8 C
Paraná
martes, julio 7, 2020
  • Paraná
  • Policiales
  • Sociedad
Más

    Piden duras penas para acusados de violento robo a supermercado chino

    El viernes 2 de agosto se conocerá la sentencia.

     

    Fiscalía solicitó penas de 9 años y 8 años respectivamente, para los dos acusados del asalto a mano armada a un supermercado chino ubicado en calle Antonio Crespo, en la zona este de Paraná. Ocurrió el 29 de mayo de 2018. Las defensas solicitaron el beneficio de la duda.

     

    Redacción El Diario | [email protected]

     

    Las fiscales Paola Farinó y Melisa Saint Paul, solicitaron el viernes 27 de julio que Alejandro Valentín Cano, de 36 años, sea condenado a la pena de 9 años de prisión por los delitos de Robo doblemente agravado por el uso de arma impropia y Lesiones graves; en tanto que para Martín Orlando Ubiedo, de 25 años, pidieron que sea condenado a la pena de 8 años de prisión por aquellos delitos y por los delitos de Robo simple, en tres hechos, y Robo en grado de tentativa, en un hecho.

    En el caso de Cano, se pidió que se le revoque la pena de 3 años de prisión condicional que se encontraba cumpliendo al momento del violento asalto, ocurrido el 29 de mayo de 2018, alrededor de las 13, por el delito de Tenencia simple de estupefacientes.

    La defensa de Cano, en manos de Corina Beisel, pidió la absolución por el beneficio de la duda; mientras que la de Ubiedo, que fue responsabilidad de los defensores públicos, Jorge Balbuena y Jorge Sueldo, se expidió por lo mismo en relación al asalto al supermercado, pero no respecto de los cuatro robos que se le comprobaron al joven.

    Cano y Ubiedo fueron juzgados por el violento asalto al supermercado chino Los dos hermanos, ubicado en calle Antonio Crespo 153, en el ingreso este a Paraná. Ambos enfrentaban penas de diez años de prisión.

    El juez del Tribunal de Juicio y Apelaciones de Paraná, José María Chemez, dará a conocer el adelanto de sentencia el viernes 2 de agosto a las 12.

    Las fiscales resaltaron la violencia que desplegaron las tres personas que ingresaron al local aquel 29 de mayo. Señalaron que lo hicieron desplegando “un audaz plan delictivo” en el que desempeñaron roles “tendientes a apoderarse de manera ilícita de dinero”, para lo que actuaron armados con armas de fuego y un hierro con el que amedrentaron y redujeron al personal del local y a los clientes.

    Las fiscales destacaron que los imputados llevaron el hierro para usarlo en el ilícito y no fue un elemento que encontraron en el lugar.

    También destacaron que se trató de cuatro asaltantes, tres ingresaron al local y uno los esperó en una camioneta para huir, que actuaron con “codominio del hecho, en una acción unitaria, distribuyéndose roles, sin lo cual no hubieran podido concretar el robo”.

    Para las fiscales la comprobación de la responsabilidad de Cano se sostiene en tres pruebas: una huella hallada en una botella de gaseosas en la línea de caja, un identikit, y las cámaras de seguridad de comercios de la zona que permitieron individualizarlo.

    Las defensas cuestionaron, en relación al asalto, que no se pudo comprobar con el grado de certeza que se necesita para emitir una sentencia condenatoria, que hayan sido los autores del robo.

    Balbuena puso en crisis el reconocimiento en rueda de personas que una de las víctimas realizó en relación a Ubiedo. Sostuvo que la testigo manifestó que “los ojos serían similares” lo que entendió “carece de contundencia que se le atribuye (a la rueda)” y estaría “lejos de ser asertivo”.

    El defensor también sostuvo que en los cuatro robos que se le atribuyen a su defendido se hallaron huellas dactilares, en lo que calificó como accionar de “una desprolijidad mayúscula” pero en el asalto no se las halló.

    Por su parte Beisel sostuvo que contra Cano sólo existe el testimonio de una testigo que dijo que lo “vio cerrar la puerta y acercarse a la cajera” del local pero todo lo que se manifestó después “son conjeturas”. La defensora manifestó que “Fiscalía no logró probar todas las propuestas fáticas que estableció en el marco de la imputación, las más relevantes quedaron en el plano de hipótesis”.

    Además, cuestionó que “la pena es excesiva, no está debidamente fundamentada” y añadió que no se logró probar que “fueran tres o más personas”, como así también que no hubo “pluralidad de víctimas” ni que “fue planificado de antemano”.

    Cámaras revelaron el recorrido de los autores del robo al supermercado chino

    Contradicciones

    Ambas defensas señalaron que la suma que supuestamente se robó, que no fue recuperada, fue variando. Primero se mencionó que fueron 30.000 pesos, luego 300.000 pesos, y en el juicio, los damnificados sostuvieron que se les robó 400.000 pesos.

    También coincidieron en lo que consideraron una contradicción en la prueba: un policía sostuvo que contó con la pericia de la huella que compromete a Cano en la tarde del día siguiente al hecho, mientras que el perito que la realizó sostuvo que contar con la huella demandó dos días.

    El violento asalto al supermercado Los dos hermanos, ubicado en calle Antonio Crespo 153, se produjo en mayo del año pasado.

     

     

    Lo más leído