Home, Paraná

En Cáritas se abrió un hogar de mujeres en situación de calle

Según un relevamiento reciente hay 12 mujeres que viven a la intemperie en el centro de Paraná. El refugio, que abrió sus puertas el jueves en la sede de la ciudad de Paraná, es sostenido por la organización católica, Suma de Voluntades y Hogar de Cristo.

En la sede de Cáritas (Rosario del Tala 641) se abrió un hogar para mujeres en situación de calle. La medida responde a una necesidad que diversas organizaciones venían denunciando ya que los refugios que están disponibles en la ciudad son sólo para varones. De acuerdo a un censo realizado por Suma de Voluntades, en Paraná hay 12 mujeres que viven en la calle en la zona céntrica, de un total de 102 personas.

El nuevo hogar abrió sus puertas el jueves. Está sostenido por Cáritas, por Suma de Voluntades y Hogar de Cristo y se prevé que funcione durante los dos próximos meses, hasta que pase el período invernal.

Se necesitan donaciones de: camas, sábanas, frazadas, toallas, ollas, platos, cubiertos, candados, elementos de higiene, desodorante corporal, ropa interior, medias y toallitas femeninas que se pueden entregar en Rosario del Tala 641, en Libertad 272 o en 25 de Junio al final (Hogar de Cristo).

 

ESFUERZOS

“Esta idea empezó en una reunión con Suma de Voluntades, Red Puente, Hogar de Cristo y Cáritas. Abrimos mancomunadamente con esas instituciones, en la sede de Cáritas y con el aporte de otras organizaciones”, explicó a EL DIARIO Javier Murador, vicepresidente de Cáritas.

“Hay lugar para 12 mujeres. Conseguimos camas, colchones, mesas de luz que nos presta el Seminario Arquidiocesano. Se está pidiendo donaciones de ropa de cama, ropa de mujer, elementos de higiene y alimentos. El número que manejamos es porque Suma de Voluntades y Hogar de Cristo conocen por las rondas nocturnas que hacen que ese es el número real de mujeres que hay en la calle”, manifestó.

“Pusimos todo el esfuerzo para empezar porque no se podía dejar de pasar un día más. Ayer abrió las puertas (por el jueves). Vino una señora. La gente de Suma de Voluntades empezó a hacer las invitaciones en sus recorridas nocturnas. Se difundió cuando estuvo concretado para no generar expectativas. Ahora podemos decir que gracias a Dios, abrió sus puertas con el compromiso y trabajo de todas estas organizaciones”, resaltó.

 

INVIERNO

Este nuevo hogar, que todavía no tiene nombre y que será bautizado por todas las organizaciones, continuará abierto hasta el 21 de septiembre.

“La idea es que funcione como paliativo durante el invierno, como hacen otros hogares. No tenemos la infraestructura para mantener algo así a largo plazo”, indicó.

En cuanto al funcionamiento, remarcó: “Durante la noche hay voluntarios de las organizaciones que asisten y acompañan. Hay dos turnos: uno para la primera hora de la tarde y noche la recepción de las mujeres. Hay un horario de ingreso. En ese primer momento, las reciben, las mujeres tienen un lugar para bañarse, para merendar y las ideas es que junto con ellas se prepare la comida de la noche. El otro turno es desde las 11 de la noche hasta las 8 de la mañana, con un equipo de dos personas que se quedan toda la noche y ayudan a preparar el desayuno”.

Funciona en un salón que está en el fondo de la sede de Cáritas.

“Lo pudimos reacondicionar hace poco. Ahí se ubican las 12 camas, con sus respectivas mesas de luz para que las personas que vienen puedan poner sus pertenencias. Hay un baño, un sector de cocina y un lugar para comedor”, describió el sacerdote.

“Duermen abrazadas a lo poco que tienen. La violencia que viven a diario en las calles es terrible”, relató.
Finalmente, enfatizó: “Estamos contentos que pudimos abrir esto en una acción mancomunada. Ninguna organización lo habría podido hacer individualmente”.