Deportes

Giménez, el pibe que miró el Cagliari

Brian Giménez viaja hace año y medio todos los días desde Diamante a Paraná persiguiendo su sueño de jugar en Primera División con Patronato, aunque la vida lo sorprendió con una ilusión italiana: “Hoy mi cabeza está acá en Patrón”.

 

Gabriel Obelar

 

El fútbol es tan lindo que de un día para otro, podes estar en lo más alto y, de golpe y porrazo, terminar muy abajo o con dificultades para continuar tu carrera. O de estar en la tranquilidad absoluta a que tu nombre salga en varios medios, que se hable de vos en Paraná, en los diferentes departamentos de la Provincia de Entre Ríos, en medios nacionales y hasta en Europa.

Eso fue lo que generó, de un momento a otro, prácticamente sin esperarlo, Brian Giménez. Un joven de tan solo 18 años, que juega en la 4ta división de Patronato, que pelea por un lugar para lograr destacarse y tener su chance en la Reserva, que de la nada le surgió una ilusión europea.

El Cagliari de Italia, que disputa la Serie A, a través de sus veedores a lo largo del mundo, posó sus ojos en el chiquito de Diamante, quién recibió el interés y hace solo semanas firmó un pre-contrato con dicha entidad por 5 años: “No me lo esperaba, porque salió todo de la nada de un momento para otro. Fue increíble”, le contó el propio Brian a Mirador Entre Ríos previo a subirse al cole que lo trasladará a su hogar.

Mientras que al mismo tiempo explicó los puntos de su pre-contrato: “Tiene una cláusula válida si yo quedo libre de Patronato. Es a partir de ahí, porque yo todavía soy jugador de Patronato y no pienso irme del club, porque sueño con jugar en Primera acá. Lo del Cagliari sería asegurarme algo de cara al futuro”.

-¿No pensas en jugar allá?

-Ahora estoy con la cabeza puesta acá y ver lo que pasa con Patronato. Es algo lindo que se fijen en vos, me da una motivación diferente. Soy consciente que Patrón está peleando constantemente la permanencia y es entendible que se apueste por jugadores con más experiencia en Primera.

-Vos querés seguir jugando acá…

-Yo estoy muy agradecido a este club, porque me dio y me está dando la posibilidad de jugar en AFA, de competir a un gran nivel. Ya le tomé cariño al club y quiero poder jugar un partido en Primera.

-¿Y si quedas libre?

-Si llego a quedar libre y tengo la chance de irme a Italia no lo dudo, porque sería un sueño para mí y mi familia. No sé qué pasará.

 

SU PASADO

Su anhelo de toda su vida fue la pelota, correr detrás de ella, perseguirla y por lo que dejó a sus seres queridos entrando en la adolescencia: “Estuve los dos primeros años de AFA jugando en Central y después en séptima llegué a Patronato”.

-¿Porqué Patronato?

-De chiquito estuve lejos de mi familia y después de quedar libre en Central, no quería dejar de jugar y cómo Patronato tenía AFA, tomé la decisión de venir. Además es el equipo de la Provincia y quería sumar algo acá.

-¿Todos los días viajando desde Diamante a Paraná?

-No. Estuve en pensión cuando llegué. En quinta división alquilé con unos compañeros un departamento y me volví a Diamante a mitad del año pasado y arranqué con los viajes.

-Desde ese momento, de lunes a viernes te subís al colectivo para viajar…

-Viajo todos los días. Salgo muy temprano desde Diamante, me levanto a las seis (6) de la mañana, camino hasta la terminal, que es un largo trecho, para las siete (7) tomar el colectivo y después llego hasta la terminal y otro cole para llegar al predio. Después a casa llego como a las 3 de la tarde.

-¿No te cansa?

-Me acostumbré a la rutina. Me dedico a esto. Había arrancado a estudiar un profesorado de literatura, pero se me complicaba por los horarios y los viajes. Este año quise enfocarme de lleno en esto.

 

SU OTRA TAREA

De familia humilde y trabajadora, de madre ama de casa y acompañante de personas mayores; de padre albañil, Brian colabora con sus padres a la hora de pagar los pasajes diarios, más allá de lo que le aporta el Rojinegro: “Mis días son agitados, entreno por la mañana, cuando llego a Diamante almuerzo, veo si puedo dormir un rato la siesta. Por la noche trabajo en una rotisería de hamburguesas y hago los repartos de jueves a domingos.

