Política, Sociedad

Último adiós a Fernando de la Rúa

Una guardia de Granaderos escoltó el féretro hasta el cementerio.

 

El cuerpo del expresidente Fernando de la Rúa, que falleció el martes a los 81 años, fue trasladado ayer por la mañana de la sala velatoria O’Higgins, en el barrio porteño de Núñez, al cementerio Memorial, de Pilar, donde fue sepultado. Los restos fueron escoltados por granaderos a caballo en el cortejo camino al cementerio. La ceremonia de inhumación comenzó a las 11.

Al sepelio se acercaron familiares, amigos y colegas de la política, tanto correligionarios de la Unión Cívica Radical (UCR) como referentes de otros partidos.

Los alrededores de la ceremonia privada estuvieron custodiados por un operativo de seguridad, mientras los más cercanos al ex mandatario, como su viuda, Inés Pertiné, asistían a la inhumación.

La caravana partió a la mañana, luego de que el cuerpo de De la Rúa quedara en guarda en la casa velatoria, después del velorio que se realizó en el Congreso de la Nación el martes.

Amigos, familiares y colegas de la política se acercaron al cementerio. (Maxi Failla)

Amigos, familiares y colegas de la política se acercaron al cementerio. (Maxi Failla)

Allí asistieron funcionarios de distintos espacios políticos, aunque fueron mayoría los funcionarios del Gobierno y los dirigentes de la la UCR, partido al que pertenecía el ex presidente.

De la Rúa falleció tras una descompensación generalizada por un problema coronario, en el instituto Fleni, en Escobar.

 

Los restos de De la Rúa fueron despedidos en el Congreso por ex colaboradores y funcionarios

 

Los restos de De la Rúa serán velados en el Congreso Nacional