El desafío de pensar el territorio más allá de la jurisdicción municipal

94

Pensar el territorio, definir los problemas, las prioridades, fijar criterios concretos de abordaje deben demandar la dedicación de los gobiernos. También, el involucramiento de las universidades, las organizaciones profesionales y otras de base territorial, los vecinos, los ciudadanos. La planificación urbana suele constituir un desafío.

 

Redacción EL DIARIO / [email protected]

 

Roberto Monteverde preside la Sociedad Argentina de Planificación Territorial (Saplat). Recientemente estuvo en Paraná donde presentó la conferencia “Pensar metropolitano, actuar local. Claves para pensar la complejidad”. La exposición del arquitecto y urbanista rosarino tuvo lugar en el marco de Jornadas de la Ciudad “Hacia una ciudad planificada 2019” que organizó la Regional Oeste-Noroeste del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Entre Ríos, y el Instituto de Estudios Territoriales de la Regional ONO (IET).

Roberto Monteverde, presidente de la Sociedad Argentina de Planificación Territorial (Saplat).

 

La planificación urbana de la ciudad y extendida hacia una dimensión metropolitana generó una diversidad de consultas periodísticas y el interés por cotejar qué piensan al respecto autoridades locales electas, y la experiencia de quienes están próximos a finalizar una gestión al frente del gobierno en una localidad próxima a la capital provincial.

El concepto de área metropolitana no es ajeno a los vecinos de Paraná. En unos casos, se ha utilizado para referirse a la vinculación de Paraná con Oro Verde, Colonia Avellaneda y San Benito; en otros, con Santa Fe.

El diálogo con el arquitecto Monteverde se inicia procurando conocer cuál es la idea que habita lo metropolitano.

–Toda la cuestión que tiene que ver con los temas metropolitanos en la Argentina está un poco en pañales, habría un proceso de construcción de estos temas que ya tiene un cierto recorrido, pero que todavía tiene avances muy desparejos. Las sociedades tienen un ámbito de competencia o jurisdicción que son los municipios y el territorio no siempre se arma con esos mismos límites. Las ciudades crecen. Fundamentalmente las capitales de provincia o algunas que tienen cierto peso, cierta envergadura, se van relacionando con ciudades vecinas –algunas muy próximas donde los límites se van diluyendo casi como una continuidad– y con otras, con distancias un poco más lejanas pero que funcionan de una manera mucho más integradas. Ese territorio de lo metropolitano, de esa región de proximidad no existe como jurisdicción hoy. Existe la provincia o municipios, entonces lo que hay que pensar es que esos territorios que en la práctica se dan, se van construyendo, necesitan otra forma de pensarse desde el punto de vista de los gobiernos, de la planificación, y de la gestión.

 

EXPERIENCIAS CONCRETAS

–A pesar de los avances desparejos que existen a nivel país, ¿hay experiencias concretas que pueden tomarse en cuenta?

–A estos fenómenos metropolitanos uno los viene estudiando, siguiendo. A nosotros nos tocó trabajar durante bastante tiempo en el área metropolitana de Salta, que tiene algunas similitudes y escalas. Se dan esos mismos procesos: una ciudad central, lo que sería Paraná el equivalente a Salta, y otro grupo de ciudades en donde la gente vive y trabaja en Salta, o a la inversa. Las relaciones se establecen en un lugar y se abastecen en otro, o prestan o consumen determinados servicios, el tema de la movilidad, los temas ambientales, los de trabajo; los procesos y los flujos se dan mucho más interjurisdiccionalmente. Y esos límites desde el punto de vista de la administración son uno, pero desde el punto de vista de la realidad son otros. Entonces, hay que poder abordarlos de la manera en que se dan en la realidad, pero poder administrarlos de una manera distinta. Uno puede adoptar como criterios comunes, pero luego las autoridades de aplicación son los distintos municipios y en algunos casos las provincias. Hay cuestiones de los municipios, de las provincias, hasta cuestiones nacionales. En estos límites que se van como superponiendo nace otro tipo de gobierno, de criterios. Es un desafío desde el punto de vista técnico para ver cuáles son las metodologías de trabajo y, desde el punto de vista de los gobiernos, para ver cómo se articulan políticas en un país donde tenemos escasa experiencia en vinculación de políticas.

 

GRANDES TEMAS

–En el caso de Paraná, por ejemplo, tenemos una cuestión nacional relevante que tiene que ver con el funcionamiento del servicio de transporte de personas por tren, que llega hasta Colonia Avellaneda, pero podría llegar a las otras localidades vecinas. Ahora, ¿quién integra esas visiones?

