Cultura, Galería

Cine salas locales: animación, espionaje y aventuras renuevan la cartelera

Tres largometrajes ingresan esta semana para revitalizar la cartelera en salas locales. Las novedades son “Angry Birds 2”, “Anna: el peligro tiene nombre”, “La espía roja”. Siguen “Rápidos y furiosos: Hobbs y Shaws”, “El Rey León” que va camino a batir records; Toy Story 4. La oferta se completa con “Spiderman, lejos de casa” y “La vida secreta de tus mascotas”, dos de las más vistas.

 

Redaccion El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

La novedad más destacada de la semana en materia de estrenos en salas locales es la llegada de “Angry Birds 2”, el film de animación basado en el célebre videojuego.

El tono y la trama del film tardan un tiempo en establecerse, pero una vez que el director Van Orman alcanza su ritmo frenético, la unidad de aves y cerdos protagonistas de la historia se vuelve casi afable.

Enfocada fundamentalmente al público infantil Angry Birds propone una historia que también contiene guiños al público adulto.

La película cumple con su público principal, los niños más pequeños, con el suficiente humor adulto para evitar que los adultos bostecen también.

Igual de liviana y obvia que la primera entrega, Angry Birds 2 logra una ligera mejora sobre su predecesora. Presenta muchos chistes a la audiencia, ya sea humor de tocador, gags en las redes sociales o simplemente una humorada clásica. No todo pega, pero mantiene las cosas en movimiento muy bien, y hay que agradecer entonces que hagan al film entretenido.

 

Más política que espionaje

“La espía roja” es una película basada en la vida de Melita Norwood (Joan Stanley en el film), la espía británica que estuvo más tiempo al servicio de la KGB.  Se trata de una anti-heroína interpretada por las excelentes actrices Judi Dench y Sophie Cookson.


Protagonizada por Judy Dench –brillante en su papel- “La espía roja” propone la historia de una espía que pasó información clave a la Unión Soviética durante la Guerra Fría.

El film es dirigido por Trevor Nunn, ex director de la Royal Shakespeare Company, que ha realizado algunas incursiones en el cine que casi siempre están  centradas en la mujer como Hedda, Lady Jane o Noche de Reyes.

La historia comienza cuando una pobre jubilada inglesa de 80 años es detenida violentamente por ser una espía de la Unión Soviética. Desde ese puntapié su vida se desplegará mediante continuos flashbacks y dará conocer a una joven valiente, inteligente y con profundas convicciones involucrada en el desarrollo de la bomba atómica por los británicos durante la guerra.

 

En los años 30 conoce en la universidad a varios rusos con los que tiene bastante amistad, son ellos los que intentan persuadirla para que comparta sus conocimientos con el otro lado. Después de ver la devastación provocada con las dos bombas lanzadas por Estados Unidos en Japón, es cuando comienza a pasarles información con la convicción de que si las dos superpotencias tienen igualdad de armamento, el equilibrio sería más justo y no habría una tercera guerra mundial con armas nucleares.

Pero un film de este tipo requiere grandes dosis de intriga y suspense, algo que la película le falta, prefiriendo el guion tomar otros derroteros. No significa que la película sea mala, está muy bien cuidada la ambientación, vestuario y música de George Fenton por lo que el film se ve con agrado, pero hubiera ganado más interés con una trama más convincente y con menos diálogos triviales.

 

PARA FANÁTICOS

“Rápidos y furiosos: Hobbs y Shaws” es un “Spin-off” de la serie  que tiene como protagonistas a Luke Hobbs (Dwayne The Rock Johnson) y Shaw (Jason Statham). Esta producción propone esta nueva historia con dos personajes que surgieron en las últimas películas de la saga “Rápido y furioso” y que poco tienen de la primera película ni de la relación de ellos cuando se “conocieron” en la historia.

La historia “paralela” a la corriente principal de “Rápidos y furiosos”, enlaza los caminos del agente Hobbs (Johnson), un leal miembro de los servicios de Seguridad del Cuerpo Diplomático estadounidense, y del solitario mercenario Shaw (Statham), ex miembro de un cuerpo de élite del ejército británico, los insultos, golpes y burlas no han cesado entre ellos para ver cuál de los dos cae antes. Pero cuando un anarquista mejorado ciber-genéticamente llamado Brixton (Elba) se hace con el control de una peligrosa arma biológica, el mundo se enfrenta a una de sus mayores amenazas. Cuando Shaw se entera de que además Brixton ha derrotado a su hermana, una brillante e intrépida agente secreta del M16 (Kirby), él y Hobbs no tendrán más remedio que dejar su mortal enemistad a un lado para salvar el mundo y derrotar al único hombre capaz de acabar con ellos.

El film, que cuenta con su público de fanáticos, entrega lo que promete: pura acción con una historia plena de estereotipos ya conocidas con mecanismos de probada eficacia.

 

CLÁSICO REMOZADO

“El rey león”, remozado y con nuevo formato se mantiene en cartelera. La producción de Disney ingresa en su tercera semana de exhibición y propone una historia generada íntegramente de forma digital pero con un aspecto fotorrealista que promete trasladar a los espectadores a la sabana africana.

Esta nueva versión del clásico de Disney recrea, de modo espectacular, escenas memorables del film animado, como por ejemplo la de la estampida. A la vez, la cultura africana es representada de una manera significativa, gracias a que hubo un trabajo colaborativo mucho más grande con personas de esa cultura.

Sin duda la producción y realización están a la altura del legado de la película original y del mensaje, hoy más relevante que nunca; por ejemplo el concepto del “Círculo de la vida” y de líder que tiene la película, en el que hay un sentido de responsabilidad y que cada generación es responsable para con la siguiente generación. Se trata de un valioso mensaje que se potencia con esta reedición de esta producción.

La nueva producción de Disney quedó muy cerca de los dos millones de espectadores en solo 11 días en cartel y ya es uno de los fenómenos de la temporada.

CIERRE EMOTIVO

Toy Story 4 es ya un fenómeno. El film se mantiene por tercer mes en cartelera y ofrece un epílogo digno a esta clásica franquicia que funciona también como el homenaje de los personajes que impulsaron al estudio Pixar en la industria de la animación.

Una película que además tiene el enorme mérito de ser la ópera prima de Josh Cooley, un realizador que enfrentó un desafío muy complicado del que ha logrado salir bien parado.

Esta cuarta parte de una de las sagas más populares y entrañables del cine de animación no defrauda en absoluto, ya que funciona a la perfección tanto en el terreno de la comedia física y de enredos como en el aspecto emocional, con -ahora sí- un cierre que parece ser la despedida definitiva (en Hollywood nunca digan nunca) de una franquicia iniciada allá por 1995.

El film superó los seis millones de espectadores desde su estreno el 20 de junio pasado en todo el país y es ya la película más taquillera de la historia en salas de La Argentina al pasar los cinco millones y superar a Minions.