-¿Es un emprendimiento familiar?

-No. Me buscaron conocidos de vez en cuando y ahora quedé fijo con ellos. Me encargo de los repartos, que me sirven desde lo económico que me alcanzan para los pasajes.

-Te auto ayudas a vos mismo…

-Hoy en día, sí. Antes de esto tenía que pedir dinero a mis viejos que sacaban de donde se podía. El club me da una ayuda semanal, que es algo, pero los pasajes aumentan y no llego a completar la semana.

-Me imagino la felicidad de la familia con la noticia del Cagliari…

-Cuando surgió todo esto estaban felices. Fue hermoso porque ellos viven todo esto el día a día. Me fui muy chico a Rosario y ellos siempre estuvieron ahí. Hasta este año la motivación fue mucho más de ellos.

-Y  la ciudad se revolucionó…

-Diamante se revolucionó. Es una ciudad chiquita y cuando pasa eso, se toma más conocimiento de lo que pasa. Aunque no me siento tan importante.

-¿Sabes a quién vas a llevar a Italia?

-Ja. La verdad que no sé. Hay que ver si se da y la situación de la familia en ese momento.

 

Brian a punto de tomar un nuevo micro rumbo a Diamante luego de una jornada de entrenamientos en Paraná. Foto: Marcelo Miño.

PRESENTE

La noticia todavía hace ruido en los pasillos del Estadio Grella, llamó la atención del cuerpo técnico de Primera División, mientras que él lucha por ganarse una vez más el puesto: “Este año me complicaron las lesiones, porque me dejaron mucho tiempo afuera. Primero un desgarro y después una pubalgia, que me dejó mucho más tiempo afuera. Perdí mi lugar, pero volví a pelear el puesto”, contó.

-¿Cómo haces para no salirte de foco con todo lo que se habla?

-Cuando salió la noticia, tomó mucha repercusión. Pero estoy tranquilo, esto ya no depende de mí. Yo sigo con mi rutina diaria, entrenando con las mismas ganas todos los días y tengo las mismas ganas de jugar que tuve siempre. No miro mucho las redes sociales.

-¿Te cambió algo?

-La verdad que no me cambió mucho. A lo mejor te habla más gente, pero eso es lo de menos. Mi familia es la que estuvo conmigo y sé que siempre están ahí. Yo sigo con la misma idea.

-¿Cómo lo tomó el club?

-No sé cómo tomaron todo esto. No hablé con nadie, pero yo soy jugador de Patronato, hoy no tengo la cabeza puesta en Italia o saber que puedo jugar allá. Yo quiero jugar acá y espero tener una oportunidad.

-Puede que te habrá las chances a un contrato…

-Ojalá algún día pueda firmar un contrato, depende de mí y por eso quiero jugar la mayor cantidad de partidos en cuarta. Voy a pelear para meter presión desde el juego y demostrar que lo puedo hacer solo.

-¿A qué aspiras?

-Obvio que intentar tener una chance en este club en Primera División, sino tomaré lo del Cagliari, después lo que venga. Mi sueño es jugar en la Selección, ese sería el sueño máximo. Tengo muchos más por delante.

¿Cómo juega Brian?

El zurdo hace varios años que está en Patronato, donde demostró sus dotes de menos a más, con el correr de los años y las categorías, como volante, enlace y hasta delantero en más de una ocasión.

Uno de los que habló de ello y aportó referencias al Cagliari cuando se le consultó, fue Oscar Regenhardt, ex coordinador de las formativas del Rojinegro, que a Mirador Entre Ríos, le indicó: “Es un volante con llegada, con intensidad y un buen cambio de ritmo de tres cuartos de cancha en adelante. Es potente pese a su corta altura, ofensivo y con movilidad por todo el frente de ataque, puede jugar suelto, cómo también acompañando al delantero”.

“Potente y ofensivo”, así lo definió Oscar Regenhardt, ex coordinador de divisiones inferiores de Patronato.

Con información de Mirador Entre Ríos.