Galería, Home, Paraná, Sociedad

La bajante del río complica la provisión de agua potable

Se han realizado trabajos para profundizar el nivel en que se encuentra la toma ubicada en el denominado muelle viejo. Prevén que el río seguirá bajo.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Hace dos meses que el río Paraná comenzó a bajar de forma gradual su caudal. Esta semana, y como se observa a primera vista en la zona costera de la capital entrerriana, alcanzó el registro más bajo de los últimos diez meses. La tendencia decreciente inició en julio y, según las proyecciones del Instituto Nacional del Agua (INA), en las próximas semanas llegaría a bajar hasta 1,86 metros para el 3 de septiembre, es decir más de un metro por debajo de la altura media que se estima para esta época del año (2,89 metros).

El descenso gradual se sostiene y las imágenes, por ejemplo de la dársena del Puerto de Paraná luce con un pequeño canal por el que ingresan y egresan las embarcaciones de poco calado. En el canal principal, ubicado entre la costa paranaense y la ruta nacional N° 168, el bajo nivel hasta el momento no reportó inconvenientes para la navegación de los buques de gran calado.

Una de las principales complicaciones por la baja del nivel del río es que afecta a la provisión de agua potable a la ciudad. Es que la bomba de extracción puede quedar por debajo de la línea de nivel del Paraná sobre todo a la que provee a la planta potabilizadora de calle Ramírez.

Desde Obras Sanitarias de la Municipalidad están haciendo tareas de prevención a fin de evitar que se vea afectado el servicio de agua.

PROBLEMAS. “Tuvimos problemas con la toma del muelle viejo e hicimos un trabajo de profundización del canal de alimentación. Trabajamos lunes y martes, alquilamos una máquina especial para eso que viene con un brazo extensible y le dimos profundidad a un canal de alimentación. Con eso recuperamos la bomba. Durante 24 horas la sacamos de servicio. Hasta que hicimos la profundización la pusimos a funcionar y ahora está rindiendo bien”, relató a EL DIARIO José Borghello, director de Obras Sanitarias de la Municipalidad de Paraná.

“De todas formas, estamos a la expectativa que no siga bajando. La bajante mínima que tuvimos en el 2017 cuando tuvimos que dragar frente al muelle llegó a 1,56 metros. Estamos a 2,11 metros, es decir 60 centímetros arriba. Pero la sedimentación que tuvimos en estos casi dos años fue mayor. Si bien estamos con 60 centímetros por arriba estamos preocupados porque si llega a bajar 40 centímetros vamos a estar complicados”, reconoció el funcionario del Municipio.

Aún así, los pronósticos son alentadores ya que la bajante no sería tanta y se podría alcanzar un nivel que no afecte la extracción de agua.

“Según los datos que nos está dando Vías Navegables, alrededor de 10 días se va a mantener esta medida y después viene un repunte. Pero igual estamos medio preocupados. Tenemos alternativas, como desactivar la bomba por 24 horas nuevamente y profundizar un poco más. Si bien hicimos todo el canal de alimentación quedó sedimento sobre la misma bomba. En una olla donde está la bomba trabajando. Ahí sería darle mayor profundidad. Pero si sigue la bajante hay que parar la bomba y hacer todo ese trabajo”, destacó.

Pero Borghello entendió que una solución más estable sería dragar el río en la zona de extracción pero advirtió que no es fácil encontrar una draga para hacerlo. “Mientras tanto estamos viendo que se tramite una draga de la provincia”, subrayó.

 

En la toma ubicada en el muelle viejo se deben realizar trabajos para profundizar en canal. Foto: Sergio Ruiz.

SIN ALMACENAMIENTO.  Por otra parte, ante una consulta de El Diario, el funcionario dijo que es imposible almacenar agua cruda en vistas a una posible mayor baja del río.

“No es posible almacenar agua cruda porque la producción es directa y continua. Las 24 horas se está produciendo agua. A medida que va entrando agua del río va a los decantadores y se va haciendo todo el proceso de potabilización. Esa bomba nos trae agua a la planta del Cristo (sobre avenida Ramírez, en la zona de la iglesia Cristo Redentor). Produce un millón de litros por hora, son 24 millones por día y significa el 20% de la producción de agua. Por eso nos tiene preocupados pero estos últimos tres o cuatro días anduvimos bien. Hay que esperar que la naturaleza nos acompañe”, concluyó.

El río Paraná marca el nivel más bajo de los últimos diez meses

Paraná: baja presión de agua en algunas zonas

El río Paraná repuntó casi un metro y deja atrás la bajante

Garantizan la provisión de agua en Paraná a pesar de la bajante del río

 

El río sigue muy bajo: 1,60 metros

El río baja y la mugre se nota