La Provincia, Policiales, Sociedad

Piden un careo entre dos médicos

El objetivo es aclarar las versiones encontradas que hay sobre el estado de salud del mellizo varón en su paso por la sala de Terapia Intensiva del Hospital Militar.

 

Aún restan resolver algunas cuestiones vinculadas al listado de testigos, pero comenzó a transitarse la etapa final de testimonios en el juicio que busca determinar las responsabilidades de los tres médicos propietarios del Instituto Privado de Pediatría de Paraná, en delitos vinculados al Terrorismo de Estado.

Ayer, la novedad del día tuvo que ver con una solicitud de la defensa de los profesionales para que los médicos Juan Ferraroti y Alfredo Berduc sean sometidos a un careo.

El objetivo es esclarecer las versiones encontradas que tienen sobre el estado de salud del mellizo varón en su paso por la sala de Terapia Intensiva del Hospital Militar.

Además, se definió que se introducirá por lectura la testimonial de Estela de Carlotto. Durante la jornada de miércoles, atestiguaron tres personas ante el tribunal unipersonal de Roberto López Arango.

Se concretó ayer una nueva audiencia por el juicio que busca saber qué pasó con el mellizo varón de Raquel Negro y Tulio Valenzuela, como así también determinar las responsabilidades penales de los tres médicos propietarios del IPP: Miguel Torrealday, David Vainstub y Jorge Rossi.

Sin embargo, la querella hizo un pedido sobre algunos testigos que debieron haber sido convocados y que, hasta el momento, no han sido llamados a brindar su testimonio.

Con estos pocos casos a resolver su situación, se atraviesa el final de una extensa lista de testigos propuestos por las tres partes: la fiscalía a cargo de José Candioti, las querellas y las defensas de los acusados.

Lo más importante de la jornada tuvo que ver con una solicitud de los abogados defensores Walter Rolandelli y Miguel Cullen, para que los doctores Juan Ferraroti y Alfredo Berduc sean sometidos a un careo para resolver las contradicciones que surgieron de sus testimonios sobre un mismo hecho: el estado de salud del mellizo varón.

Este pedido no sufrió ninguna oposición por parte de la fiscalía y la querella. Berduc aseguró ante el juez que el hermano de Sabrina Gullino estaba cianótico y con problemas de salud al momento de estar internado en el Hospital Militar.

Por su parte, Ferraroti desmintió a Berduc y aseguró que cuando el observó los bebés no notó que la piel del varón esté de tono azulado ni que sufra algún malestar.

El careo no tiene fecha confirmada pero se trabajará desde el Tribunal Oral Federal (TOF) para garantizar su realización, teniendo en cuenta el estado de salud del doctor Ferraroti, a quien se le tomó declaración en su propio domicilio durante estas audiencias.

La fecha estimativa es la del 10 de septiembre, día en el que también se realizará la inspección ocular en la sede del IPP, ubicada en calle España antes de llegar a Libertad. Para la misma, la querella solicitó la presencia de algunos testigos.

Otra de las novedades del día tuvo que ver con la solicitud de la secretaria del TOF, quien le pidió a los oficiales de Gendarmería Nacional que están en la sala que no saquen más fotos durante el desarrollo de las audiencias.

Sucedió tras el reclamo de los organismos de derechos humanos ante reiteradas veces que los distintos gendarmes se toman la atribución de fotografiar a testigos y participantes de las audiencias, en un acto que permite la sospecha sobre el destino de dicha información.

En cuanto a las pericias caligráficas a realizarse sobre el libro de producción del IPP, donde se registraban los ingresos y egresos de las internaciones, se adelantó que los resultados estarán listos –aproximadamente- el 19 de septiembre. Es por esto que los alegatos se están programando para finales de septiembre, aun en fecha a confirmar.