Home, Judiciales, Policiales

Acusados de matar para robar seguirán con arresto domiciliario

El juez de Garantias Nº 3, Ricardo Bonazzola, resolvió ayer prorrogar el arresto domicilio con monitoreo electrónico mediante tobillera, de los tres imputado por el crimen de Pedro Esteban Larsen. La medida se dispuso hasta que se realice la audiencia de remisión de la causa a juicio. Los imputados son Alberto Daniel García, de 40 años; Rafael Valentín Martínez, alias Rafa, de 26 años; y Diego Gabriel García, de 27 años.

 

Redacción EL DIARIO / coordinacion@eldiario.com.ar

 

La medida se adoptó en una audiencia que se realizó ayer a las 9. Estuvieron presentes el fiscal Juan Malvasio y los defensores Leopoldo Cappa y Jorge Sueldo, éste último por la defensa pública. Según se resolvió, la prórroga será hasta audiencia de remisión de la causa a juicio. El lunes 12 de agosto se les corrió traslado a las defensas de la solicitud de realización de aquella audiencia de remisión. La última prórroga fue dispuesta el miércoles 17 de julio por la jueza en feria Paola Firpo y vencía el miércoles 22. A partir de éste día, la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) tiene cinco días para fijar la audiencia.

Fiscalía fundó el pedido en que aún siguen vigentes los riesgos procesales de peligro de fuga y de entorpecimiento de la investigación. La acusación pública fundamentó ambos riesgos en función de la pena en expectativa que enfrentarán los imputados, que en función de la calificación legal de la causa, que es la de Homicidio calificado por criminis causa en concurso real con Robo simple, es la prisión perpetua; y el de entorpecimiento en la necesidad de preservar el testimonio de dos vecinas del barrio donde ocurrió el crimen, que son colindantes tanto de la víctima como de los imputados.

A los tres imputados se les endilga su responsabilidad en el crimen de Pedro Esteban Larsen, que tenía 68 años cuando el sábado 1 de diciembre fue hallado sin vida en su casa, sita en barrio Bajada Grande. Fiscalía señaló que la Investigación Penal Preparatoria (IPP) está prácticamente concluida, precisando que sólo resta realizar una pericia de ADN sobre un cuchillo, por lo que cumplimentada la misma, la causa estará en condiciones de ser remitida a juicio oral y público.

Desde el inicio de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) los tres imputados vienen cumpliendo con prisión preventiva en la modalidad morigerada de arresto domiciliario con control electrónico a distancia. Así se dispuso luego de una controvertida audiencia en la que Fiscalía luego apeló, sin éxito, la decisión de Bonazzola de conceder el arresto domiciliario a los tres imputados, y no a uno solo como había solicitado Fiscalía, el martes 4 de diciembre de 2018 cuando se realizó la primera audiencia para discutir la medida. Aquel día, Bonazzola ordenó que cumplan 90 días de prisión preventiva con tobillera electrónica. La decisión no satisfizo las expectativas de los fiscales, que apelaron la decisión del juez. El miércoles 19 de diciembre el juez del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, Gervasio Labriola, confirmó la decisión de su par de Garantías. Fiscalía había cuestionado la decisión de Bonazzola porque entendió que “era arbitraria y puso en riesgo la investigación”. El viernes 1 de marzo Bonazzola volvió a prorrogar el arresto domiciliario, en la misma modalidad, por 60 días.

 

El hecho

La causa comenzó a sustanciarse por el presunto delito de Homicidio simple, pero el lunes 3 de marzo Fiscalía modificó la plataforma fáctica del hecho. Así, propuso que el delito a investigar debía dedicarse a determinar los hechos ocurridos “el 1 de diciembre, aproximadamente a las 16.30, en circunstancias en que Pedro Esteban Larsen se encontraba con Alberto Daniel García en el domicilio sito en la intersección de calle Procesión Náutica y Cortada H de Paraná, es que se hace presente Rafael Martínez y Diego García, quienes tenían conocimiento que Larsen poseía en su vivienda dinero en efectivo, debido a que Alberto García se lo había comentado a Martínez días anteriores”.

Fue en esas circunstancias que “Rafael Martínez y Diego García, previo acordar con Alberto Daniel García que iban a sustraer el dinero que tenía Larsen en el interior de su vivienda, Alberto García les franqueó el acceso al inmueble de Larsen, y una vez allí, Rafael Martínez y Diego García, lo agredieron mediante golpes, le provocaron un corte superficial en el cuello y finalmente, le dieron una estocada mortal en el corazón, mediante una lesión corto punzante, en la zona del torax…”.

La acusación pública sostiene que, en la continuación del hecho, “le propinan un golpe en la cabeza a Alberto Daniel García, logrando de esta manera, apoderarse de la suma de la suma de nueve mil pesos, aproximadamente. En la secuencia y una vez que Alberto Daniel García reacciona del golpe recibido se retira de la vivienda de Larsen se va hasta su morada situada en calle

H S/Nº de Paraná, donde a unos cuarenta metros lo esperaban Rafael Martínez y Diego García, quienes le dieron el dinero a Alberto Daniel García, quien lo guardó en su domicilio, para luego regresar al domicilio de Larsen, constatar que la víctima había fallecido, llamar al 911 y poner a disposición de la Fiscalía la res furtiva”.