Economía, Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Política, Sociedad

Las cuentas provinciales, afectadas por las medidas del gobierno nacional

Es preocupante para las provincias las consecuencias que tienen las últimas medidas dispuestas por el gobierno nacional. En Entre Ríos, el impacto desde ahora a fin de año será de $ 1.600 millones. La decisión es priorizar salarios, Salud y Desarrollo Social. Se resentirá el ritmo de la obra pública. El miércoles habrá una reunión de ministros de Economía. Expresiones del contador Hugo Ballay, en diálogo con EL DIARIO, dan cuenta de esta coyuntura.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

El gobierno encabezado por Gustavo Bordet hace tiempo habla de una provincia que salió de una situación crítica, que supo ordenar las cuentas y lograr equilibrio, y si bien la determinación de continuar en esa línea no se ha modificado, los anuncios del gobierno nacional en la semana que pasó modifican el escenario, aseguran. “Desde el inicio el gobierno trató de transparentar los números, lograr equilibrio fiscal y financiero y para esto adoptó muchas medidas, por ejemplo tomar endeudamiento a largo plazo y eliminar los vencimientos a corto plazo. Lo fuimos haciendo defendiendo mucho a nivel nacional los recursos de la provincia”, sintetiza el ministro de Economía y Hacienda y Finanzas antes de advertir que “lo pudimos sostener hasta las novedades de esta semana” y de aclarar que “eso no quiere decir que no sigamos trabajando en el mismo sentido”.

Repasó los acontecimientos y citó la reunión con todo el equipo de gobierno del martes pasado. “El gobernado lo primero que hizo fue convocar a una reunión de gabinete y priorizó, ante esta baja de recursos, cuál es el objetivo principal a partir de ahora: mantener el pago de salarios de activos y pasivos y atender especialmente las áreas social y de salud, porque es donde cada vez mayor demanda existe”.

El detalle sobre el modo en que se fueron produciendo las novedades en materia económica también resulta destacable para Ballay. “Desde el martes, el gobierno nacional en forma absolutamente inconsulta –porque nos enteramos por los diarios– ha tomado medidas que tienen un impacto muy fuerte en todas las provincias. En el caso de Entre Ríos, el impacto de acá a fin de año es de 1.600 millones de pesos, lo que equivale a más de la mitad del medio aguinaldo que se paga a todos los activos y pasivos de la provincia”, graficó el ministro para dar idea de la magnitud de la quita.

La disponibilidad de menos recursos llevó a tomar ciertas determinaciones, como relató Ballay: el sostenimiento de las obligaciones salariales y priorizar los dos ministerios más sensibles, porque la realidad económica a la que ha llevado esta política involucra cierre de comercios e industrias, pérdidas de puestos de trabajo y consecuentemente más gente que va a los hospitales, que demanda alimentos”.

El ministro de Economía provincial, Hugo Ballay, adelantó a EL DIARIO que el miércoles se reunirá con sus pares en la Comisión Federal de Impuestos.

Fijar prioridades fue parte de la decisión. Además, “algo que no hicimos en toda la gestión no lo vamos a hacer ahora que sería salir a contraer deuda para pagar gastos corrientes. En realidad no lo hicimos en todo el año pasado ni en lo que va del presente ejercicio”, enfatizó.

 

DECISIONES

“Obviamente se van a resentir otros servicios”, continuó. En realidad esto ya empezó a ocurrir. Todos los pagos que estaban previstos para el viernes pasado a contratistas se suspendieron. “Ya hablamos con varios contratistas y no queremos generar una crisis mayor. Con relación a la obra pública, todos los viernes, la Tesorería General de la provincia hacía los pagos, tanto de Vialidad como del Ministerio de Obras Públicas. El miércoles decidimos que los pagos del viernes pasado no se iban a realizar. Eso se avisó a los contratistas. Tampoco se les dijo paren todas las obras, pero sinceramente las decisiones del gobierno nacional son tan sorpresivas que también nosotros tenemos que empezar a tomar decisiones día a día”.

Ballay aclaró que no le comunicaron a los contratistas que detengan las obras porque “el gobernador quiere darles continuidad, pero será a un ritmo más lento o redefiniendo acciones que hoy no podemos hacer”.

Concretamente, el gobierno provincial suspendió “los pagos que estaban previstos para jueves y viernes en Tesorería. El martes analizaremos lo que pueda ocurrir en el fin de semana y de nuevo, nos sentaremos con nuestra proyección”, explicó.

“Las decisiones que tomó el gobernador son las que podemos adoptar para apalancar estas medidas (nacionales) que son electoralistas porque no son de un nuevo plan económico ni van a modificar el nivel de consumo, por el contrario”, analizó el funcionario.

Desde la Casa Gris no se tomaron créditos, valoró el ministro de Economía, ante la gravedad de la crisis.

BILLETERA AJENA

Ballay señaló que el 57% del costo fiscal que tienen estas medidas lo absorben las provincias, por lo que consideró que “esto es tomar decisiones con la billetera del otro.

