Deportes, Home

Todo el calor y el color del partido de rugby del año

A los hinchas argentinos que llegaron hasta el imponente estadio del Club Atlético  Vélez Sarsfield, poco les importó el resultado del encuentro entre Los Pumas y los All Blacks. Incluso muchos hicieron caso omiso al juego en sí y se fanatizaron con el propio color que brindó el evento, tanto antes como después del partido.

Por Gabriel Baldi

(Desde Buenos Aires)

Durante el test, la ansiedad y la algarabía fue el común denominador de los 31.320 espectadores que gozaron de un encuentro pocas veces visto, en el cual, el disfrute de todos fue mayor al de cualquier festejo por un marcador a favor.

Una vez más, la Unión Argentina de Rugby (UAR) demostró estar a la altura de la circunstancia al recibir al mejor rugby del planeta.

La octava edición del Rugby Championship tuvo su última presentación en el país con un escenario como el José Amalfitani que lució imponente.

El reducto, que se transformó prácticamente la casa de Los Pumas y Jaguares, tuvo una multitud alrededor del espectáculo brindado por dos grandes seleccionados.

En la previa hubo shows musicales y el clásico Fan Fest, con stands de juegos, indumentaria y patio de comidas reunió a una gran cantidad de aficionados. Numerosas postales dejó la tarde porteña en un partido que tuvo sus entradas agotadas desde el lunes.

El desafío del año para Los Pumas no podía carecer de la presencia de los medios especializados de distintos puntos del país, que le dieron una importante cobertura. Más de 200 periodistas argentinos se acreditaron para el partido y alrededor de 20 reporteros neozelandeses se registraron para cubrir las alternativas del choque, que volvió a tener a EL DIARIO como el único medio gráfico entrerriano presente.

Al ágape oficial asistieron autoridades de la Unión Argentina de Rugby con su presidente, Marcelo Rodríguez a la cabeza. Por la UER, dijo presente el titular de la entidad, Nelson Di Palma. Mientras que por World Rugby, el vicepresidente Agustín Pichot fue un anfitrión de lujo.

Entre los fanáticos hubo más de un centenar de hinchas de Entre Ríos, que llegaron entre grupos de amigos, adquiriendo paquetes de viajes o bajo la organización de algunos clubes.

Entre los presentes no pudieron faltar los ex Pumas que suelen acudir a cada presentación nacional e incluso, llamó la atención la presencia de funcionarios del gobierno nacional, como Rogelio Frigerio y Marcos Peña. “Me gusta el rugby y llegué al deporte por mi hijo, que juega en Belgrano Athletic”, indicó Frigerio.

La campaña de la UAR “Respeto, yo no silbo”, se cumplió en gran medida. Una premisa clave en el rugby es la disciplina, tanto en el juego propio como por el juego del rival y fue por eso que incluso ante el mítico haka, el silencio fue prácticamente absoluto.

Los aplausos y la admiración por los All Blacks, fue una constante en el público local. Uno de los mejores equipos o quizás el mejor, de la historia del rugby mundial, pasó por argentina y dejó su marca. Una huella imborrable para los presentes en la fría noche porteña.

POSTALES

El presidente de la UER, Nelson Di Palma, junto a su esposa.
Los ex Pumas, José María Núñez Piossek y Federico Todeschini.

Facundo Arias, del Plantel Superior del CAE, presenció el evento con amigos.