Home, Judiciales, Policiales, Sociedad

Conceden domiciliaria a un acusado de disparar a un hombre en la pierna

Tras un acuerdo entre el fiscal y el defensor, estará 30 días con arresto domiciliario con control electrónico mediante tobillera. El hecho ocurrió hace 25 días, en calle Ameghino de Paraná.

Julio Esteban Galván estará con arresto domiciliario, lo cual se decidió este martes, mientras se sustancia la investigación para dilucidar qué responsabilidad le comprendería en el incidente ocurrido el sábado 22 de junio, alrededor de las 2.30, cuando Daniel Osvaldo Yedro recibió un disparo en la pierna izquierda.

El hecho ocurrió en calle Ameghino al final, en Paraná. Para la acusación, el imputado con su accionar “-pese el peligro que dicho accionar representa para la vida e integridad física- efectuó un número no determinado de disparos” contra la persona de Yedro. Galván enfrenta cargos por el presunto delito de Homicidio simple en grado de tentativa.

Ayer, la jueza en feria Paola Firpo resolvió hacer lugar al acuerdo alcanzado entre Fiscalía y defensa pública, y concedió la prisión preventiva en la modalidad de arresto domiciliario, con control del dispositivo electrónico tobillera electrónica, mientras se sustancia la Investigación Penal Preparatoria (IPP).

Asimismo, hizo lugar al pedido de la defensa para que se levante la declaración de rebeldía en la que se encontraba Galván y el consecuente pedido de captura, solicitud a la que Firpo también hizo lugar.

Según precisaron fuente judiciales consultadas, el día del hecho Galván habría mantenido una discusión con su pareja, motivo por el cual se llamó a la Policía.

En el contexto del intercambio de opiniones con la mujer, Galván mantuvo un cruce con Yedro, circunstancia en la que había realizado dos disparos contra el suelo, a modo de amedrentamiento, y un tercer disparo, que impactó en la pierna de la víctima, hecho tras el que inmediatamente llegó un patrullero que arribaba al lugar por la discusión con la mujer.

Tras aquel accionar, el imputado habría huido de la escena del crimen corriendo, momento en que habría perdido el documento de identidad.

Según sostiene la acusación, Galván fue visto por varios testigos. La medida de coerción morigerada se acordó en función de que se configuraría el riesgo procesal de fuga, puesto que Galván eludió el accionar de la Justicia durante un tiempo, cuando la fuerza del orden lo buscaba.

Según se indicó, el imputado logró evadir en varias oportunidades de la Policía, hasta que finalmente fue hallado en la casa de un familiar.

 

La jueza resolvió hacer lugar al acuerdo alcanzado entre Fiscalía y defensa.

El garante

 

La jueza Firpo le recordó a Galván que quedaba en custodia de un familiar, quien se comprometió a que cumpla con el arresto domiciliario en su casa.

La jueza le resaltó que de no cumplir, intentando o logrando evadir el accionar judicial, quien se verá comprometido será el garante responsable de su custodia.

En el mismo sentido, Firpo le informó al garante, que estuvo en la audiencia, que deberá informar a las autoridades cualquier incumplimiento en el que Galván pudiera incurrir.