Comentó que “uno puede compartir la eliminación del IVA en la canasta básica, pero quién garantiza –planteó– que la persona que va a comprar lo va a ver reflejado en el precio. Hoy el comerciante, seguramente, está remarcando sin ningún parámetro concreto y si no lo hace cuando llegue su proveedor no va a poder reponer la mercadería. Entonces, ¿es bueno el anuncio, en la práctica va a tener realmente sentido? Lo único que va a pasar es que las provincias van a perder de recaudar”, insistió.

Ballay dejó perfectamente claro que “la responsabilidad de las decisiones son del gobierno nacional. Acá ningún gobernador fue consultado ni participó”. En este punto recordó que en tres años y medios de gestión el gobierno nacional y las provincias cualquiera sea el signo político han sido convocadas cada vez que se iba a tocar un impuesto coparticipable. Se discutía, se marcaban posiciones, podía haber acuerdos o no, y se han obtenido hechos importantes. Tras ese repaso y al preguntarse sobre las razones sobre las que se cambió esa modalidad, simplemente concluyó: “porque fueron medidas electoralistas, producto de los resultados del domingo”.

Marcó la distancia del mensaje sobre equilibrio fiscal, exigencias del Fondo Monetario, al costo financiero en un día de 51.400 millones de pesos. El monto corresponde, dijo, “al costo financiero de los anuncios del primer día sin el IVA, Y eso iba a ser déficit fiscal: que lo absorban las provincias también. Es cambiar todo lo que se venía haciendo”, remarcó.

Reunión

El miércoles próximo en la Comisión Federal de Impuestos se reunirán los ministros de economía de las provincias para analizar todas estas medidas. Al parecer lo que empezó siendo una idea de gestiones justicialistas, se fue ampliando por lo que incluso asistirán provincias gobernadas por los partidos de Juntos por el Cambio, como es la de Mendoza, administrada por la UCR.

Presupuesto

El gobierno nacional define en su ley de leyes, anualmente, tasa de inflación, tasa de crecimiento o decrecimiento –lamentablemente– y tipo de cambio. Esos parámetros toma a su vez la Provincia para elaborar el presupuesto propio, ya que el 70% de los recursos provinciales son coparticipación de recursos nacionales. Entonces, con esos parámetros confecciona el proyecto de presupuesto para 2020. “Será muy difícil, pero recordamos que hace dos años el gobierno nacional fijó una pauta inflacionaria del 17%, nosotros hicimos el presupuesto con esa pauta y la inflación superó el 40%. Va a ser un año nuevamente muy difícil para establecer los parámetros macro fiscales para el ejercicio próximo”, coincidió.

Paritarias

En el ámbito provincial, desde los gremios que representan a los trabajadores estatales ya comenzaron a escucharse voces por un aumento salarial, la instrumentación de un bono de emergencia. “El gobierno nacional debe haber tenido también alguna intencionalidad política cuando anuncia un bono nacional porque sabe que la demanda va a venir también a los gobiernos provinciales”, es lo primero que consideró el ministro Ballay. Inmediatamente ratificó que el gobierno provincial no acuerda con bonos de estas características porque son sin aportes, sin contribuciones, en negro. “No lo vemos factible”, dijo contundente, aunque ponderando la actitud de diálogo de la gestión, formuló algunos señalamientos con relación a la paritaria.

“Si los gremios están dispuestos a debatir lo que se cerró en paritarias, deberíamos reabrirlas, y ahí también vamos a expresar nuestra gran preocupación”. Así abrió la puerta a un repaso al que podría asignarse el tenor de una advertencia. “En ese ámbito se acordó una cláusula de actualización ligada a la inflación, entonces frente al esquema de que hoy quién puede saber cuánto va a ser la inflación de agosto. Y el gobierno, a la inflación de julio, agosto y septiembre, en octubre la tiene que liquidar. Entonces, nos sentaremos a dialogar y si quieren reabrir la paritaria, nosotros también vamos a hablar porque también es un elemento de preocupación cuánto va a ser la actualización”, expuso.

Recordó que “cuando se acordó en la paritaria, lo hicimos con la responsabilidad de poder cumplir en un esquema totalmente distinto, contando con los 1.600 millones que no vamos a contar ahora y con una previsión inflacionaria menor. Vamos a cumplir con el compromiso firmado en paritaria, ahora si los gremios plantean algo distinto, tendremos que reabrirla”.

 

Al margen

Mientras hay un presente complejo, en la idea que el próximo 27 de octubre, Alberto Fernández se consagraría presidente de la Nación, hay un trabajo por iniciar o continuar relativo a un programa económico para desarrollar a partir de diciembre, momento de asumir.

Interesó conocer si en tanto al gobernador Bordet se lo considera integrante de un entorno muy próximo al por ahora candidato, han sido convocados para esa tarea. “No hemos tenido reunión ni convocatoria de parte de los equipos técnicos de Alberto Fernández, pero yo creo que seremos convocados para rediscutir. Y el gran tema del proyecto de presupuesto lo va a elevar un gobierno que no lo va a ejecutar y estará después la instancia del Congreso a partir del 11 de diciembre para modificarlo. Así que respecto al futuro gobierno de Fernández se empezará en no mucho tiempo más a trabajar con esos equipos técnicos”, estimó el ministro entrerriano.

El Gobierno oficializó la eliminación del IVA a 13 productos de la canasta básica