Judiciales, Paraná, Sociedad

Volverán a debatir el viernes si conceden arresto domiciliario a homicida confeso

La jueza resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el viernes, para dar tiempo a Fiscalía de corroborar el domicilio donde se cumpliría la medida de coerción morigerada. El confuso hecho podría encuadrar en calificaciones legales que atenuarían la pena en expectativa.

 

coordinacion@eldiario.com.ar

 

La jueza de Garantías N°1, Marina Barbagelata, resolvió este lunes pasar a un cuarto intermedio hasta el viernes 16 a las 8.30 para reanudar la discusión sobre la necesidad de prorrogar el arresto domiciliario que se le impuso a Matías Nicolás SoleMazzaco, de 25 años, que está imputado por la muerte de Rubén Raúl Ramírez, de 28 años, ocurrida en un confuso incidente en la casa de la víctima. Allí, el 12 de julio alrededor de las 5, víctima y victimario mantuvieron una feroz pelea que terminó con Ramírez sin vida. Si bien en un primer momento de la investigación se presumió que aquel había muerto como consecuencia de los golpes que presentaba en distintas partes del cuerpo, la autopsia reveló que el motivo del deceso fue asfixia por compresión mecánica del cuello. El imputado continuará alojado en la cárcel hasta el viernes.

Si bien la primera decisión de que el imputado estuviese detenido con prisión preventiva en la Unidad Penal N°1 de Paraná contó con el acuerdo de Fiscalía y defensa, el lunes no fue así. Los defensores públicos Romina Cian y Jorge Sueldo, se opusieron al pedido que realizó el fiscal Martín Wasinger, para que se prorrogue por 30 días más el encierro en la cárcel. El fiscal fundó su pedido en que se configura el riesgo procesal de fuga y en que resta la producción de un informe toxicológico sobre la víctima. Los defensores se opusieron y solicitaron que la medida se morigere por la de arresto domiciliario a cumplir en la casa de la madre del imputado, en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, en Buenos Aires, de donde es oriundo SoleMazzaco, y donde vivió toda su vida hasta hace alrededor de ocho meses, cuando llegó a Paraná con dos amigos. En la capital entrerriana, el imputado vivía en situación de calle y en algunas situaciones pernoctaba en casas donde los dueños se lo permitían.

Fiscalía explicó que el informe toxicológico sobre la víctima arrojaría en qué condiciones estaba aquella al momento del incidente y si podía defenderse. Wasinger destacó que al momento de prestar declaración de imputado, SoleMazzaco reconoció ser el autor de la muerte de Ramírez, si bien adujo circunstancias que le darían un giro al violento hecho y el trágico desenlace. En este sentido señaló que la discusión con la defensa no se ceñirá al hecho en sí, sino a las “particularidades” que lo determinarían y podrían hacer modificar la calificación legal. Hoy, el imputado está acusado del delito de Homicidio simple, que prevé penas de entre 8 y 25 años de prisión. Wasinger resaltó que SoleMazzaco “estuvo prófugo hasta el día siguiente” del hecho, y añadió que “pidió dinero para irse de Paraná”. También informó que tienen antecedentes por “delitos menores”.

Cian refutó el pedido de Fiscalía y sostuvo que en el momento en el que se encuentra la investigación “no vemos los peligros procesales que invoca el fiscal para prorrogar la prisión preventiva en la Unidad Penal”. Coincidió en que no discutirán la autoría pero sí “las circunstancias en que ocurrieron los hechos de julio”. También señaló que la defensa trabaja en la preparación de su propio legajo de pruebas y cuestionó que Fiscalía sólo interrogó a un testigo, que le daba alojamiento transitorio al imputado, y no informó a la defensa si tiene nuevos testigos. Asimismo desestimó como una “especulación” del fiscal que SoleMazzaco “haya intentado evadirse o salir de la jurisdicción”, añadiendo que “nunca se fue a Santa Fe”.

 

Evaluación

La defensa destacó que su defendido se presentó “muy golpeado” en la comisaría “a decir qué sucedió”. Sobre el arresto al día siguiente dijo que se lo detuvo “sin que ofrezca ninguna resistencia”. También destacó que desde el día de la detención no realizó ningún acto que puede entenderse como de entorpecimiento de la investigación. Allegados a la defensa deslizaron que el caso podría encuadrarse en un caso de legítima defensa o de exceso en la misma.

Barbagelata adhirió al planteo de la defensa, pero entendió que era necesario otorgar a Fiscalía cinco días para que evalúe el domicilio propuesto por la defensa y se desestime que pueda presentar alguna contraindicación que pueda perjudicar a investigación. En este sentido, señaló que como el lugar está lejos de Paraná podría no ser “eficaz” si Fiscalía requiere de la presencia del imputado para alguna diligencia propia de la investigación.

 

Matías SoleMazzaco está imputado por la muerte de Rubén Ramírez, ocurrida en un confuso incidente en la casa de la víctima.