10 C
Paraná
sábado, julio 4, 2020
  • Paraná
  • Policiales
  • Sociedad
Más

    Bordeira negó el supuesto abuso a Nahir en la cárcel de Paraná

    La funcionaria municipal y efectivo de la Policía de Entre Ríos, Griselda Bordeira, declaró ayer en Tribunales de Paraná en el contexto de la investigación por el supuesto abuso sexual que denunció Nahir Galarza, que señaló a otra interna.

     

    Redacción El Diario | [email protected]

     

    Griselda Bordeira, detenida con prisión preventiva en la Unidad Penal N°6 de mujeres de Paraná, en el contexto de la causa que juzgará su responsabilidad y la de un grupo de más de treinta personas en las denominadas causas Avioneta narco y Narcomunicipio, donde comparte suerte procesal en el fuero Federal con el intendente de Paraná por la Alianza Cambiemos, Sergio Varisco; el edil de la Unión Cívica Radical (UCR), Pablo Hernández; y el sindicado como líder de una organización narcocriminal, Daniel Celis, alias Tavi, declaró ayer en los Tribunales de Paraná en la causa que investiga una denuncia de Nahir Galarza contra la interna Ludmila Soto, por un supuesto abuso sexual cometido en la cárcel de mujeres.

    Según sostuvo su defensor Boris Cohen, Bordeira “negó absolutamente que haya ocurrido el hecho”. Galarza cumple una condena de prisión perpetua por el crimen de quien era su pareja, Fernando Pastorizo.

    En declaraciones a El Diario, Cohen precisó que su defendida “contó con detalles cómo era la convivencia dentro del penal, todos los problemas que tuvieron con Galarza respecto del celular que se le secuestró a Galarza, que fue ingresado de manera ilegítima y generó la incomunicación del resto del pabellón”. El letrado precisó que Bordeira “también relató cómo la denunció por amenazas a Galarza y (por eso) fueron separadas del pabellón”.

    Para la defensa de Galarza, a cargo de Ricardo Bordato y Patricio Cozzi, de la declaración testimonial de Bordeira quedó “demostrado la enemistad que tenía con Nahir”, la que se profundizó con la denuncia que realizó Bordeira en los medios en relación a una supuesta amenaza de muerte.

    Para los defensores, la testigo “no dijo mucho; dijo que ella nunca vio lo que denuncia Nahir”, no obstante reconocer que Bordeira manifestó que “que existía una relación de amistad entre Nahir y la chica que denuncia Nahir (Ludmila Soto) y luego se había quebrado esa relación”.

    Para los defensores la causa está en pleno proceso. En este sentido destacaron que “el fiscal está muy comprometido en investigar el caso”, añadiendo que “faltan (declarar) tres testigos más, posiblemente uno más que nombró hoy (por ayer) Bordeira”. Finalmente señalaron que “además, la causa tiene otro tipo de evidencia que se presentaron como cartas entre ellas” que se estarían peritando. Las misivas están en el legajo y serían escritas de puño y letra por Soto.

    Cohen destacó que su defendida “relató como todos los actos que se concretaron entre Galarza y Soto fueron absolutamente consentidos por Galarza, quien en ningún momento intentó una defensa, siquiera intelectual, del supuesto delito de abuso; que como un anverso de una moneda, todo delito de abuso sexual requiere de la conducta del agente que obra sobre el cuerpo del otro y la resistencia, al menos intelectual, negarse a que el hecho ocurra, a menos que la persona esté dormida o incapacitada de moverse. Resta la declaración de tres reclusas más, que por entrevistas informales se supo que coincidirían con la inexistencia absoluta del delito”.

    Bordeira contó en detalle cómo es la convivencia dentro del penal. Foto: Ahora.

    ¿Consumo de drogas?

    La denuncia de Galarza contra Soto sostiene que “sin poder precisar fecha ni hora, en los espacios que comparten en la Unidad Penal N°6, Ludmila Natalí Soto efectuó actos con connotación sexual sobre el cuerpo de Nahir Mariana Galarza sin su consentimiento”.

    Fuentes judiciales consultadas deslizaron que Bordeira relató situaciones de consumo de estupefacientes por parte de Galarza, dentro del penal, lo que por su situación procesal en el fuero Federal y por su condición de integrante de la Policía, que aunque detenida aún reconoce, sería “inadmisible”.

    En relación a la denuncia que por Amenazas realizó contra la joven, se indicó que le habría dicho que la iba a matar mientras Bordeira dormía. Incluso se pudo saber que testigos presenciales comentaron que la joven “se subía a un mueble, y en cuclillas, casi como una lechuza, observaba a las internas cuando dormían”.

     

    Griselda Bordeira declaró en Tribunales, tras la denuncia de Nahir Galarza por abuso

     

    Lo más leído