Judiciales, Paraná, Policiales, Sociedad

Juicio por presunto intento de homicidio   

En la segunda jornada del juicio que se realiza contra Cecilio Ramón Além, de 40 años, y Andrés Exequiel Arce, de 29 años, por el presunto intento de homicidio de Damián Benjamín Ibarra, ocurrido en barrio San Martín, en el Volcadero, el 30 de agosto de 2017, aproximadamente a las 22.10, quedó en exhibición las condiciones en las que trabaja el personal del Cuerpo Médico Forense de Tribunales y en las que sobreviven no pocas familias de Paraná que encuentran su sustento en la basura del Volcadero.

 

El martes a las 10 será la etapa de alegatos. Los imputados enfrentan una posible pena de 11 años de prisión por el delito de Homicidio agravado por alevosía en grado de tentativa.

En cuanto a la primera situación, el forense Luis Molteni precisó que analizó el informe que hizo un médico del hospital San Martín sobre las heridas que recibió la víctima, en “fotocopias de muy mala calidad”.

El forense añadió que se debió entrevistar con el médico que realizó el informe porque “la letra del doctor era ilegible”. En cuanto a la segunda, los testigos que declararon ayer trabajan en el Volcadero.

Todos señalaron que allí no hay ningún tipo de iluminación, por lo que tienen que iluminar las bolsas de residuos que revisan con linternas que portan sobre sus cabezas,  alcanzando el artefacto sólo para echar luz sobre el recipiente.

El debate comenzó el miércoles con la declaración de Ibarra. Este respondió con contundencia las preguntas que se le realizaron sobre las circunstancias del ataque que sufrió.

Igual temperamento exhibió con las imágenes que se le mostraron de una rueda de reconocimiento. También lo hicieron un policía de comisaría decimoquinta que trasladó a Ibarra al hospital san Martín y dijo que estaba en riesgo de vida, y otro efectivo de la División Homicidios que entrevistó a Ibarra en el hospital, donde le manifestó que Arce y Além fueron los agresores.

Ayer declararon testigos de la defensa que refirieron que Ibarra, después de salir del hospital, agredió con piedras y disparos de arma de fuego la casa de la madre de Arce. También declaró un efectivo de Homicidios que recordó que la investigación comenzó,  a partir de testimonios recabados en el lugar, direccionada sobre una persona identificada como “Ramón”, que a la postre se confirmó que se trataba de Além. El funcionario añadió que fue difícil puesto que “en el Volcadero temen involucrarse porque las cosas se resuelven con violencia”.

Molteni, con 13 años de trabajo en Tribunales y más de mil autopsias realizadas, aclaró que no vio a Ibarra sino que analizó un informe en el que constaba que tenía tres orificios de bala de entrada y dos de salida.

A la pregunta de Fiscalía sobre si tuvo riesgo de vida, respondió que “no se lo puedo decir, no hay lesiones viscerales, no hay neumotórax, no hay efecto sobre órganos de la cavidad abdominal”, añadiendo que el informe que vio era en “fotocopias de muy mala calidad”.

Alem y Arce podrían ser condenados a once años de prisión, si son hallados culpables.