Entre Ríos, Judiciales, Policiales, Sociedad

Narcotráfico: rechazan la teoría del fruto del árbol envenenado y confirman procesamiento a acusados

Las defensas de tres hombres acusados por narcotráfico pidieron la nulidad de la declaración de uno de aquellos, que a la sazón permitió la detención de los otros dos. Consideraron que la Policía “no se encuentra habilitada” para interrogar a los sospechosos. La Cámara rechazó el pedido y confirmó los procesamientos.

 

Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

 

La Cámara Federal de Apelaciones de Paraná, integrada por Cintia Gómez, Beatriz Aranguren y Mateo Busaniche, resolvió “rechazar” los planteos de nulidad y los recursos de apelación “interpuestos por las defensas de BAAJ y de JAEF” contra la resolución del Juzgado Federal N°1 de Concepción del Uruguay, que decretó “el procesamiento de los nombrados, por el delito de Transporte de estupefacientes, en orden al cual deberán responder en calidad de coautores”. Asimismo, resolvió “tener por desistido” el recurso de apelación interpuesto por la defensa de BAAJ contra la resolución que dispuso la prisión preventiva de aquel porque la defensa no fundamentó “los agravios concretos contra el dictado de la prisión preventiva”.

 

Hipótesis

La Cámara entendió que “todo lo dicho fue fundadamente expuesto” por el juez del Juzgado Federal N°1 de Concepción del Uruguay “dando cumplimiento” a las normas que permiten “afirmar la hipótesis delictiva investigada en autos”, respecto de ambos imputados, que son investigados por el transporte de seis kilos y medio de marihuana que otro imputado, MFR, llevaba en un taxi Volkswagen Polo. El rodado fue detenido el 15 de marzo de 2019, alrededor de las 22.30 en el kilómetro 289 de la Ruta Nacional 127, en inmediaciones de San Jaime de la Frontera, por personal de la Policía Caminera. Los dos primeros se trasladaban en un Toyota Corolla y fueron detenidos posteriormente por dichos de MFR.

 

Respuestas

En la imputación se sostuvo que “corresponde indicar, que una de las respuestas que dio MFR era que se dirigía a Federal, lugar donde lo esperarían los ocupantes de un Toyota Corolla gris que pasó delante de él. Es así, que los efectivos del orden dieron con los mismos en cercanías de un hotel de San Jaime de la Frontera, trasladando a BAAJ y a JAEF hasta el lugar de ocurrencia del hecho”, donde se incautó la droga y se detuvo a los sospechosos.

 

Fruto

Las defensas solicitaron la nulidad de la declaración de MFR, conforme la teoría del “fruto del árbol venenoso”, puesto que sostuvieron que “la policía no se encuentra habilitada para efectuar este tipo de interrogatorios y era la única vía de investigación llevada hasta el momento”. En tanto que Fiscalía hizo hincapié en la inconsistencia de las declaraciones de los imputados, señalando que uno de los autos, un Toyota Corolla, iba como “soporte” y era conducido por BAAJ que es vecino de MFR; y sostuvo que la declaración de éste “ante los preventores podría ser asumida como una manifestación que abastece la pesquisa, lo cual dio lugar a la interceptación de un vehículo que a la sazón era conducido por una persona conocida del nombrado”.

 

Debate

 

La Cámara sostuvo que “cabe mantener el resolutorio apelado, pues satisface el juicio de probabilidad propio de esta instancia procesal. Es que no debe perderse de vista que para el dictado del auto de procesamiento se requiere que existan elementos de convicción suficientes sobre la comisión de un delito…”, sin que se requiera “la exigencia de que se acredite fehacientemente el mismo; debiendo destacarse que aquél no causa estado y que si en esta etapa se debiera analizar exhaustivamente la concurrencia de todos los elementos relativos al ilícito, se tornaría innecesaria la del juicio, que por su naturaleza está llamada a ser el ámbito del referido debate”.

También señaló la Cámara que los elementos de prueba que constan en el expediente “se presentan como suficientes por el momento para tener por comprobada la participación de los nombrados en el delito que se les endilga y no alcanzan a ser desvirtuados con las explicaciones dadas al momento de prestar declaración, sin perjuicio de que deberán ser profundizadas las tareas investigativas a fin de recabar mayores probanzas que permitan conformar la hipótesis delictiva”.