Home, La Provincia, Paraná, Política, Sociedad

El médico Berduc sugirió buscar al mellizo en Buenos Aires o La Plata

Alfredo Berduc, que fue cardiólogo del Hospital Militar donde nacieron en la clandestinidad Sabrina Gullino Valenzuela Negro y su hermano mellizo, que aún permanece desaparecido, sugirió que desde el Instituto Privado de Pediatría (IPP) debieron derivar al varón a tres instituciones posibles en Buenos Aires o La Plata, donde se debería investigar.

El reconocido médico local declaró ayer en el Tribunal Oral Federal de Paraná. El testimonio del cardiólogo Alfredo Berduc era muy esperado en el juicio que se sustancia contra Miguel Torrealday, David Vainstub y Jorge Rossi, que están acusados de la sustracción y supresión de la identidad de los mellizos Valenzuela Negro, una nena y un varón, hijos de los militantes asesinados por la dictadura cívico militar, Raquel Negro y Tulio Valenzuela. Los mellizos nacieron en la clandestinidad en el Hospital Militar de Paraná, en los primeros días de marzo de 1978, y fueron derivados al Instituto Privado de Pediatría (IPP), que es propiedad de los imputados. El varón aún está desaparecido.

ORDEN. El testimonio de Berduc era esperado porque fue el primer médico que atendió a los niños en la sala de Terapia Intensiva del Hospital Militar (HM) y de quien una enfermera dijo que aquel habló con el médico Juan Ferrarotti para que derivaran a los mellizos a una sala de neonatología porque en el HM corrían riesgo de vida, puesto que el varón tenía problemas de salud. Ayer, Berduc dijo no recordar haber mantenido aquella conversación, que habría ocurrido cuando le entregó la guardia a su colega. Sí recordó que le manifestó su preocupación al director del HM, Marcelo Beret, quien le dio la orden al condenado en la causa Hospital Militar, Juan Antonio Zaccaria, que era el jefe de la sala de Terapia Intensiva. “Beret le dio la orden a Zaccaria y les dieron el alta” recordó Berduc, que añadió que “Zaccaria respondió a la orden que le dio Beret. Yo cumplí lo que le dije, lo que hizo Zaccaria después lo desconozco”.

DEBER. Berduc dijo que cumplió con el “deber moral de salvarle la vida a los niños” y tras señalar que en el caso de nena “gracias a dios” se logró, indicó que respecto del mellizo que aún se sigue sin que se sepa su destino, “no tengo la bola de cristal para saber, espero que lo hayan derivado para darle la oportunidad de vivir”. La referencia de Berduc tuvo como antecedente que sostuvo que el mellizo llegó a Terapia Intensiva con una “patología cianótica congénita” que no tenía posibilidades de atención en Paraná, en aquel momento. En este sentido, el médico opinó que debía ser trasladado a un centro de mayor complejidad, mencionando tres: Casa Cuna, Hospital Garrahan y el Hospital de Niños Sor Ludovica, distribuidos en Buenos Aires y La Plata. Así, manifestó que “lo lógico sería investigar si estos niños se operaron y si sobrevivieron”. Previamente, Berduc había expresado: “Pienso que pudo haber fallecido si no lo derivaron. Pienso que lo debieron haber derivado, era la conducta médica indicada sin pérdida de tiempo”.

AVISPERO. Berduc sostuvo que durante el tiempo que estuvo con los mellizos, entre treinta y cuarenta minutos, según recordó, no vio a la madre, como así tampoco pidió su historia clínica porque expresó: “En ese momento uno no tenía que meter la nariz en el avispero, no se podía, era muy peligroso”. Sin embargo, reconoció que en “otro contexto y en otro hospital”, lo hacía. En otro pasaje de su testimonio volvió a aquella situación y dijo: “Sabía que era peligroso, incluso meterme a derivarlos era peligroso”.

OTRAS DECLARACIONES. Ayer también declararon dos mujeres que tuvieron hijos en la misma época en la que nacieron los mellizo Valenzuela Negro. Ambas mujeres recordaron que sus bebés fueron derivados al IPP desde el sanatorio Rawson pero no aportaron datos relacionados con el objeto del juicio.

PERICIAS CALIGRÁFICAS

Ayer se dio la intervención a un efectivo de Gendarmería para que realizará la pericia caligráfica a los cuerpos de escritura de los imputados y varias enfermeras y personal administrativo del IPP. Los puntos de pericia consisten en determinar si la letra que refiere el texto “López Soledad y López NN”, en el libro de Producción del IPP, es la misma que la de la grafía inserta en el libro o se trata de una diferente y no reiterada en otros textos. También se busca determinar si las letras NN en los dos casos pertenecen a la misma mano, si la anotación de los mellizos proveniente del HM es de la misma letra y si es posible realizar el análisis scopométrico para determinar la antigüedad de las escrituras.

Desde las defensas se pretende determinar, respecto del primer punto, si solamente esos dos nombres se insertaron y después, en todo el libro no hay otro texto más con esa letra, o si se trata de dos letras diferentes correspondientes a dos turnos diferentes, puesto que hay seis días de diferencia entre el ingreso de la nena y el del varón.

 

PROGRAMA BUSCAR

El Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia, denominado Buscar es un programa del Ministerio de Seguridad de la Nación de colaboración con el Poder Judicial. El programa ofrece una recompensa a los ciudadanos que brinden datos que permitan capturar a prófugos de la Justicia, hallar a personas extraviadas e identificar a los autores de casos no resueltos. Según se puede leer en la web del Ministerio de Seguridad, el programa Buscar garantiza la absoluta reserva de la identidad de quienes aporten información.