23.7 C
Paraná
martes, diciembre 10, 2019
  • Entre Ríos
  • Policiales
  • Sociedad
Más

    Convento de Carmelitas: el fiscal dio detalles sobre el juicio a la monja Toledo

    El fiscal Gamal Taleb brindó detalles del desarrollo del juicio contra la ex priora del Convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá, Luisa Toledo, acusada de privación ilegítima de la libertad, y precisó los motivos por los que solicitó seis años y medio de prisión para la monja.

     

    Taleb detalló que desde la Fiscalía se consideró “que estaba totalmente acreditada la hipótesis acusatoria, luego de un juicio que llevó aproximadamente 20 días, un juicio bastante largo, y las expectativas que teníamos de probar lo que decíamos que sucedió en el convento de Carmelitas Descalzas de Nogoyá fueron superadas, porque incluso aparecieron testigos”.

    Especificó que su referencia es “al testimonio de una religiosa que estuvo presente durante todos esos años en Nogoyá, que acreditó y confirmó los testimonios de las víctimas que ya eran contundentes y creíbles” con lo cual aseveró que “desde ese punto de vista no quedó ningún tipo de duda de que todo sucedió como fue planteado en el juicio”.

    Por otra parte, analizó que “los dos testimonios de las víctimas fueron creíbles y conmovedores. Fue un espacio de catarsis para ellas”.

    Una diferencia de opinión en la forma de tratar a las religiosas motivaba el encierro por varios días, con flagelos, con cilicios, con el uso de mordazas para que no hablaran”, describió Taleb.

    “El testimonio de la religiosa que está actualmente en el convento del sur también fue absolutamente fiable y muy contundente porque contó todo lo que se vivía ahí adentro; lo que era el régimen carcelario interno a partir de los propios dichos de la imputada que decía que ella quería volver al sistema de cárceles de Santa Teresa, y cómo las dos víctimas eran tratadas de esa manera mediante encierros permanentes y siendo obligadas a auto flagelarse no ya como práctica tolerada en las constituciones de las carmelitas de los años 90, que lo permite solamente un día a la semana – los viernes- por espacio de un salmo que dura aproximadamente entre cinco y siete minutos y siempre que sea voluntario, sino que en este caso era un castigo impuesto por Toledo en cualquier día de la semana y por espacio de siete salmos, que eran unos 50 minutos; y no como práctica para recibir a Dios sino por faltas que no eran tales. Una diferencia de opinión en la forma de tratar a las religiosas motivaba el encierro por varios días, con flagelos, con cilicios, con el uso de mordazas para que no hablaran”, describió.

    “Todas esas cosas violan los derechos humanos porque son contrarias a la voluntad de las religiosas”, resumió.

    También agregó que “la declaración por escrito de (el arzobispo Alberto) Puiggari contradice totalmente la postura de la imputada que dice que cualquiera que se quería ir, podía tomar las llaves y retirarse el lugar” mientras que “Puiggari contó que cuando una de las víctimas se escapa, lo llaman y le preguntan qué hacer con la víctima, porque la imputada Toledo pretendía hacerla volver con el uso de la fuerza policial, a lo que Puiggari se negó porque si la víctima era una persona mayor podía irse a su casa”.

    Prueba psicológica

    El fiscal Taleb explicó que en la causa “no hubo prueba psicológica ni psiquiátrica porque no se puede obligar a los supuestos autores a hacer un perfil de personalidad, pero sí los psicólogos que entrevistaron a las víctimas acreditaron el estado de angustia, de anulación de su personalidad, y todo el proceso vinculado a la estadía dentro del convento”.

    Con información de Análisis Digital.

    Carmelitas: el fiscal pidió seis años y medio de prisión para la monja Toledo

     

    Continúa el juicio por tormentos a la priora carmelita de Nogoyá

     

     

    Lo más leído