Entre Ríos, Galería, Home, Judiciales, La Provincia, Sociedad

Los productores ratifican que se puede producir y cuidar la salud

El proceso se repite. Un decreto, un recurso de amparo, la decisión en manos del Poder Judicial. Se trata del decreto  2239 que regula las fumigaciones en torno a las escuelas rurales, del amparo interpuesto por el Foro ecologista y Agmer y, del doctor Virgilio Galanti, vocal de la Cámara Civil y Comercial. Hay otros actores que con atención siguen los acontecimientos y pretenden ser escuchados: los productores agropecuarios.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

“El decreto se redactó con todos los fundamentos y ahora estamos esperando qué decisión va a tomar la Justicia” dijo Elvio Guía a EL DIARIO. El dirigente agropecuario adelantó que también ese sector se presentará como parte damnificada. “Como Federación Agraria estamos para defender los derechos de los productores a producir y seguir trabajando”, manifestó. Aclaró además, que el problema no solo afecta a la agricultura tradicional sino a todas las economías regionales, en la provincia.

Esperan “que la justicia actúe como debe actuar, con responsabilidad. Es un problema que ya lo hemos expuesto y preguntamos qué hacemos con los citricultores, con los arroceros, con los tamberos”, insistió sin querer que el tema se circunscriba a la agricultura tradicional. Aludió a una “gran preocupación” y apuntó que para el sector que la justicia fallara de la “mejor manera” significa: “respetando lo que dice el gobierno con fundamentos, al señalar que haciendo las cosas bien no debería haber riesgo alguno para la población de las escuelas rurales, más aún, teniendo en cuenta que el decreto alude a ciertas condiciones, a contraturno, a una serie de resguardos que se incluyeron y que dan mayor seguridad para que no haya ningún tipo de inconvenientes con los chicos”. Además de repasar los que define como “resguardos”, puso el acento en la participación de Salud, Producción y Ambiente, del INTA y de otros organismos que “han aportado a los fundamentos de este decreto que redactó la Fiscalía de Estado, en un muy buen trabajo”, interpretó.

Guía dijo a El Diario: “Esperamos que la justicia tenga en cuenta todo esto que señalamos para garantizar el trabajo de los productores agropecuarios, porque no hay que elegir entre salud y producción, se pueden hacer las dos cosas bien”.

OPUESTOS. Para el productor, la presentación del amparo “era sabido que iba a suceder”. Cuando se lo consultó por esa expresión, Guía aludió al proceder de “un grupo de fundamentalistas que no entienden otra posición que no sea su verdad absoluta”. Les atribuye una “postura intransigente”, aunque a la vez admite que de parte de los productores “también hay algunos con posturas intransigentes”. Y entre ambos ubica “al sector rural, a productores que están siendo perjudicados” al tiempo que “se le está generando un miedo a la población que me parece, es infundado”.

A propósito de instancias donde las partes pudieran aproximarse, es decir encontrarse, Guía recordó haber participado al igual que otros dirigentes del sector en ámbitos donde se debatió. “Lo que pasa es que por ahí, no se entra en razones”, opinó.

Aparece la expectativa centrada en el pronunciamiento del juez que en caso de expedirse a favor del amparo, “volveríamos al mismo conflicto a pesar de que el Gobernador y la Fiscalía de Estado han hecho todos los esfuerzos para garantizar a la población en su conjunto que no tiene que elegir entre salud y producción, sino que se pueden hacer las dos cosas a la vez”, reiteró.

El dirigente de la Federación Agraria destacó que “los productores también han hecho el esfuerzo para demostrarle a la población que haciendo las cosas bien no debería haber ningún riesgo, tomando los recaudos que están en el decreto” cuestionado. Citó ahora la intervención de un ingeniero agrónomo, la existencia de una receta agronómica, que estén las máquinas inscriptas, que se haga en contraturno.

INCOHERENCIAS. En el hipotético caso de que se interrumpiera la vigencia del decreto firmado este mes, Guía aseguró que “nos veríamos afectados inmediatamente en la agricultura tradicional y seguiríamos afectados en otras producciones”. Mencionó a la citricultura, “una de las que más problemas han tenido porque desde que se planta un cítrico hasta que produce al cabo de unos 7 años, hay que cuidarlo, mantenerlo y ese es un trabajo que hay que hacer durante todo el año, más allá de las ventanas de siembra. En un tambo, sucede lo mismo. El productor tiene que estar todos los días dando de comer a las vacas, refertilizar las pasturas”. En medio de estas descripciones, se detuvo para aclarar que “acá no se pueden aplicar ni siquiera fertilizantes, no se puede aplicar nada, ni siquiera productos ecológicos porque no se puede pulverizar”, puntualizó.

Teniendo en cuenta las características de la agricultura, comentó que “las ventanas de siembra están mejorando con la temperatura, ya estamos en condiciones de sembrar el maíz, que luego hay que fertilizar. Hay que ver de qué manera se va a sembrar la soja, hay que hacer fungicidas a los trigos. Si volviera atrás el decreto, no se podría hacer ese trabajo”. Remarcó que “no estamos hablando de glifosato. Solamente de fungicidas que tampoco lo podemos hacer, ni siquiera biológicos. Estas son un poco las incoherencias que nosotros vemos en el ambientalismo”, acotó.

En otro orden, reiteró que “los alumnos a los que dicen proteger son los hijos de los productores”. Admitió que “existe conflicto con cuatro o cinco escuelas en la provincia, pero –continuó- en la mayoría de las más de 900 que funcionan, el productor trabaja junto con la maestra porque quiere que la escuela esté bien porque ahí concurre su hijo”.

Fumigaciones: consideran inconsistentes y limitados los fundamentos del decreto 2239

Los productores reclamaron por limitaciones para fumigar