario con tobillera y con esta custodia era suficiente”.

 

Principio

Barbagelara precisó que recibió la nota en las que los vecinos expresaron su malestar. Así, opinó: “Me pareció importante que se generara un espacio donde supieran que se los iba a escuchar y fueron efectivamente escuchados. Me manifestaron sus temores, sus angustias por esa situación que percibí que era real, producto de lo que pueden conocer del hecho que se les atribuye, que es un hecho grave”.

En este sentido, señaló que trató de “explicarles que hasta que no haya una sentencia que los condene son inocentes, y que en ese barrio vive la abuela, parte de esa comunidad es la abuela de los imputados, y tiene derecho a albergar a sus nietos para que puedan cumplir en su domicilio la prisión preventiva. La persona a cargo no tiene que impedir físicamente la fuga, no es ese el rol de persona a cargo”.

También aclaró que la dueña de casa no está a cargo de los imputados, se trata de otra persona que está a cargo como garante, además de destacar que están con tobillera electrónica.

Además, recordó que “es la segunda vez desde que soy jueza de Garantías que dispongo una custodia permanente en la puerta, más para darle tranquilidad a los vecinos que para reforzar la prisión preventiva”.

 

El asado del sábado

Respecto a una situación que se habría generado el sábado en el barrio, despertando temor en los vecinos, la jueza Barbagelata explicó que “estas personas están detenidas desde el 25 de mayo en un domicilio privado, después de estar varios meses presos es razonable que hayan hecho un asado, no voy a entrar a valorar o dar detalles, no sé qué características, evidentemente como estamos hablando de un encuentro de familiares, 20 personas es un número alto pero sigue siendo razonable después de estar seis meses presos”.

 

La jueza ratificó que los Siboldi continuarán en barrio Paracao