Cultura, Mundo, Show, Sociedad

Murió João Gilberto, el padre de la Bossa Nova

El gran músico, que falleció a los 88 años, ayudó a consolidar el género que le abrió a la música brasileña las puertas del mundo.

Fue maestro indiscutido de grandes artistas como Caetano Veloso, Gilberto Gil y Chico Buarque.

Impulsor de una revolución en la forma de cantar y tocar la guitarra que cambió la música brasileña, João Gilberto murió el sábado a los 88 años. La causa de la muerte aún se desconoce.

Gilberto es uno de los músicos fundamentales de Brasil durante el Siglo XX. Junto con otros referentes como Antonio Carlos Jobim y Vinicius de Moraes, Gilberto sentó las bases del bossa nova para luego convertirse en uno de sus más grandes referentes.

Nació en Juazeiro, estado de Bahía, en 1931, y comenzó a hacerse notar cuando lanzó el álbum Chega de saudade, en 1958.

A pesar de eso, sus últimos años fueron duros. Según contó su hija Bebel Gilberto, João había sufrido un deterioro físico y mental y se encontraba con importantes deudas económicas.

Artista extraordinario, fue gracias a él que la bossa nova se consolidó como género a comienzos de la década del 60 del siglo pasado, cuando la música brasileña conquistó el mundo. A esa conquista le siguió luego la brillante generación integrada entre otros por músicos de la talla de Caetano Veloso, Gilberto Gil y Chico Buarque, todos ellos inspirados en su momento por “Chega de saudade”, el clásico que João Gilberto lanzó en el año 1958.

Según el diario O Globo, en los últimos diez años “aquel João Gilberto ícono de la bossa nova fue de a poco perdiendo espacio dejando lugar a un personaje complejo. La decadencia física, las cuestiones de familia, los problemas de dinero, en fin, un conjunto de episodios graves acabó sonando más alto que el talento de un artista tan grande”.