Galería, Home, Paraná, Sociedad

Inquieta a vecinos y a la empresa la paralización del plan para 60 cuadras

La preocupación hecha pública por los vecinos de las calles Altos del Paraná y Arroyo Grande a raíz del abandono de las tareas de asfaltado que habían comenzado días atrás, quedó plenamente justificada cuando desde la empresa a cargo del proyecto confirmaron la suspensión de los trabajos ante el atraso en los pagos por parte del Municipio.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

“Estábamos todos muy contentos porque son trabajos que vienen con una postergación de una década cuando otra gestión se tragó la plata. Pero, hace más o menos una semana las máquinas se retiraron. Hablamos con la empresa y dijeron que le deben desde mayo. Tenían previsto terminar en el mes de agosto, pero se llevaron las máquinas y esto quedó a medias”.

El relato corresponde a vecinos de las calles Altos del Paraná y Arroyo Grande, en la zona de Paracao, que estaban incluidos dentro del plan de pavimentación de 60 cuadras de hormigón que la Municipalidad adjudicó a la empresa Daniel Barón S.A.

El estado en el que se encuentra el plan reconoce distintas situaciones. En algunas calles se completó; en otras se iniciaron los trabajos pero luego se paralizaron y en otras, están a la espera de algún movimiento.

Inquieta a vecinos y a la empresa la paralización del plan para 60 cuadras

Los trabajos en Altos del Paraná y Arroyo Grande –dos calles paralelas- consisten en el asfaltado de dos cuadras que quedaron con broza en medio de una zona de arterias que hace tiempo están pavimentadas.

“Como las tareas se iniciaron, se hizo movimiento de suelo, ahora quedamos peor que antes. Los autos ya no pueden guardarse en los domicilios porque quedó una suerte de escalón a la espera del paso siguiente que era el cordón cuneta. Y luego vendría el pavimento de hormigón”, relató a EL DIARIO, una vecina entusiasmada por lo que iba a ser, pero absolutamente decepcionada por los acontecimientos.

“Esto nos vuelve a perjudicar”, remarcó Cristina Rodríguez.

En el Municipio la respuesta que recibieron los vecinos es que se hizo un pedido a las empresas de “disminución del ritmo de las obras, pero que no se paralicen” y descartaron que hubiera rescisión de contratos. Incluso no desestimaron que se tratara de presiones de empresas para que se efectivicen los certificados. No obstante, admitieron que había firmas de certificaciones pendientes por parte del Intendente.

DEUDA. El Ingeniero Julián Ludi, personal técnico de la empresa Barón, explicó a EL DIARIO que “el plan implica ir haciendo el movimiento de suelo e ir hormigoneando las calles paulatinamente. Con el freno del pago de certificados, la empresa no puede seguir avanzando en las calles que tenía previsto hormigonear este mes”.

El plan inicialmente era por el sistema de consorcio y esfuerzo compartido y abarcaba 100 cuadras, pero luego se redujo a 60 porque el Municipio decidió costear todos los gastos, es decir la obra directamente iba a ser pagada por la Municipalidad, explicó el ingeniero.

Efectivamente, en la actualidad son distintas las situaciones que se presentan debido a que “en la obra se va avanzando paulatinamente, se van haciendo y terminando; no comienzan todas las calles en forma conjunta, simultáneamente”.

“Teníamos hechas algunas cuadras, ya hormigoneadas, y se estaban preparando otras como para hacerle pavimento de hormigón”, confirmó Ludi.

Repasó que se había comenzado con algunas calles en la zona de Blas Parera al final, donde se empezaba a colocar el hormigón, y por otra parte, el movimiento de suelos en Altos del Paraná y Arroyo Grande.

El problema, tal como indicó el ingeniero consultado por EL DIARIO, es que “hasta ahora no hemos tenido respuestas desde que arrancó la obra en mayo para el cobro de certificados, tanto de mayo como de junio”, lo que daría una deuda de alrededor de 11 (once) millones de pesos, precisó. El plan en total significaba una inversión original de 75 millones de pesos, más las actualizaciones

Destacó que lo que corresponde a mayo “ya está vencido” y confirmó que la empresa ha decidido “suspender los trabajos hasta ver qué va a pasar con todo esto, porque no tenemos respuesta”, reiteró.

Aclaró que no se ha rescindido el contrato por lo que si se efectivizaran los pagos atrasados, se retomaría el proyecto que contempla un plazo de ejecución de doce meses.

Consultado si desde el Municipio le han informado en qué plazo podrían regularizar los pagos, Ludi dijo que “no saben cuándo van a hacer el pago”. Al respecto, destacó que la inversión y los pagos deben ir de la mano.

El movimiento de suelo, a partir de la paralización de los trabajos, complica la vida de los vecinos de las calles Altos del Paraná y Arroyo Grande.