Entre Ríos, Galería, Home, La Provincia, Paraná, Policiales, Sociedad

Robo de caballos, un delito que no cesa

Desde la Policía se brindó una conjetura sobre los motivos del robo de equinos. Quiénes están detrás, la venta de carne de caballo en la modalidad de menudeo y la influencia del clima en el incremento del delito. La modalidad de “camuflar” un caballo robado para dificultar su búsqueda.

 

Ladrones “camuflan” los animales para dificultar su búsqueda.

Desde la Policía de la provincia se informó de dos procedimientos en los que personal de la Dirección Prevención Delitos Rurales de Paraná, recuperó dos equinos el miércoles a la tarde. El primero se realizó en relación a una causa por el delito de Abigeato, en la que se investigaba la sustracción de un equino de una vivienda de calle Gobernador Parera.

El animal fue hallado, atado en zona de vegetación a la vera de las vías férreas. Fue secuestrado y restituido a su propietario. El segundo equino fue detectado en inmediaciones de calles Juan Báez y Avenida Ejército. Estaba suelto y en avanzado estado de desnutrición. Fue secuestrado para establecer quién es su dueño y entregado en calidad de depositario judicial en una institución para su cuidado y asistencia.

 

Sostenido

El jefe de la Brigada de Abigeato Paraná, subcomisario Leandro Peralta, dialogó con El Diario y brindó una explicación que permite un acercamiento a un delito que tiene características propias. El efectivo precisó que tiene a su cargo “dos Brigadas, una en la ciudad de Paraná, y otra en Paraná Campaña, que se ubica en María Grande, y es la que se encarga de todos los pueblos de esa amplia zona”.

Consultado respecto a si hubo un aumento del robo de caballos, Peralta sostuvo que “el delito se mantiene en el tiempo; hay épocas en las que aumenta y otras en las que no hay tantos robos. Tiene que ver con la época del año, en el verano disminuye y en invierno la gente, como los días son más cortos y las noches más largas, deja el animal atado en un lugar en la oscuridad o en zona de poca visibilidad” lo que facilita el delito. Peralta indicó que “por lo general se sustraen equinos entre gente de bajos recursos, no es que roban caballos de carrera, de polo o de salto, ese tipo de animales están a resguardo. Se roban entre ellos, entre barrios” indicó.

 

Camuflaje

 

A la hora de abordar las motivaciones del robo de caballos, Peralta primero explicó cómo trabajan desde la Brigada: “Nos empapamos bien del tema, hablamos con el damnificado, en este caso se trató de un señor de 80 años que cuando le entregamos el caballo se largó a llorar, con una alegría y emoción inmensa por recuperar el animal” y señaló que “no encontramos una motivación, pueden ser varias, esta gente no tiene ningún tipo de escrúpulos ni reparos en llevarse cualquier cosa, así como roban una moto sierra, plata o un celular, roban un equino ¿Para qué roban un celular? puede ser para usarlo o venderlo, lo mismo pasa con los equinos, puede ser para ellos mismos, porque hemos encontrado hasta caballos camuflados, le pintan las manchas; si es un caballo tostado con la cara blanca le pintan la cara de color negra, o tiene una mancha característica en un miembro se lo pintan y ya no tiene más la mancha”.

Peralta especuló en que “la finalidad puede ser comercial, para venderlo, en muchos de los casos se ha encontrado animales desmembrados, cuya carne se comercializa; no nos consta porque hacemos operativos a diario con gente de Fiscalización de la provincia en carnicerías, pero sí la venden dentro de los barrios, al menudeo, no en locales comerciales sino casa por casa”.

 

Golpes

 

La Brigada a cargo de Peralta cubre zonas urbanas y suburbanas. En el ejido de la ciudad de Paraná comprende a barrios como El Perejil, Gaucho Pobre, Bajada Grande, Anacleto Medina, Gobernador Maya, y las localidades de San Benito, Colonia Avellaneda y Oro Verde.

El funcionario precisó que en aquel ejido, “uno de los más conocidos y donde ocurren este tipo de hechos es el  barrio que está detrás del mercado El Charrúa, que es muy amplio, llega hasta las vías y es zona de montes, donde suelen tener muchos equinos y suceden este tipo de hechos”. Peralta destacó que desde la Brigada se han “dado varios golpes y en estos días hemos recuperado muchos equinos, y eso hace que el delito disminuya, cuando ejecutamos procedimientos de este tipo y recuperamos equinos es como que frenan, porque siempre son los mismos, las mismas personas las que están involucradas, no se las puede relacionar directamente peros son informadas a la Fiscalía que es la que va a tomar las medidas y continuar la causa”.

 

 

 

A mano

 

El responsable de conducir la Brigada diferenció la incidencia del robo de caballos en relación a zonas urbanas y rurales. En este sentido explicó que “en la zona de Paraná Campaña, por el hecho de ser una zona amplia y en la que hay muchos pueblos, por ahí el hecho de que haya muchos pueblos hace que sea crítica porque las personas están cerca de los animales bovinos, ovinos o porcinos, y los animales les quedan a mano a estas personas que se ocupan de este tipo de delito para ir, cometer el hecho y volver a su casa o a la ciudad y no ser captado o visto por ninguna persona. En esta zona tenemos controlado este delito pese a la situación que estamos viviendo, a la desocupación, al precio de la carne; hoy en día está muy controlado este tema”.