Galería, Home, Paraná, Policiales, Sociedad

Juzgarán a un padre y su hijo por un homicidio tras una discusión

Ricardo Fabián Reyna, de 45 años, y su hijo Leo Nelson Reyna, de 18 años, serán juzgados por el presunto delito de Homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por ser cometido con un menor de 18 años.

 

coordinacion@eldiario.com.ar

 

Se trata del incidente ocurrido el 21 de enero de 2017, a las 17, en calle Randisi en el que Adrián Zandomeni recibió un disparo de arma de fuego calibre 22. Según sostuvo el fiscal Ignacio Aramberry, el violento desenlace sucedió tras una discusión que mantuvo la víctima con Leandro Agustín Gariboglio y su hijo menor de edad, cuando el menor se retiró de allí hacia la casa de los Reyna, en calle Raúl Humberto Zaccaro, en busca de apoyo. De acuerdo a la imputación, Reyna concurrió con un arma de fuego y dos de sus hijos, muñidos de palos y piedras.

 

Calificación

 

La audiencia se realizó el martes. Comenzó a las 18 y culminó a las 20. La defensora de los dos imputados, Corina Beisel, cuestionó la calificación legal designada para abordar el hecho.

Si bien aquella es provisoria, la defensora sostuvo que no se pudo probar durante la Investigación Penal Preparatoria (IPP) el “concurso previo”, añadiendo que “no hubo premeditación”.

La jueza de Garantías N°1, Marina Barbagelata, coincidió con la postura de la defensa, señalando que tal como está relatado el hecho, con la modificación que se le realizó, no surge que se tratara de un Homicidio calificado, pero dejó en claro que no está facultada para sostener que la calificación legal es otra y en consecuencia no hizo lugar al pedido de la defensora para que se cambiara la calificación.

 

Remisión

 

La jueza sí remitió las actuaciones para que se decrete la apertura de la causa a debate, impuso restricciones a los imputados, que están excarcelados, e hizo lugar al sobreseimiento de Leandro Agustín Gariboglio.

El pedido fue impulsado por Aramberry y el querellante, Ramiro Pereyra. Los acusadores coincidieron que no se pudo probar, a pesar de que en el comienzo de la IPP se presumió que Gariboglio tuvo “cierta participación”, que haya incidido en el fatal desenlace.

La jueza entendió que a más de dos años de iniciada la investigación, es improbable que se pueda reunir evidencia que involucre a Gariboglio. En la audiencia se informó que su hijo menor, que tenía 15 años al momento del hecho, dirimiría su situación procesal mediante un juicio abreviado, que está en trámite.

 

Acuerdos

En la audiencia se realizaron los acuerdos probatorios. En este sentido se acordó la prueba documental que no se controvertirá en el juicio y los testigos que prestarán declaración. Se trata de 22 testigos que quedaron de la depuración del listado inicial. Lo que será materia de debate es la capacidad de culpabilidad de Reyna padre.

La defensa solicitó que se incorpore al legajo sendos informes sobre la salud mental de aquel, que obran en dos institutos psiquiátricos privados. En el mismo sentido, pidió que se incorpore el informe que data de septiembre de 2000 por el que se dictó el “retiro obligatorio” de Reyna de la Policía de Entre Ríos. El documento está en poder del Ministerio de Gobierno y Justicia de la provincia. El motivo de la baja fue que se lo declaró “inepto total para el servicio policial”.

 

En la imagen, la audiencia realizada en Tribunales.