Cultura, Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Sociedad

El arte, como proyecto vital y camino de superación

Con 88 años, Hipólito Gómez apuesta a comenzar nuevos proyectos como una forma de mantenerse vital y activo. Este profesor de Historia graduado en la UADER en 2016, espera editar un libro de poemas. Mientras tanto estudia canto y guitarra.

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

Hay historias personales que señalan un camino. Una de ellas es la Hipólito Narciso Gómez. Marcado por una infancia en una zona rural de la provincia, este hombre afable, que nació en Atencio al Este (departamento Federación) el 3 de diciembre de 1931, es un ejemplo de superación.

Con 88 años de edad, este vecino de San Benito enhebra anécdotas de una vida rica en sucesos y acontecimientos. Creció junto a su abuela, ya que su mamá falleció cuando tenía cinco años-. “Mi abuelo, el padre de mi madre, era italiano, vino de Génova y llegó a Federación. Me crié con el ejemplo de estar activo permanentemente”, contó a EL DIARIO. Desde su infancia, las austeras condiciones de vida modelaron su carácter y el ejemplo y las enseñanzas de su abuela lo inclinaron a hacer del trabajo una dimensión primordial en su vida.

La adolescencia lo encontró trabajando en el delta, como peón en un astillero. “Necesitaba enviar dinero a mi familia, tenía una hermana dos años menor y lo que yo podía aportar era fundamental”, agregó.

Mientras trabajaba en el sur de la provincia, en la década del 40, un tío lo animó a seguir superándose y por esa razón, a los 16 años ingresó en uno de los Institutos de Formación de la Fuerza Aérea, del cual egresó. De esa etapa también recuerda momentos únicos, como haber conocido personalmente a Juan Domingo Perón. “Fue en 1954, en Ezeiza, donde cumplía funciones”, cuenta.

En 1971 obtuvo su retiro de la Fuerza Aérea pero su inquieto temperamento lo llevó a continuar activo, pero como visitador médico. Estuvo en esa tarea hasta 2001.

Comenzó entonces otra etapa en su vida. A los 70 años pudo finalmente dedicarse a pleno a algo que le apasionaba: escribir. Cursó entonces varios talleres literarios y comenzó a dar forma a poemas y textos en prosa. “Es una necesidad que me acompaña desde que aprendí a leer y escribir”, asegura Hipólito.

A la vez, tiempo después se vinculó a otro de los campos del conocimiento por el que sentía atracción. “Desde que me acuerdo me interesó la historia”. Así que decidió cursar el profesorado en esa disciplina en la FHAyCS de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER). Egresó en 2016 luego de completar sus prácticas en colegios de la ciudad y de presentar un trabajo final sobre los pueblos y las culturas de África del Norte y Egipto. Esto lo llevó a llegara a estudiantes de nivel inicial, medio y superior, una etapa que el docente recuerda como “muy linda y fructífera. Trabajar con chicos y jóvenes es algo que me gusta mucho”, confió a EL DIARIO.

Mientras disfruta junto a su esposa del núcleo familiar –integrado por tres hijas, 10 nietos y un bisnieto- Hipólito continúa activo. Además de escribir cada día “desde temprano” y trabajar con ahínco en poemas, espera “con la ayuda de mis nietas” concretar otro proyecto: editar una compilación con sus textos y publicarlas en un libro. En paralelo, avanza con un nuevo proyecto: estudia canto y guitarra en la Academia del acordeonista Raúl Varelli.

Educado por su abuela en una zona rural del departamento Federación, Hipólito Gómez es un ejemplo de vitalidad y entusiasmo para los jóvenes.

 

Un poema

El gran delta entrerriano

El delta con sus islas

configura un sueño,

ellas como árboles navideños

forman distintas figuras.

 

Las islas con su belleza

Generan un mundo propio.

Es un silencio profundo…

que guarda mucha tibieza.

 

Son arterias los riachuelos

que riegan toda la flora

en un clima que enaltece cada hora

¡Al gran delta entrerriano!

 

El murmullo de las aguas

junto al trinar de las aves,

las brisas que corren suave

transmiten inmensa alegría.

 

En ese marco se observa

La bella flor del ceibo

con su rojo colorido

que elegida ha sido

nuestra flor nacional.