Entre Ríos, La Provincia, Paraná

No hay certeza sobre el tiempo que demandará la reparación del tren

El servicio de trenes entre Paraná y Colonia Avellaneda quedó suspendido el martes por una rotura de los engranajes de las ruedas, “vendría a ser lo comúnmente llamado diferencial”, explicó a EL DIARIO el encargado de Operaciones de la estación, Sergio Portela. No se sabe cuánto demandará la reparación. En tanto, ha quedado plenamente demostrada la utilidad y necesidad de este transporte de pasajeros.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

La semana pasada ya había quedado fuera de servicio el tren pero se trató de un problema electrónico, de la parte del tablero de conducción, que fue solucionado en poco más de un día.

Por el inconveniente que surgió esta semana, este miércoles se trabajaba en el predio de la estación del ferrocarril en la reparación. “Hay que desvincular la parte de la caja de la de las ruedas”, indicó Portela, sin precisar el tiempo que podría insumir el arreglo “porque pueden surgir algunos imprevistos como en toda pieza mecánica”. No obstante, aseguró que estaban trabajando para “a la mayor brevedad, poner en servicio el tren”.

Contar con el personal técnico y las herramientas necesarias posibilita que el arreglo se haga en Paraná. El problema se genera con los repuestos. “Siempre surge algo que no tenemos en stock y tenemos que salir a buscarlo, a veces a otra provincia, o si se puede acá en la ciudad”, dijo el ferroviario.

Este miércoles  en horas de la mañana se estaba desarmando para determinar el problema y seguidamente, los repuestos necesarios. Resueltas esas dos cuestiones, de todos modos hay un tiempo posterior que se necesita para “los ajustes, porque se trata de engranajes”, reiteró.

Si los desperfectos se pueden atribuir al mayor uso en el período que se extendió el paro de colectivos, Portela comentó que “son piezas mecánicas, tienen su desgaste, su esfuerzo, y todo influye, también el estado del tiempo, la lluvia”.

 

PASAJEROS. El servicio a Colonia Avellaneda transporta aproximadamente unas 700 personas por día. Cuando surgió el conflicto en el transporte de colectivos, ese número llegó a las 2500 diarias, y en la actualidad, se ubica en alrededor de 1000, 1.200.

“La gente valora la puntualidad y la seguridad en el traslado por lo que una vez que acomodan sus horarios, y ven que pueden llegar a horario a sus obligaciones, normalmente se quedan con el tren. El precio que se mantiene en $2, ayuda a la economía mensual”, evaluó el entrevistado.

Portela observó que “es una opción interesante por la seguridad y especialmente por la puntualidad. Tenemos un horario de salida y otro de llegada que puede presentar una diferencia de 2, 3 minutos, pero son horarios fijos”. También trasmitió que el reclamo de los pasajeros se genera porque pretenden que se aumenten las frecuencias. Y, resolver el pedido no resulta sencillo. “Por una cuestión operativa no se pueden superponer trenes o meter más trenes sobre una misma vía”, justificó. E incorporar más horarios continuados, tiene limitaciones también, “entre el momento de llegada de uno y la salida del otro, el personal de conducción, personal de guarda”, condicionan la programación de más horarios, pero “estamos haciendo dentro de lo que es el reglamento, lo que más se puede”.

La estación en Paraná se muestra por estos días sin actividad por la rotura del tren.

Durante el paro de colectivos, se sumó un horario en los servicios en respuesta a las necesidades de los usuarios. Solucionado el conflicto, esa frecuencia no se mantuvo pero tan pronto como resulte necesaria puede restablecerse. Portela señaló que “el servicio adicional quedó como opción cuando se presenta mayor demanda, pero no es permanente. Agregamos el de las 15, porque había gente que a las 13.30 no alcanzaba a tomarlo para volverse” a su domicilio.

Actualmente, los horarios de salida desde Paraná son 0:5; 6:30, 9:00, 13:30, 16:20 y 18:00.

El pasaje es de 120 personas sentadas y se llegaron a llevar por vagón unas 150. Son viajes de 10, 15 minutos, lapso en el que se van desocupando los asientos por los pasajeros que se bajan en las estaciones intermedias. Tiene aire acondicionado, baños. Si bien las comodidades son evidentes, “lo importante es la puntualidad y la seguridad”, insistió.

A partir de la experiencia, el jefe de Operaciones trasmitió la inquietud de los usuarios por colectivos que pasen por la zona de la estación de trenes de modo de completar su traslado hacia los distintos destinos. “Eso lo queremos trabajar con la Municipalidad, que haya un servicio integrado entre el ferrocarril y los centros de mayor convocatoria, como pueden ser la Plaza de Mayo, la Casa de Gobierno o los hospitales”.

 

ESTRATEGIA. La estación local depende del Ministerio de Transporte de la Nación. Desde esa cartera emanan las directivas, pero también desde acá se hacen sugerencias, comentó el jefe de operaciones. Según la planificación del organismo, se accede o no.

Esta estación, dentro de la organización del Ministerio corresponde a “Regionales” que comprende Córdoba, Neuquén, Posadas, Chaco, Salta. “Vemos que se viene incrementando entre el 50 y el 80% la actividad para pasajeros en esos servicios, o sea que en el Ministerio se están dando cuenta que en el interior se necesita servicios de pasajeros de trenes”.

A propósito de planes, durante las dos semanas que se extendió el paro de choferes del transporte en colectivos, desde el Municipio nadie se acercó a conversar interesado por la prestación del servicio, respondió Portela a partir de la consulta periodística. “Únicamente se acercó la Provincia para ver si podíamos incorporar mas servicios o más capacidad en los horarios de entrada y salida del empleado público.

 

Al margen

La delegación Paraná cuenta con una planta de personal de aproximadamente 40 personas divididas entre la Administración, Transporte, Mecánica y Mantenimiento de vías.