19.8 C
Paraná
sábado, diciembre 14, 2019
  • Paraná
  • Entre Ríos
  • Policiales
  • Sociedad
Más

    STJ: Ordenan dictar nueva sentencia en una causa por un crimen

    La Sala de Procedimientos Constitucionales y Penal resolvió la anulación parcial de la sentencia que condenó a Fernando Bustos por un crimen y dos tentativas de homicidio y ordenó el reenvío de las actuaciones a la Cámara de Casación Penal, para que con nueva integración renueve los actos y dicte un nuevo pronunciamiento ajustado a derecho.

    Redacción El Diario | coordinacion@eldiario.com.ar

     

     

    La Sala Nº 1 de Procedimientos Constitucionales y Penal del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos, integrada por Daniel Carubia, Claudia Mizawak y Miguel Ángel Giorgio, resolvió el viernes 29 “hacer lugar parcialmente a la impugnación extraordinaria deducida por Héctor Toloy y Joaquín Pérez, en favor del imputado Fernando Bustos, contra la sentencia del 30 de agosto de 2018 dictada por la Sala Nº 1 de la Cámara de Casación Penal de esta Capital, la que, en consecuencia, se anula parcialmente en lo relativo a los hechos imputados como segundo y tercero”. Además, ordenó “reenviar las presentes actuaciones a la Sala I de la Cámara de Casación para que, debidamente integrada, renueve los actos pertinentes y dicte nuevo pronunciamiento ajustado a derecho sobre lo que fue materia de anulación”.

    La audiencia de impugnación extraordinaria que solicitaron Toloy y Pérez para resolver la causa caratulada “Bustos, Fernando Ramón -Homicidio simple en grado de tentativa -Homicidio simple -Homicidio simple en grado de tentativa s/impugnación extraordinaria» se realizó el 29 de mayo. Como antecedente, el 30 de agosto de 2018 la Cámara de Casación Penal rechazó el Recurso de Casación interpuesto por Toloy y Pérez, y confirmó la sentencia del 23 de noviembre de 2017, dictada por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, que condenó a Bustos como autor material y responsable de los delitos de Homicidio simple en grado de tentativa y Homicidio simple (hechos primero y segundo) ambos en coautoría y de Homicidio simple en grado de tentativa (hecho tercero), en concurso real imponiéndole la pena de 16 años de prisión, manteniéndole la prisión preventiva. Contra esta sentencia Toloy y Pérez interpusieron la impugnación extraordinaria.

    AUSENCIA

    La Sala concluyó que “emerge evidente de lo hasta aquí expuesto un tratamiento genérico y parcial dado por el Tribunal de Casación a los detallados y relevantes agravios vertidos en el escrito casacional por la Defensa”, sosteniendo que “esta irregular ausencia de respuesta casatoria a los serios planteos de la defensa sobre extremos medulares del fallo condenatorio, torna inconsistente el pronunciamiento del Tribunal de Casación aquí puesto en crisis y demuestra que el control realizado es manifiestamente insuficiente para asegurar la revisión amplia, autónoma y original que exigen las circunstancias a fin de satisfacer la garantía convencional del doble conforme”.

     

    PLANTEOS

    Los defensores plantearon “la nulidad de la sentencia por arbitrariedad y falta de motivación suficiente, precisando que los magistrados han postulado la decisión adoptada en ilógicas interpretaciones y afirmaciones dogmáticas sin razones objetivas, realizando una ponderación selectiva, fragmentaria y aislada de la prueba”. Con respecto al primer hecho, sostuvieron que “caprichosamente” se buscó acreditar que Bustos quiso matar a Lautaro Quiroga, “basándose únicamente en los dichos de la víctima y su hermano, quienes estaban enemistados con el acusado”. Del segundo hecho, expresaron que la sentencia de Casación se funda en los mismos argumentos arbitrarios esgrimidos por el Tribunal de Juicio, sosteniendo que Bustos no estaba en el lugar del hecho. En relación al tercer hecho, cuestionaron que “los testigos citados en los fallos son los hermanos del occiso Escuri, enemistados de antemano con Bustos”.

    El fiscal, Ignacio Arramberry, y el querellante, Juan Pablo Temón, solicitaron la confirmación de la sentencia. Aramberry expuso que “el análisis que realizó la defensa es sesgado y aclaró que los judicantes tuvieron en cuenta solo la teoría del caso de la Fiscalía, porque no se supo cuál era la teoría del caso de la defensa y esa parte no instó la producción de prueba de descargo”.

    La Sala Penal de STJ anuló un fallo y ordenó producir nueva sentencia.

     

    PREOCUPACIÓN

    La defensa “denunció la violación de la garantía constitucional del debido proceso, que ha adquirido el mote de gravedad institucional porque la sentencia en crisis no es una derivación razonada del derecho vigente”, en el mismo sentido, Toloy “manifestó una sentida preocupación en cómo se está usando el sistema acusatorio y mencionó que siente una frustración profesional al leer sentencias que se apartan de las normas del debido proceso y se olvidan de que el derecho de legítima defensa está constitucionalizado y advirtió que se sigue a pie juntillas la teoría del caso de la Fiscalía”. También destacó que “tanto el Tribunal de Juicio como la Cámara de Casación han falseado la prueba y le han dicho decir a los testigos cosas que no han dicho; tiene la convicción de que su cliente es inocente con respecto al segundo hecho que se le enrostró”.

     

    DE A UNO

    La Sala, “para realizar un ordenado análisis de los planteos esbozados”, abordó “el tratamiento de los agravios correspondientes a cada hecho en particular, por separado”. En relación al primer hecho consideró que “se acreditó, con el grado de certeza exigido constitucionalmente”, Bustos actuó sabiendo lo que hacía al disparar reiteradas veces contra Quiroga. Así, consideró que “deviene manifiestamente inaudible la propuesta de la defensa de que se subsuma el hecho en las figuras de lesiones o abuso de armas”.

    En relación al segundo hecho, el crimen de Leandro Nahuel Escuri, concluyó que de “la simple confrontación de los planteos defensivos con los fundamentos dados por el Tribunal de Casación al rechazar el recurso oportunamente articulado, surge evidente que ese organismo controló superficialmente el iter argumental de la sentencia de condena, pero no realizó una verdadera y escrupulosa revisión de la construcción lógica del fallo y de sus fundamentos”. Así, entendió que “el Tribunal revisor no logra explicar con claridad la mecánica del suceso juzgado” y criticó que “circunscribe su tarea revisora a la transcripción acrítica de lo manifestado por quienes presenciaron el momento en que Escuri recibió el disparo fatal, pero sin confrontar seriamente esos testimonios con los dichos de Taborda y Salva, convalidando el sesgado análisis del Tribunal de Juicio”.

    En relación al tercer hecho, la tentativa de homicidio de Jorge Escuri, la Sala señaló que “en efecto, la incompleta revisión efectuada por la Cámara de Casación omite abordar los agravios oportuna y precisamente articulados por la defensa, relacionados con la falta de acreditación del dolo de matar y las concretas alegaciones relativas a que el disparo no tuvo la suficiente entidad para poner en riesgo la vida de Jorge Alberto Escuri, ya que fue efectuado a más de 40 metros de distancia y rebotó en el piso, resaltando asimismo, el resultado negativo del dermotest y la falta de peritación del proyectil alojado en la mano de Escuri”.

     

     

    Lo más leído