–Ese es el gran desafío y lo que no está armado y hay que poder construir. La movilidad es uno de los grandes temas metropolitanos. ¿Cuáles son los temas metropolitanos? La gestión de los residuos, tema de cuencas y de la movilidad. Se van armando consorcios de ciudades o ciudades que se agrupan para fijar políticas en común. En algunos casos lo delegan en una autoridad distinta. Por ejemplo, en el caso de Salta existe una autoridad metropolitana de transporte donde la Provincia junto con los municipios decide cómo delegar en ese ente del que forman parte la política metropolitana desde el punto de vista del diseño, de la gestión de los servicios. Esas formas se van adecuando de nuevos modos a las nuevas realidades. Desde otras miradas hay muchos otros ejemplos que incluso son aplicables a Paraná, que tiene esta relación más próxima dentro de su propia provincia: Paraná con las localidades que están próximas dentro de Entre Ríos, pero si se amplía la mirada, hay una relación de región metropolitana que es con Santa Fe. Ambas ciudades también tienen una cantidad de cosas comunes. Una de las experiencias interesantes bastante cercana a eso se está llevando a cabo entre las provincias de Neuquén y Río Negro, con dos grandes cabeceras –Neuquén y Cipoletti–, con una serie de ciudades muy próximas tanto de un lado como del otro. Eso es lo más nuevo en materia de planificación, pero se da en ciudades que tienen déficit de planificación a nivel local y ahora hay que incorporar esta otra dimensión que lo hace más complejo todavía.

 

GEOMETRÍAS VARIABLES

–¿Cómo delimitar un área metropolitana de modo que sea factible tomar definiciones en forma articulada?

–¿Cómo se delimita lo metropolitano? hay un término que es muy sencillo como para poder entender, que orienta. Lo que dice es que las áreas metropolitanas y las regiones metropolitanas tienen geometrías variables. ¿Qué es la geometría variable? Se puede tener una serie de temas que hacen que tengas una determinada geometría, como Paraná y localidades vecinas; tener la geometría de una región metropolitana más amplia que puede estar comprendida por algunas localidades de Entre Ríos con un nivel de interacción con Paraná, y otra geometría a una escala mucho más regional donde es necesario pensar Santa Fe junto con Paraná con políticas comunes. Uno tiene que trabajar tipo Windows, con ventanas abiertas al mismo nivel, fijando políticas para cada uno de esos casos. Esas son las cosas más dificultosas por un lado, pero más interesantes por el otro. Llevarían a pensar que si hay que poner cierto equipamiento de infraestructura, por ejemplo un aeropuerto importante, si tiene sentido que cada localidad tenga uno o uno sólo, con más servicios. Y así la discusión cuando se piensa los territorios de una manera más integral.

 

Teoría y práctica

–Se debería trabajar en la planificación de Paraná y luego, extenderse hacia la dimensión ampliada del área metropolitana, o se planifica en la ciudad con una mirada más abarcativa desde el vamos. ¿Qué es lo recomendable?

–Hay una teoría según la cual habría que ir de lo general a lo particular, pero hay una práctica que la contradice, con lo cual no está mal en la medida que uno no se pierda en lo suyo. Si hay un plan metropolitano, es más razonable tener un plan local. No se puede tener un plan metropolitano, si lo local no está claro. Lo más dificultoso es lo metropolitano, porque son mas actores que están en juego, entonces, cuando vos no tenés en claro lo que querés como modelo de ciudad es mucho más difícil discutir en una ámbito con mas actores. Y, si esos actores tienen un plan claro, queda desfavorecido la ciudad que está como más floja. Me parece que es posible trabajar con cosas distintas, pero las dos juntas. Por lo que venían planteando en las Jornadas de la ciudad –realmente muy importantes e interesantes– Paraná necesita contar con un plan propio y ese plan propio tiene que resolver algunas cuestiones específicas de la localidad, y algunos temas los tiene que discutir a nivel metropolitano, estando en su proximidad localidades entrerrianas como a otra escala Santa Fe. Pero la posibilidad más cercana es empezar por lo propio. Ahí todas las decisiones están de tu parte, los actores son los que están: el gobierno municipal que ahora se renueva y abre como una expectativa como todo gobierno que se inicia y puede plantear en el primer año de gestión cosas que entusiasman. Los concejos municipales que también se renuevan y todos los actores que estuvieron presentes en las jornadas, donde ya tenés los insumos para poder discutir un proyecto de ciudad.