Cultura, Home, Mundo, Sociedad

Mateo Feijoó: “La cultura es una obligación de lo público”

El gestor cultural español, director artístico del Centro internacional de artes vivas Naves Matadero de Madrid, asegura que “la cultura es una obligación de lo público”.

Mateo Feijoo participa en Argentina como uno de los disertantes del primer Encuentro de Festivales Iberoamericanos de Artes Escénicas (Efibero), organizado por el programa intergubernamental Iberescena, que se desarrolla en la ciudad de Buenos Aires desde el lunes y que concluye hoy.

“El arte no va a cambiar al mundo pero es un elemento que tiene que servir para generar un diálogo activo en un momento en que Europa y el mundo están generando una psicosis terrible en cuanto a la diferencia, la migración, la precariedad, las clases sociales”, sostuvo el gestor cultural español durante un intermedio de las actividades del encuentro que reúne a directores de 40 festivales de artes escénicas de 15 países iberoamericanos.

El especialista destacó que “en este marco creo que lo público es fundamental y que lo privado nunca va a cubrir las necesidades de la comunidad ni apuntar más allá de lo seguro y lo redituable. Lo público debe garantizar primero dos cosas: el sistema y acceso a la salud y a la educación y también la cultura, pero definiendo correctamente el concepto de cultura, en el que hoy parece entrar todo, desde las vacaciones a la cata de vinos, la cultura que se debe vincular a lo público no es la industria cultural, no es el enterteinment, no es el mainstream”.

Producción y creación

Cuatro años atrás, Feijoo regresó a España de Alemania al ganar el concurso para convertirse en director artístico de Naves Matadero, un espacio público destinado a las artes escénicas contemporáneas situado dentro del inmenso Matadero Madrid, un enorme centro cultural dependiente del ayuntamiento y que se levanta en la zona sur de Madrid, donde hasta fines de la década del 70 funcionó el faenado y distribución de carnes de la ciudad.

Naves Matadero posee dos salas teatrales, una para 260 personas y otra polivalente que puede ir de 500 butacas a 1.200 personas, un bar y espacios aledaños como un centro de residencia y zonas de intervención artística y funciona a través de temporadas anuales que proponen una línea dramatúrgica que define y atraviesa toda la programación.

Feijoó aseguró que “hay tres cosas que definen el proyecto de Naves. Primero, que es un proyecto totalmente interdisciplinario donde confluyen desde la arquitectura al pensamiento filosófico, las artes visuales, performáticas, plásticas, escénicas, la poesía”.

“Buscamos generar contextos donde confluyen artistas de diferentes disciplinas, donde hay un trabajo interrelacional a diferentes niveles y a partir de ahí se van articulando los proyectos”, agregó.

La otra base de Naves, explicó, es el concepto de internacionalización, “que no es comprar un espectáculo de un artista o compañía de otro país para que hagan unas funciones sino generar un contexto para presentar la obra, el artista y el trabajo, donde están presentes la transformación pedagógica, el trabajo con la comunidad y con otros artistas afines dentro de la ciudad, además de que tiende a traer a artistas españoles desconocidos en el país y que desarrollaron toda su actividad en el exterior”.

“La otra pata que define a Naves es el trabajo con la comunidad local desde lugares muy diferentes”, añadió.

Y, respecto de los criterios de curaduría del espacio, Feijoo señaló que se trata de “un lugar de producción y de creación que debe dar lugar a los creadores locales que tienen una línea de investigación seria y que están abordando un territorio de trabajo que pertenece a las líneas que definen el proyecto de Naves. En esto no importan mis gustos personales, porque este no es un bien personal sino público que debe atender a las necesidad de una población artística y de una comunidad social”.